¿Qué tan cierto es Museo?

En la víspera de Navidad de 1985, 140 piezas prehispánicas de valor incalculable fueron robadas del Museo Nacional de Antropología. El director Alonso Ruizpalacios y Gael García Bernal hablan de Metro a través de su versión del mayor atraco de la historia de México.

Por Gregory Wakeman METRO INTERNACIONAL

En la víspera de Navidad de 1985, 140 objetos prehispánicos de valor incalculable fueron robados del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

La complejidad del robo y el gran volumen de objetos robados llevó a las autoridades a creer que una banda criminal había orquestado una hazaña tan elegante y elaborada.

Sobre todo porque, en los siguientes tres años y medio, no se encontraron rastros de los ladrones ni de sus bienes. Luego, en la primavera de 1989, después de que finalmente aterrizara una pausa por cortesía de una investigación de narcóticos, la policía descubrió a los responsables.

Pero en lugar de ser un imperio criminal, se sorprendieron al saber que eran sólo dos estudiantes de veterinaria, Carlos Perches Treviño y Ramón Sardina García.

Museo no cuenta exactamente su historia, ya que el co-guionista y director Alonso Ruizpalacios me admitió recientemente que se desvió de los hechos reales para hacerla más cinematográfica, pero fue la intriga por la audacia y la “complejidad de los personajes” lo que lo atrajo a él y a su estrella Gael García Bernal al proyecto.

“Hicieron algo imposible. Hoy en día vivimos en una época en la que hay eslóganes que dicen: “Haz lo imposible”. Lo hicieron”, insistió Bernal.

“Pero era el imposible equivocado. Tenían un potencial loco. para hacer algo así. ¿Y si hubieran hecho algo o se hubieran dado la oportunidad de hacer otra cosa?”

“Sueno como un viejo. Pero si hubieran aprovechado la oportunidad de hacer algo diferente, ¿quién sabe?”
Pero aunque Bernal estaba obviamente atónito por lo que la pareja logró, también notó que al hacer lo que hicieron se han apegado a la historia y mitología mexicana.

“Cuando miras la historia de esas piezas, son mitológicas, son parte del lugar de donde venimos. Así que en el momento en que tocaron esas piezas también se convirtieron en parte de esa mitología”.
“Están atados a ella. Eso es muy desalentador. Especialmente porque nunca supieron por qué lo hicieron. Y por qué se quedaron con los pedazos, también.”

“¿Por qué no trataron de deshacerse de ellos en otro lugar? O tirarlos a la basura. O algo así. Es fascinante lo que pasó en la vida real. Encontraron todas las piezas intactas. Todos ellos.”

Y a pesar de trabajar en la película y retratar a Juan Núñez, un personaje fabricado basado en uno de los estudiantes, Bernal no está más cerca de saber por qué hicieron lo que hicieron.

“La película destaca el extremo de hacer las cosas por una razón de trascendencia muy específica. O al revés, lo hicieron porque estaban aburridos”.

“Como un acto repentino de hacer que algo suceda. Hay una razón y un pensamiento racional detrás de ella. Un impulso espiritual muy fuerte que puede conectar con el por qué querían hacer esto”.

“Por otro lado, es sólo un error y una acción impetuosa que de repente se convierte en parte de la aventura de un niño y luego se convierte en una aventura de criminalidad adulta”.
“Tal vez esa es la acción de por qué los niños hicieron lo que hicieron”.

Pero, ¿qué tan cierto es Museo?

Durante nuestra charla, Alonso Ruizpalacios y Gael García Bernal respondieron a esa misma pregunta y revelaron sus propios recuerdos del incidente.

¿Qué recuerda del robo?

Alonso – Los dos éramos muy jóvenes cuando ocurrió. Teníamos seis o siete años. Todavía recuerdo las noticias impactantes, porque salieron en las noticias el día de Navidad. Sólo tengo como pequeños destellos de recuerdos de gente reunida alrededor de mi casa y hablando de algo que no entendía. Cuando oí hablar de este guion muchos, muchos años después, sonó una campana y miré hacia atrás a todas las historias de los periódicos de esa época. Fue una época espantosa. Cuando hice la película, recordé a mis padres llorando cuando se enteraron de la noticia. Fue una gran conmoción nacional.

Gael – No recuerdo que haya sucedido. Básicamente, la gente que nació seis meses o un año antes que nosotros lo recuerda muy bien. Estábamos justo en el borde de la memoria. Estábamos muy conmocionados por el terremoto que acababa de ocurrir.

¿Es algo que ha permanecido en la conciencia pública de México desde que ocurrió?

Alonso – Sí y no. Para la generación mayor lo recuerdan. La Ciudad de México es un lugar donde muchas cosas impactantes suceden todos los días. Noticias como esa son enterradas rápidamente. Tan pronto como alguien lo señala, empezamos a recordarlo. Así que al hacer esta película, los recuerdos de la gente comenzaron a regresar. La gente empezó a decirnos cómo eran los chicos. Oímos muchas historias contradictorias. Había algo de mito en torno a la historia, sin duda.

Habla sobre la veracidad de la película.

Alonso – Manuel Alcalá, el otro guionista, lleva muchos años trabajando en este guión. Después de ver mi primera película, se acercó a mí para dirigirla. Me encantó la historia y no podía dejarla pasar. Pero quería reescribirlo y hacerlo bajo esa condición. Los primeros borradores estaban cerca de la historia real y de los hechos de la vida real. Pero cuanto más me involucraba en ello, más decidía alejarme de los hechos reales. La historia empezó a encontrar su propio camino. Comenzó a pedir más y más licencias artísticas. Los hechos reales pueden ser como una camisa de fuerza. Pueden indicarte un camino, pero también pueden constreñirte. Pueden hacer que la película deje de funcionar como una película. Empezamos a deshacernos de los hechos reales poco a poco. Entonces descubrimos que la película es sobre eso. Se trata de la relación entre historia y ficción. Y cómo la historia es otra historia ficticia que alguien ha contado con un cierto punto de vista. No es un conocimiento imparcial. Siempre tiene una interpretación, y siempre hay una razón para esa interpretación. Eso fue fascinante para mí. Una vez que nos dimos cuenta de que realmente nos dejamos llevar y empezamos a tratarlo como una pieza de ficción.

Gael, ¿cuál fue tu proceso para el personaje entonces?

Gael – Lo afortunado aquí es que Alonso es un director tan bueno. Ya tenía un gran conocimiento de los dos niños y de cómo llegar a este personaje. Alonso había investigado mucho sobre quiénes eran estas personas y simplemente hablando con él y entendiendo más el punto de vista y sintiéndolo empezamos a construir el personaje. Hubo muchas cosas que sucedieron en la vida real que tomamos en consideración. Pero al final del día estaba viviendo un viaje muy atípico con situaciones extremas. Podríamos entenderlo. Porque venimos de esa ciudad, vivimos en esa ciudad, y es un lugar donde entendemos los suburbios de México. Hubo muchas, muchas cosas que inmediatamente tuvieron sentido y nos permitieron entrar en acción con los personajes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo