Armie Hammer sobre “Cars 3” y ser padre en la era del smartphone

El actor de “Man from U.N.C.L.E. habla también sobre cómo Pixar hace películas para todos.

Armie Hammer. Metro
Armie Hammer sobre “Cars 3” y ser padre en la era del smartphone

Armie Hammer acaba de ir a Disneyland. Fue parcialmente por trabajo —estaba haciendo prensa para “Car 3”, en la que le da voz al velocísimo auto de carreras (y villano) Jackston Storm)—, pero incluso cuando tuvo tiempo para pasear por el parque, no pudo subirse a todos los juegos. Eso es porque sus hijos son muy jóvenes: su hija es de 2 y medio y su hijo nació apenas este año. No es que haya ido solo. Después de todo, tiene 30 años.

“No me he subido a una montaña rusa en 18 años”, remarca Hammer. Pero cuando tienes hijos, tienes que hacer nuevamente todas las cosas que ya hiciste cuando eras niño; como reexperimentar la niñez desde una perspectiva distinta. Usuaimente, eso implica enseñar a los hijos.

“Es súper divertodo verlos en el proceso y aprender cosas. Como, ‘¿qué es esto? Esto es una oruga’. ‘¿Por qué esta hoja es café?’ ‘Está cambiando de color porque es otoño’ Y uno va aprendiendo también todo de nuevo”, cuenta Hammer.

Hasta este punto, Hammer ha pasado su carrera trabajando principalmente en películas que no son para niños: “The Social Network”, “J.Edgar”, “The Man from U.N.C.L.E.”, “Nocturnal Animals”, “Free Fire”.

Incluso “The Lone Ranger” es un poco intenta para los pequeñitos. Si es que Hammer se siente obligado a hacer películas que los niños puedan ver, ha sido lo suficientemente inteligente como para hacerla con Pixar, la compañía de animación conocida por abordar temas pesados, incluso deprimentes —el envejecimiento, el abandono, la obsolencia, la muerte—, pero de una forma atractiva para los niños.

“Esa es la razón por la que lo hacen bien: toman estos grandes demas pero los tratan tan delicadamente que mi hija de dos años y medio puede verlos y sentirse todo el tiempo interesada”, dice Hammer.

Efectivamente, en “Car 3” nuestro héroe, el velocista colorado Rayo McQueen (cuya voz la hace Owen Wilson), tiene que luchar contra la idea de que su carrera podría haberse terminado, a medida de que nuevos autos más veloces, como el Jackson Storm de Hammer, están apareciendo.

“La película lidia con el concepto de pasar etapas en la vida, como lo haría un adulto maduro”, explica Hammer. “Es sobre no quedarse bloqueado con una cosa, diciendo ‘ahora puedo hacer esto, o esto otro’”. (Él no puednsa que su personaje aprenda muy bien esa lección, la de “ganar con gracia y dignidad”, como lo describe).

¿Qué es lo que piensan los niños sobre estas películas a veces brutalmente honestas? ¿Qué diablos hacen de “Inside Out”, que todo es sobre ese momento cuando los niños se dan cuenta de que el mundo puede ser un lugar oscuro y miserable, y que la felicidad puede ser reemplazada por la ira y la tristeza? Hammer sabe que esas cosas les pasan por la cabeza. Pero eso es por diseño.

“Cuando van creciendo, pueden pensar en esto desde una nueva perspectiva”, explica Hammer. “Eso es algo que nos pasa a todos. Mientras más viejo nos ponemos, adquirimos más puntos de vista”.

Y aunque Hammer no le permite a su hija ver demasiadas películas a su edad, “Car 3” será, obviamente, una excepción.

“No le dejamos que esté mucho mirando la pantalla. Tiene un iPhone falso y le permitimos usarlo, porque ella nos vé a nosotros usando los nuestros todo el tiempo”, dice. Aún así, no quiere que esté completamente aislada de la tecnología.

“Hay gente que me advierte: ‘Oh, no quieres que pase mucho tiempo en la pantalla’. Pero me doy cuenta de que ese no es realmente el mundo en el que mis hijos vivirán, uno en el que no interactúen de cierta forma con una pantalla o con algún tipo de tecnología digital en su vida cotidiana”, dice. “Si es que le limito ese tiempo ahora, ¿la estoy deteniendo? O si le controlo y le monitoreo los tiempos que usa en tecnología, de una forma productiva, ¿la estoy ayudando? No es una cuestión de blancos o negros en el que la tecnología sea mala para ellos”.

Hammer dice que es muy cuidadoso sobre lo que le permite ver a su hija, y leer. Incluso los libros de niños pueden tener mensajes terribles.

“Hay algunos libros sobre niños malcriados que chillan y llorar”, dice Hammer. “Y uno piensa: ‘¿por qué le estoy leyendo esto a mi hija?’”

Loading...
Revisa el siguiente artículo