Esta perrita creció encadenada, pero su vida dio un giro impactante

Por Beatriz Rojas
Esta perrita creció encadenada, pero su vida dio un giro impactante


Misha es una perrita pitbull que creció encadenada. Vivió en una azotea bajo los rayos del sol de Tulúm, una ciudad localizada en el estado de Quintana Roo, en México. Un dato: la temperatura promedio anual en este lugar –ubicado a 131 kilómetros (82 millas) al Sur de Cancún– es de 26 grados Celsius (79 grados Fahrenheit) y registra una humedad media del 85%.

Sin embargo esto se terminó, ya que finalmente pudo tener una oportunidad de cambiar su vida y la de sus siete cachorros, gracias a Cathy Cairelli y Lisa Edwards, quienes forma parte de la Asociación de rescate “Help Tulum Dogs“.

La gran oportunidad de esta perrita apareció luego de que su dueño intentara regalar a los cachorros. Tanto Cathy como Lisa decidieron acudir al lugar para ver las condiciones en las que se encontraban.

En seguida se dieron cuenta de que los animales estaban cubiertos solamente por un tablero delgado y tenían muy poca agua y comida. “Estaba claro que ninguno de los cachorros ni la mamá sobrevivirían por más tiempo”, compartió Cairelli al sitio “The Dodo“.

Posteriormente, los llevaron con un veterinario para su atención inmediata. Ahí, decidieron que los animales no volverían a la azotea.

El propietario de la perrita y los cachorros aceptó entregarlos en adopción a Cathy y Lisa. 

Dos de los siete cachorros tenían parvovirus, pero a pesar de su condición, todos los perritos sobrevivieron y “Help Tulum Dogs” encontró un hogar para cada uno. Seis de los cachorros fueron adoptados por familias en Estados Unidos y Canadá. 

Misha pudo quedarse con una de sus hijas, Pepita. Actualmente vive feliz con ella en Vancouver, Canadá, su nuevo hogar. 

En la galería de fotos podrán conocer a más perritos salvados por “Help Tulum Dogs“.

Loading...
Revisa el siguiente artículo