Recitales y talleres para fomentar la música barroca en Santo Domingo

El clavecín “instrumento de reyes y reinas”, es el protagonista de la residencia musical barroca y del concierto gratuito que será realizado este domingo 28 de octubre, a las 6:30 de la tarde en el Conservatorio Nacional de Música. También, de los talleres que serán impartidos desde este viernes 26 al lunes 29 de octubre, por los músicos Mario Aschauer, Josefien Stoppelenburg y Guy Fishman.

Por MetroRD

La música clásica le regala muchas satisfacciones a nuestros sentidos… Además de relajarnos, sus melodías tienen la magia de transportarnos a lugares y épocas remotas. Esta divina experiencia podemos disfrutarla en el presente gracias a que muchas artistas le hacen honor a su misión de mantenerla viva.

 

Para compartir esta música de generación en generación, la educación tiene un lugar primordial. Los esfuerzos realizados a nivel mundial así lo confirman. En República Dominicana, la Fundación de la Villa de Santo Domingo fue creada en el año 2009 con el objetivo de preservar, valorar y promover la Ciudad Colonial de Santo Domingo, declarada por la Unesco como “Patrimonio de la Humanidad”.

John Thomas Dodson, director musical recordó que esta institución también presenta programas educativos y de alcance a la comunidad que benefician la Ciudad Colonial. “Durante varios años hemos necesitado este instrumento, y finalmente logramos obtener el clavecín, el instrumento primordial de la música barroca”.

En tal sentido, para él y todo el equipo de la Fundación es de mucha alegría compartir la buena noticia de que han integrado a sus instrumentos un clavecín de estilo flamenco construido por un gran fabricante de instrumentos en los Estados Unidos.

“Desde que tomamos la decisión de comprar un clavecín, nos dedicamos a buscar el instrumento adecuado que pueda satisfacer nuestras necesidades artísticas, y que se pueda trabajar bien en el clima tropical desafiante de nuestro país. Explicamos estos desafíos ambientales propios de una isla caribeña a la casa representante en Boston, y nos encontraron el instrumento perfecto”, destacó Yolanda Borras, presidenta de la Fundación de la Villa de Santo Domingo.

Ambos precisaron que la felicidad de tener este “instrumento de reyes y reinas”, radica en que muchos estudiantes de música clásica aprenderán a tocarlo; a la vez de que será utilizado en conciertos en los cuales el público tendrá la oportunidad de escuchar melodías con el primer clavecín de doble manual que tiene el país.

Valor educativo del Clavecín

Yolanda Borras expresó que “el valor educativo del clavecín es enorme. Vamos a escuchar el sonido auténtico del instrumento y también aprenderemos sobre el estilo barroco. Esperamos brindar la oportunidad de crear pequeños conjuntos de música antigua en el futuro, compuestos por jóvenes músicos dominicanos”.

Un dato interesante que ofreció es que nuestra Ciudad Colonial fue fundada a finales del Renacimiento (siglo XVI), y floreció durante los períodos barroco y clásico, “y es natural que los músicos puedan ofrecer interpretaciones de música que coincidan con el entorno de nuestros monumentos”.

La meta: Despertar el interés en este estilo de música

“El clavecín será un gran recurso educativo, ya que podremos presentar por primera vez el sonido auténtico de la música barroca a una nueva generación de jóvenes músicos”, manifestó John Thomas Dodson.
Al referirse a la responsabilidad social de esta institución, dijo que “esperamos que con la llegada del clavecín, la residencia barroca y futuros proyectos educativos, podamos despertar el interés en este estilo musical y hacer que los jóvenes músicos descubran las oportunidades que existen para crear grupos especializados y tocar en lugares históricos. Al mismo tiempo, que protegemos el patrimonio de la Ciudad Colonial, queremos recuperar la música de esa era para las futuras generaciones en República Dominicana”.

Este viernes 26 inician los talleres formativos

Al referirse al programa educativo que ofrece a través de la Fundación Villa de Santo Domingo, su director John Thomas Dodson apuntó que el clavecín también conocido como “clavicémbalo”, será utilizado en talleres y residencias de música barroca.

Los talleres basados en el estilo y la ornamentación barroca serán ofrecidos en el Conservatorio Nacional de Música desde este viernes 26 al lunes 29 de octubre, por los artistas Mario Aschauer, especialista en teclado barroco; Josefien Stoppelenburg, soprano; y Guy Fishman, chelo; quienes impartirán cuatro sesiones de clases magistrales para jóvenes músicos dominicanos a quienes compartirán sus conocimientos sobre el clavecín.

Mario Aschauer Aschauer, quien nació en Viena es profesor universitario en Estados Unidos y editor de una nueva publicación académica de las Sonatas para piano de Mozart para Bärenreiter, una de las casas editoriales de música más prestigiosas de Europa.

Presentaciones para apreciar su sonido

Con la finalidad de que el público dominicano pueda disfrutar melodías con el sonido del clavecín, la Fundación de la Villa de Santo Domingo presentará la próxima “Residencia Musical Barroca”, en el Conservatorio Nacional de Música, donde los pianistas tocarán este instrumento por primera vez.

Este concierto gratuito se llevará a cabo este domingo 28 de octubre, a las 6:30 de la tarde, en el Conservatorio Nacional de Música, ubicado en la avenida César Nicolás Penson, esquina Alma Máter, en La Esperilla.  “Será una experiencia inolvidable para los estudiantes dominicanos, la cual abrirá un nuevo mundo de posibilidades musicales”, afirmó Yolanda Borras.

La agenda también incluye un concierto privado en La Casona by Billini Hotel pro recaudación de fondos para los proyectos educativos y de responsabilidad social que implementa la Fundación de la Villa de Santo Domingo.


Historia del clavecín

Con el auge que tuvo el piano a finales del Siglo XVIII, el clavecín despareció; de hecho, muchos instrumentos antiguos fueron destruidos. Según datos, algunos fueron utilizados para leña en el Conservatorio de París. Estas son algunas de  las razones por las que el instrumento desapareció casi en su totalidad, hasta que fue revivido por un movimiento a mediados del siglo XX.

A diferencia del piano, cuyas cuerdas se golpean con martillos cubiertos de fieltro, las cuerdas del clavecín son pulsadas con una pluma, produciendo su sonido penetrante.

A través de estudios académicos, utilizando los pocos instrumentos restantes y materiales sobrevivientes como modelo, más los escritos de la época del Barroco, una nueva generación de constructores comenzó a crear clavecines conformes a la autenticidad de su pasado. La recreación fiel a los instrumentos históricos, de su mecanismo, teclas, cuerdas y otros detalles ayudaron a revivir un sonido que casi se dio por perdido.

En la historia reciente, el clavecín fue construido por el fabricante Dana Ciul en 2011 en Lyons, Colorado.

Dana es uno de tres hermanos de una familia especialista en la construcción de instrumentos de teclado de música antigua en América del Norte. Sus instrumentos han sido utilizados por artistas internacionales y conjuntos especializados en música antigua.

El clavecín que está en el país fabricado por Dana es una combinación de teclas naturales de ébano y de hueso que crean sus dos teclados. Su afinación se puede ajustar al tono moderno o al sonido en las frecuencias ligeramente inferiores, auténticas de la época barroca.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo