“Yo amo a Shirley Valentine”, una oportunidad para reencontrarse consigo misma

Por MARIA MERCEDES

A través de una obra de teatro se pueden comunicar muchos mensajes y concienciar al auditorio sobre temas que forman parte de nuestro diario vivir.

Eso pasa con la obra  “Yo amo a Shirley Valentine”, en la que Xiomara Rodríguez asume el papel de una mujer que antepuso las necesidades y deseos ajenos a los propios; que desnuda sus emociones frente al público que ve con atención cada paso, cada gesto y palabra que pronuncia en la Sala Ravelo del Teatro Nacional.

Durante este monólogo, en el que Shirley conversa con su “amiga” la pared; ella pone de manifiesto la importancia de tener una relación de pareja sana, en la que los esposos e hijos conversen abiertamente sobre sus gustos, anhelos y metas de vida por cumplir.

Una realidad sacada a flote en tono de comedia

Xiomara Rodríguez tiene una gran chispa para hacer la tragedia de su vida en un chiste que en diversos diálogos concita la risa del público, entre ellas -la de su hermana Francisca que estaba sentada a mi izquierda-.

Así, mientras Shirley -cocinaba de verdad- unas papas fritas con revoltillo de huevo a su esposo, fue poniendo de manifiesto sus temores y su deseo de ser azafata, el cual no pudo lograr.

En medio de esa situación hostil, ella fue invitada por una amiga a pasar unos días nada más y nada menos que en Grecia. En principio titubeó en darle una respuesta positiva, pero tras una discusión con su esposo toman conciencia de su realidad y cambió de opinión.

Por eso, y tras el cambio de escenografía ella apareció radiante con un sombrero de playa y una maleta en las manos que confirmaban que saldría de viaje. La euforia era tal que no dejaba de pronunciar las palabras “Pasaporte, dinero y pasaje”, las cuales le hacían recordar que ese viaje la sacaría de la rutina que para nada la hace feliz.

Tal como reseña su productor Raúl Méndez, Shirley es una mujer cansada de una vida rutinaria en la que su marido casi no le habla y en la que ella es la madre, esposa, vecina, pero que no recuerda quien fue. “Con todo el amor y ternura termina hablando con la pared para no enloquecer cuando una amiga la invita a Grecia, deja todo y huye, sin imaginar lo que le esperaba hasta convertirse en una heroína”.

Precisamente, eso es lo que ustedes –nuestros lectores-, tienen que descubrir al ver esta pieza teatral que continua en cartelera desde hoy jueves 27, a las 8:30 de la noche; hasta el domingo 30 de septiembre, a las 6:30 de la tarde.

Vale destacar que este monólogo cuenta con la dirección del puertorriqueño Gilberto Valenzuela, y la iluminación es de Bienvenido Miranda. Las entradas están a la venta en Uepa Tickets y en la boletería del Teatro.

Moraleja

“Yo amo a Shirley Valentine” es una declaración de amor, de una mujer para sí misma. Un acto de independencia que surge de la situación diaria, y que despierta a la mujer que llevamos dentro, pero que muchas veces, ni siquiera nos detenemos a ver ni a reconocer qué siente o qué puede hacer para cambiar su historia de vida. Asimismo, representa la celebración de los 40 años en el teatro de Xiomara Rodríguez, quien actualmente reside en Puerto Rico.


Opinión de la crítica internacional

Buscando información de esta obra encontramos el siguiente mensaje en la página www.teatroromea.es.
“Shirley Valentine es, tal vez, el mayor éxito de la historia del teatro actual. No hay estadísticas precisas, pero sí es conocido que desde su estreno en 1986 esta “comedia perfecta”, como fue definida por la crítica, es cada día más joven.

En todos estos años parece que haya ido ganando en frescura y universalidad, según ha ido creciendo el protagonismo de la mujer en los profundos cambios de los convencionalismos sociales.

Por eso, tal vez, la obra del entonces joven autor de Liverpool Willy Russell no se ha dejado de representar ni un solo día en algún lugar del mundo. No hay país con cierta tradición teatral, o incluso sin ella, donde no se conozca. No hay lengua, por lo tanto, a la que no haya sido traducida. Y sigue y sigue creciendo su récord histórico.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo