Cómo Barry Jenkins se convirtió en el mejor y más importante director de Hollywood

Metro conversó con el aclamado cineasta.

Por Gregory Wakeman Metro World News

‘If Beale Street Could Talk’ no sólo se compara con la calidad de ‘Moonlight’ (la última película de Jenkins, que fue nominada a 8 premios, ganando tres por Mejor Película, Mejor Actor Secundario y Mejor Guión Adaptado), es una prueba más de que Jenkins es a la vez el mejor y el más importante director que trabaja actualmente en Hollywood, que tiene su propio estilo cinematográfico y una estética que nadie más se acerca a ella.

“Fue aterrador confiar en mis instintos y tomar algunas de las decisiones estéticamente más agresivas que tomé en Moonlight”, le dice Jenkins a Metro. “Habiendo pasado por ese proceso con Moonlight, eso me dio más confianza con ‘If Beale Street Could Talk’, para confiar en mis instintos. Por eso decidimos seguir nuestros instintos y dejar que nos guíen”.

Jenkins escribió ‘Moonlight’ e ‘If Beale Street Could Talk’, durante el mismo período en 2013. Esto resultó ser muy positivo en la secuela de Moonlight, porque en lugar de dejarse llevar por un proyecto más lucrativo, Jenkins sabía exactamente lo que quería hacer a continuación.

“La presión de la que estás hablando, una de las ventajas de haber escrito esta pieza con tanta antelación al éxito de ‘Moonlight’, es que no tuve que lidiar con la presión y el ruido del éxito. Porque ya sabía lo que quería hacer a continuación”.

“Ya había empezado en Beale Street mucho antes de todo el revuelo. Si no hubiera tenido una película que me preocupara tanto, creo que intentar encontrar mi próximo proyecto me habría vuelto loco”.

¿Pero qué es lo que hace que Barry Jenkins sea tan bueno como director?

“Es tan paciente con su trabajo”, explica Kiki Layne, que hizo su debut en el largometraje en If Beale Street Could Talk. “Se toma su tiempo. Le da tiempo a sus actores. Nunca te sientes apurado en los sets de Barry. Eso es lo que se destaca. Simplemente respeta lo que el artista va a aportar al papel. Nos eligió por una razón. Sabía que podíamos traer cosas específicas. Es genial tener conversaciones con él, porque quería saber lo que estábamos descubriendo sobre nuestros papeles”.

“Otra gran parte de ello es Barry y el ambiente que crea en el plató. Eso nos permitió a Stephan (“James”) y a mí, dos personas que no nos conocemos, ser abiertos y vulnerables el uno con el otro. Eso fue muy importante para nosotros para construir nuestra relación en la película. Stephan y yo trabajaríamos juntos sin parar para descubrir a estos personajes y el amor entre ellos, porque eso es esencial para la película. Así que esa conexión se desarrolló allí y luego en el set tuvimos un ambiente seguro para dejarlo salir todo”.

Cuando se trata de la vida después de If Beale Street Could Talk, Barry Jenkins ya está trabajando duro en una adaptación del libro de Colson Whitehead “The Underground Railroad”, que está convirtiendo en un drama de 10 horas para Amazon. Pero incluso después de eso sabe que sólo le interesarán los proyectos que contengan “m***** real” sobre la condición humana.

“Todavía soy una persona muy joven. Así que supongo que seguiré trabajando de esta manera por ahora. Tal vez en cierto momento me agotaré tanto y me desgastaré que ya no tendré la temeridad de tomar la verdadera m*****. Pero por ahora parece ser el camino. Especialmente porque cuando eres artista, y supongo que yo soy artista, tienes que encontrar un trabajo que sea vigorizante, porque estar vigorizado desbloquea el arte. Es la mejor manera de canalizar mi energía”.

Pero, ¿alguna vez un estudio se ha dirigido a Barry Jenkins para que trabaje en uno de sus proyectos más importantes?

“Sí. Yo diría que sí. Pero a veces los estudios traen algunas cosas con m***** de verdad que son realmente interesantes. Estoy escribiendo este guión para Universal sobre esta boxeadora llamada Clarissa Shields, y probablemente no terminaré dirigiéndolo. Pero lo escribo porque fue una historia que realmente me conmovió”.

“Se trata de esta pobre joven de Flint, Michigan, que se convierte en la mejor boxeadora del mundo. Lo hizo a través de la voluntad y el trabajo duro. Es una película de estudio. Y cuando se me ocurrió, dije: “¡Vaya! ¿Pero tal vez estoy demasiado ocupado para esto? Pero, ¿cómo no iba a hacerlo? La historia es tan conmovedora. No descarto nada. Pero por ahora tengo que ser conducido por mi propia brújula.”

Loading...
Revisa el siguiente artículo