“La Traviata”, un merecido aplauso para el buen arte escénico

En esta entrevista, el productor Fidel López, nos cuenta los detalles que el público no ve sobre los ensayos, vestuarios, artistas, bailarines, los cuales son esenciales para que la puesta en esencia reciba los más cálidos aplausos. Para que se haga una idea, este mágico espectáculo recrea los años 50 en Santo Domingo.

Por MARÍA MERCEDES

El arte hay que vivirlo, disfrutarlo, amarlo con fervor e intensidad… Eso es lo que hacen Fidel López y el maestro José Antonio Molina al unir su talento para hacer realidad el “Ópera RD”, que este año se engalana al presentar “La Traviata”, un espectáculo que quienes ya tuvieron la oportunidad de verlo este miércoles en el estreno quedaron maravillados.

La Traviata

Con esta entrevista que le realizamos a Fidel López, y que les compartimos a continuación, le dejamos en sus corazones la emoción que él nos transmite para que nadie deje de asistir a las funciones en el Teatro Nacional. La de hoy viernes, a las 8:30 de la noche es muy especial porque contará con la participación de la cantante lírica dominicana  Nathalie Peña Comas. La última función de esta novedosa y atrevida producción será este domingo 14 de abril, a las 6:30 de la tarde.

Vale destacar que esta obra que se desarrolla en tres actos se presentó por primera vez en Venecia, Italia, en 1853, y cuenta la historia del amor entre Violeta y Alfredo, del desprendimiento, generosidad y a la vez resignación. Esta magia que se una mezcla en muchos sentimientos se desarrolla a través de la música de Giuseppe Verdi.

¿Cómo surge la idea de presentar La Traviata en RD?

– La idea surgió el año pasado 2018, con José Antonio Molina y otra persona de Ópera RD. Él estuvo dudando un poco porque esta es la opera que más se ha presentado en el país, esta es la quinta vez y decía de repetirla hasta que a mí me surgió una idea que le presenté que fue de hacer una versión diferente de La Traviata que esta versión es localizada en Santo Domingo en los años 50.

De ahí surge la idea básica, la cual él le encantó porque su montaje es diferente. Así surgió el proyecto de La Traviata en República Dominicana.

¿Cuánto tiempo tardaron en adquirir los derechos?

– Los clásicos, como es el caso de La Traviata no requieren de derecho de autor, creo que después de cien años si ningún familiar o persona cercana ha mantenido el derecho de autor las obras clásicas pertenecen al mundo, y no tienen derecho de autor. Creo que compositores clásicos solamente hay dos que las familias se han encargado de generación en generación; uno de ellos creo que norteamericano de mantener eso y se cobra creo el derecho de autor, después ninguno clásico tiene.

¿La puesta en escena mantiene la idea original de esta pieza de Giuseppe Verdi?

Esta puesta en escena está se trasladó al Santo Domingo de los años 50, es decir, que cambiamos la ambientación, pero lógicamente la idea original de Giuseppe Verdi se mantiene. Esta viene del libro de Alexandre Dumas (hijo) “La dama de las camelias”. Esta ópera es emocionante, la verdad por eso, la traemos porque es una historia de amor de las más famosas.

La Traviata

¿Cómo fue la selección del elenco que da vida a los personajes?

– En los personajes principales tenemos tres invitados internacionales. La metodología para escogerlos se hizo a través de agencias, de artistas internacionales y recomendaciones de conocidos de la Fundación Sinfonía, del Maestro Molina.

La audición internacional se hizo en línea y en base a videos. Gracias a esta facilidad, tenemos a la cantante de ópera María  Katzarava, de México y reside en Europa; el tenor David Astorga, que es de Costa Rica y vive en España;  y el barítono Pedro Carrillo, venezolano que desde hace unos quince años reside en Florencia.

Tenemos la joya de la corona que es Nathalie Peña Comas, ella es definitivamente la más destacada cantante lírica que tenemos, y desde hace años reside en Viena. Es decir, que todo el elenco es latinoamericano, pero todos vienen de Europa.

