10 tips para liberarte de las deudas antes de fin de año

Por Mario Mendoza, MWN

Para liberarte de las deudas y terminar este fin de año sin estrés financiero, Sandra Huerta y otros expertos en finanzas personales dan 10 tips:

1Evalúa la situación
Suma todos los recibos, vouchers y deudas que reportan tus estados de cuenta de las tarjetas e integra los gastos del hogar: vivienda, transporte, alimentos, salud, educación y créditos atrasados.Después resta ambos totales a tus ingresos del mes; así podrás saber cuánto debes, y qué monto está disponible para comenzar a liquidar las cuentas.

2Haz una ruta de pagos
Elimina los gastos innecesarios y baja el consumo de agua, luz gas, y telefonía. El dinero que ahorres, más el ingreso disponible –libre del gasto familiar–, destínalo a liquidar los adeudos. No se trata de castigarte, sino de que organices un presupuesto y con ello usar los recursos de manera óptima y sin gastar en cosas innecesarias.

3Reestructura tus deudas
Si no te alcanza tu sueldo, acude al banco o busca a tu acreedor; diles que estás atrasado y que buscas ponerte al corriente, para no caer en morosidad o cartera vencida. Después, solicita al asesor bancario una reestructuración financiera con una mensualidad fija que puedas cubrir y una tasa réditos manejable.

4No abras más hoyos
Recuerda que un hoyo no tapa otro y que las deudas se multiplican. La recomendación es guardar bajo llave las tarjetas; y no utilizar tu línea de crédito para sacar efectivo. Si recurres a un crédito para liquidar o concentrar el pago de tus deudas en una sola cuanta, asegúrate de que la tasa de intereses sea menor y que al final pagues menos.

5Acelera tus pagos
Antes de gastar tu sueldo, fija una cantidad quincenal o mensual que, adicionalmente a tus deudas, te permita apresurar su término. Lo ideal es destinar 10% de tu ingreso neto. El objetivo es emplear dicho porcentaje como un adicional a lo que ya depositas en la tarjeta de crédito o préstamo personal. Esto te permitirá reducir la cuenta original y disminuir los intereses.

6Organiza y prioriza deudas
Si no te alcanza la quincena, haz una lista de todos los gastos que te permiten economizar: luz, teléfono, antros, cigarros o garnachas.

Redacta una lista con todos los gastos; numéralos y colócalos del más al menos importante; recorta los últimos, que deben ser los menos prioritarios; y libera entre 10% y 20% del dinero.

7Reestructura tus deudas
Numera todas las cuentas por pagar, de la más fácil a la más onerosa o de mayor plazo. Cada mes, cubre –al menos– el pago mínimo de todos tus compromisos, pero en la Deuda 1 deposita la cantidad que ahorraste a través del punto anterior. El objetivo es ubicar y liberarte de aquellas cuentas que te permitan disponer de recursos más rápido y, con ello, motivarte a liberarte de todos los pasivos.

8Acelera los pagos
Repite la operación anterior hasta liquidar la Deuda 1. Después, sin dejar de pagar los mínimos o la mensualidad de la Deuda 2, utiliza lo que ya depositabas en la primera cuenta para hacer pagos a capital en ésta última. Cuando liquides la Deuda 2, haz lo mismo con la siguiente: deposita el mínimo o la mensualidad de la Deuda 3 y usa lo que ya invertías en los dos primeros adeudos, para hacer depósitos directos a capital; y así sucesivamente. Esto acelera y te libera de adeudos más rápido.

9Planea y anticípate
Para no volver a sufrir los estragos del sobreendeudamiento, es necesario que inicies la planeación de los gastos del próximo año: impuestos, servicios, tenencia, colegiaturas y hasta las vacaciones de Semana Santa. Redacta un presupuesto mensual, anota las fechas de alto consumo: desde el Día de Reyes o del Amor y la Amistad, hasta las lista de útiles escolares. Ahorra y prepara tu bolsillo.

10Crea un fondo de emergencias
Piensa que ahorrar no es guardar el dinero que te sobra, sino fijar un porcentaje para las cosas que más necesitas o deseas: desde artículos, servicios prioritarios hasta la renovación de tu guardarropa. Y para que no sufras en 2020, crea un fondo de emergencias: abre una cuenta bancaria, ahorra entre tres y seis meses de tus gastos y usa ese dinero sólo si pierdes tu empleo, enfermas o pagos impostergables. Repón el dinero que vayas utilizando.

| FOTO: Pexels

Loading...
Revisa el siguiente artículo