Ana Torroja: “Volvió mi ilusión de hacer música”

Luego de cuatro años de girar con el disco Conexión, la artista española presenta Llama, el primer adelanto de su próximo álbum de estudio que la devuelve a sus raíces electrónicas. El sábado 8 de junio se presentará en RD.

Por Marisol Orta Metro World News

Hablar de Ana Torroja es recordar inevitablemente esa época ochentera en la que reinaban los beats del techno y la electrónica. Y en una entrevista a Publimetro la cantante reveló cómo fue reencontrarse con el género, cobijada por dos jóvenes productores y DJs españoles de renombre en la escena: El Guincho y Alizzz.

¿Qué pasó durante estos cuatro años sin música?
— En realidad no he parado de trabajar. Conexión, mi último disco, nos dio muchas alegrías girando. Yo ya necesitaba cambiar de aire, hacer un disco inédito, en este caso Llama. Necesitaba motivarme, algo que me hiciera cambiar, que me sacara de Conexión. Llevo trabajando más de un año en este nuevo proyecto en el que, a la par, continuaba con la gira. Eso es un poco lo bueno que tiene esta profesión, que tienes que buscar los momentos y no siempre es fácil.

¿Por qué trabajar con El Guincho y Alizzz?

— Fue al revés. A mí me ofrecieron trabajar con ellos, pues buscaban a alguien de música pop. Los dos chicos eran fans de Ana Torroja desde que estaba en Mecano y buscaban esa voz especial. Los dos quisieron trabajar conmigo y a mí que me encantaba lo que hacía cada uno por su lado.

A Guincho lo conocía, sobre todo, por su trabajo personal, que me parecía único y genial y, porque en ese momento estaba produciendo también el disco de Rosalía, y a Alizzz por su faceta como DJ y también algunas de sus producciones, como las que ha hecho con C. Tangana.

¿Cómo es Llama?

— Es una sorpresa, es una canción sencilla, que a veces son las más complicadas. Te llama la atención y después te engancha o no, pero llama la atención de primer momento. Cuando entra la música y la voz sabes quién canta, te paras a escuchar. Es una canción elegante, fresca, que te pone de buenas, te da buen rollo, la puedes escuchar en cualquier momento del día.

¿Por qué volver a la música electrónica?

— Me apeteció volver a encontrarme con esa música con la que nací y quizás dónde me siento más cómoda, donde sea más yo. Eso no quita que pueda trabajar, descubrir o inmiscuirme en trabajos con otros géneros.

¿Cuál fue el mayor reto de crear este nuevo disco?

— Creo que uno de los mayores retos fue trabajar con prisas. Vengo de una época en la que no existían las prisas, ni la inmediatez; había tiempo de recrearse en cada momento del proceso. Ahora parece que llevamos un cronómetro incorporado, siempre corriendo. Me tuve que poner a su velocidad a la hora de componer, de escribir las letras, de cantar. Nunca había grabado las voces tan rápido, pero descubrí que es una forma de mantenerte alerta. La improvisación forma parte de la inspiración, haciendo que lo que surja sea mucho más honesto. Con ellos descubrí nuevas formas de cantar, formas que nunca pensé que estarían en mí, nuevos ritmos, nuevos sonidos.

¿Cómo podrías describir este nuevo material?

— Es un disco con muchas sorpresas, porque creo que hay muchos mundos en mi nuevo trabajo. Hay muchas ‘Anas’. Al ser diferentes equipos, cada uno con sus particularidades, han surgido cosas muy diferentes. Habrá para todos los gustos. Es un disco ecléctico, diverso, muy agradable, con canciones para escuchar en distintos momentos del día.

¿Cuál fue el paso que diste al hacer este disco?

— Trabajar con gente joven que musicalmente ha nacido en el siglo XXI, personas con gran talento y valientes, que les gusta arriesgar, que no se comprometen con lo que diríamos ‘teóricamente funciona’ o ‘es comercial en ese momento’. Para mí todo eso es enriquecedor, porque yo soy así. Este disco me devolvió la ilusión de seguir haciendo música.

¿Te consideras una mujer de retos?

— Claro. No me gustan las cosas fáciles, me complico la vida porque en el reto está la aventura, el no saber muy bien a dónde te va a llevar el camino. En el reto está también el vivir el momento, el presente, porque no miras mucho más allá que lo que estás haciendo. El reto para mí no tiene una meta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo