Mario Lebrón: “Con la obra ‘Oh, Dios mío’, dejemos una luz de esperanza”

Por MARIA MERCEDES

El director y actor de teatro Mario Lebrón proviene de una familia de artistas. Su padre Mariano Lebrón Saviñón (fallecido en 2014), es una de las grandes glorias de la poesía dominicana. Su hija Laura también se honra en seguirle los pasos, lo cual significa que este legado seguirá vivo de generación en generación.

Mario Lebrón

“La venus de las pieles” y “Ave negra”, son dos obras que avalan su calidad. Actualmente, Mario Lebrón está inmerso en la dirección y montaje de la hilarante historia de la multipremiada dramaturga israelí Anat Gov, titulada “Oh, Dios mío”, que desde el pasado fin de semana se presenta en la Sala Ravelo del Teatro Nacional, de la mano de PROA.

Vale destacar que esta obra –que promete sacar al público de lo convencional- tiene como protagonistas a los actores Teo Terrero (Dios), Dolly Martínez (la psicóloga) y Alejandro Moss (El hijo).  Para conocer más detalles de esta obra con la que “T y M Productores” Asociados, conmemoran diez años en la industria cultural; Mario Lebrón nos responde las siguientes cinco preguntas.

¿De qué trata la obra “Oh, Dios mío”?

La psicóloga es madre soltera de un joven autista. Ella recibe una misteriosa llamada telefónica de un nuevo y desesperado paciente que insiste que lo atienda urgentemente, y que solo le da la primera letra de su nombre. Cuando él llega, resulta que es mismísimo Dios, quien está profundamente deprimido, y quiere poner fin a su vida y a su creación. Ante este inesperado reto, ella solo tendrá una hora para cambiar su opinión y salvar al mundo.

En esta producción teatral, cuyo título original es “Oh, Dios mío!”, la autora plantea una situación que propone la reflexión sobre los destinos del mundo, pues se trata de una sesión de terapia que pide el mismísimo Dios.

¿Cómo fueron elegidos los actores que están en escena?

Teo es mi socio, creamos “Proa” para actuar en un momento en que teníamos poco trabajo de teatro; él quiso no sólo ser productor, sino actuar, el personaje le va muy bien, y la obra le gusta.

Mario Lebrón Mario Lebrón. fuente externa

Con Dolly hace tiempo quería trabajar, es una gran colaboradora de Proa y considero una buena actriz un poco escondida, no me arrepiento pues ha desarrollado un excelente personaje, además de su capacidad crítica y de análisis de los diversos temas que tratamos, a partir de la figura de Dios. Y Alejandro es uno de esos jóvenes talentosos que ha logrado muchos objetivos como estudiar el autismo y sacar melodías a un cello. Siempre había querido incluirlo en un elenco, pero no había llegado el personaje que le encajara. Ahora sí.

¿Cómo llegó esta responsabilidad a sus manos y que le ha aportado a su carrera?

La responsabilidad la asumo como socio de Proa. Teo y yo la leímos hace dos años y nos gustó. Entendimos que se ajusta a lo que Proa quiere tener como estilo de trabajo.

Me aporta muchísimo… cada nuevo trabajo aporta, pero en este caso, tuvimos que consultar La Biblia; temas de sicología, autismo, discriminación de clases, derechos de la mujer y otras temas que nos permitió profundizar, y nos deja una lección que nadie nos puede quitar. Es mi quinta dirección y sigo aprendiendo e intentando mejorar.

Cada proyecto tiene sus expectativas ¿Cuáles son las de esta obra?

Poder dejar al público reflexionando sobre muchos aspectos de lo que somos, lo que hacemos y cómo nos dañamos a nosotros mismos. Pretendemos siempre dejar un mensaje, una reflexión importante sobre la cotidianidad, sobre lo que, como seres humanos, hacemos… lo bien y lo mal. Nos gusta que cuando el público salga del teatro, siga comentando y enfrentando criterios de lo que trata la obra.

¿Cuándo cierre el telón qué desean que el público se lleve consigo?

Lo aseguramos, el público reirá. Hay mucho drama en la obra, pero van a reír, -a veces será por nerviosismo, otras porque la autora presenta diálogos de humor que hemos mantenido y respetado-.

Espero que el público salga del teatro satisfecho del trabajo artístico, del texto y de los planteamientos que exponemos. Nadie estará de acuerdo con todo lo que se diga, pero creo que al final quedarán contentos porque estamos llamando a una reflexión sobre nosotros mismos, y porque a través de la actuación estamos dejando una luz de esperanza.


Últimas funciones

Mario Lebrón

La obra “Oh, Dios mío” culmina sus funciones este fin de semana. El horario de jueves 28 al sábado 30 de junio es a las 8:30 de noche; y el domingo 1 de julio es a las 6:30 de la tarde. Las entradas están a la venta en la boletería del Teatro Nacional y en Uepa Tickets a RD$1,000.00.

 

 

 


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo