5 actores de telenovela que siempre hacen el mismo papel

¿Sabrán interpretar otra cosa?

5 actores de telenovela que siempre hacen el mismo papel

¿Será que el público así los identifica o realmente son buenos para solo un registro, o no quieren salirse de su zona de confort? Quién sabe, pero por años muchos actores han sido identificados por los personajes arquetípicos de las telenovelas, que han hecho una y otra vez. Aquí les presentamos los casos más notorios.

1. Fernando Colunga como el “tipo ingenuo/asquerosamente rico pero viril”

“Esmeralda”, “María la del Barrio”, “Abrázame muy Fuerte”, “La Usurpadora”. Colunga se ha especializado en galanes millonarios de profesiones complejas (generalmente médicos) que no tienen idea de lo que pasa en su propia familia y ni se inmutan ante las fechorías de las arpías que desean casarse con su personaje. Por supuesto, en medio de la telenovela, rechazan a la heroína cuando ya están juntos, con cosas del Medioevo como “ya no eres virgen”. Al final, luego de un desenlace con escena de acción, el personaje de Colunga termina “recuperando” a la protagonista.

2. Adela Noriega como la protagonista que no rompe un plato: 

Hay algo que sabe hacer muy bien Noriega, aparte de tener una increíble y apabullante presencia: llorar en telenovelas. Por lo menos, los personajes que ha interpretado Thalía tenían en sus comienzos ciertos dejos de rebeldía, pero los de Adela apenas se resignan. En “María Isabel” era la indígena más blanca que se haya visto jamás y apenas hacía nada ante las brujas que la odiaban. ¿O qué decir de “María Bonita” y otras telenovelas?

3. Thalía como la que llora, pero al final es una badass: 

A la cantante y actriz se le perdonan muchas cosas, sobre todo por la fuerza de sus tres personajes más famosos: María la del Barrio, María Mercedes y Marimar. Todas ellas, a su manera, comienzan como la típica ingenua de telenovela a las que les hacen de todo (chamuscar a sus abuelos en “Marimar” es una de las cosas más horribles que se han visto antes de las series), pero toman venganza de maneras terribles. María Mercedes le daba sus buenas cachetadas a Malvina del Olmo. María la del Barrio no se dejaba de Soraya y Marimar hizo que Angélica recogiera sus escrituras con el lodo, en uno de los mejores momentos de las telenovelas. 

4. Victoria Ruffo, como la mujer madura sufridora:

En las telenovelas hay varios tipos de mujeres maduras que sufren por lo que sea, siendo Carmelita Salinas el típico arquetípico de madre rezandera, refranera y popular. Como contraparte está siempre Victoria Ruffo, aquella mujer madura aún atractiva de la que se enamoran luego de su aturdida juventud. Verla llorar en “La Madrastra” y sufrir en “Abrázame muy Fuerte” por su hija perdida “María del Carmen” (la insoportable Aracely Arámbula) o soportar a su hermana psicópata en “En nombre del amor”, lo confirman.

4. Gabriela Spanic como gemela buena y gemela malvada: 

Sí, hizo de boxeadora/hijaperdida/reencarnada en “La Venganza” y tiene otros papeles, pero ¿a quién se le pasa por la cabeza repetir el mismo papel que le dio fama antes con un argumento similar? Es como si Leonardo DiCaprio aceptara hacer la secuela de “Titanic”, en la que descongelan a “Jack” para encontrarse con “Rose”. Spanic ya era muy famosa por su increíble “Paola Bracho” en “La Usurpadora” (con secuela incluida) y entonces decide hacer “La Intrusa”, con el mismo argumento de gemela buena y malvada. Resultó un fiasco, por cierto, tanto en rating como en crítica.

Loading...
Revisa el siguiente artículo