Así se hizo el ‘cast’ de los personajes principales. Los personajes co-primarios que completan el elenco son dominicanos, ellos asistieron a una audición realizada en Bellas Artes; igual que el coro que quedó integrado por 51 voces; en la mayoría jóvenes dominicanos.

¿Desde cuándo están ensayando, cuan complejos han sido?

– Una producción como esta requiere de muchos ensayos. Los primeros que empezaron a ensayar fueron los cantantes del coro y luego los solitas locales, quienes tuvieron como entrenadora a la soprano dominicana Paola González.

El coro y los solistas duraron aproximadamente seis meses ensayando, luego el Ballet Concierto Dominicano con Carlos Veitia tuvo dos meses de ensayo. En el caso de los solitas principales, todos vinieron con los roles aprendidos solamente tuvimos que montarles la parte escénica.

¿Qué le ofrecen al público desde que se sienten en el Teatro Nacional?

– La ópera en el escenario es lo más completo que hay porque reúne teatro, canto, danza, música, eso hace que la ópera sea tan grandiosa. Al público que asiste a las funciones, le estamos ofreciendo ópera de mucha calidad con todos los recursos técnicos, escenográficos, de vestuario.

En República Dominicana, tenemos un teatro precioso y queremos que esta puesta en escena esté a nivel; que la gente interesada en la ópera sienta que está viendo un espectáculo de calidad internacional.

La Traviata

¿Qué representa para usted que la dirección musical esté a cargo del maestro José Antonio Molina?

– Somos socios en este proyecto, comenzamos hace cinco años, cuando hicimos la ópera La Bohème. Este fue el primer proyecto y quedamos con la idea de hacerlo cada dos años –no fue posible-, pero ahora sí pensamos retomarlo.

Con la admiración y el respeto que le tengo a José Antonio más el cariño que le tengo como amigo para mi es una felicidad, un verdadero lujo estar trabajando con él la dirección musical porque sé que es un proyecto que él como director artístico -y yo como productor-, lo está disfrutando al máximo. Es un honor compartir este proyecto con él.

¿Quién tiene a su cargo el vestuario de época?

– Otro lujo que tengo a parte del equipo de coreografía y la dirección coral de Leonel Medina, es tener a otro amigo y hermano de vida que es Leonel Lirio –somos amigos antes de pensara en dedicarme a la escenografía-,  yo estudiaba arquitectura y él estudiaba diseño gráfico en la UASD, desde ahí nos hicimos amigos y antes de estar en todos estos lares del teatro y el espectáculo juntos nos hicimos amigos. Entonces, imagínate para mi es una felicidad trabajar este proyecto con él, quien también trabajó parte del vestuario de “La Bohème”.

¿En qué se basa el rol de Fidel López como productor, porque mayormente apreciamos su trabajo como escenógrafo?

– La gente me ve mucho como escenógrafo, pero no es de ahora que yo estoy haciendo producciones; yo tengo cuatro Premios Casandra y dos Soberano como productor, pero  cuando la gente me ve cree que es un premio por alguna escenografía, ese renglón no existe en los premios.

Yo comencé haciendo producciones de musicales infantiles. Mi primera producción teatral en grande fue “El Mago de Oz”, con Isha. Eso fue un boom; a partir de ahí he seguido trabajando con musicales infantiles: “El regreso al mundo de Oz”, “Alicia en el país de las maravillas”, que fue donde comenzó Techy Fatule a trabajar música y musicales; después hicimos el “Flautista de Hamelin”, “Canción de Navidad”, esas han sido producciones mías que han sido presentadas en la Sala Ravelo, en Bellas Artes, o sea, que mi trabajo de productor es de mucho tiempo atrás, pero por un tiempo que me aparté de la producción porque hacían falta escenográficos, y así inicié a trabajar todos los musicales de Amaury Sánchez, pero como productor tengo unos 20 años que comencé.

Loading...
Revisa el siguiente artículo