“La historia de Dios” continúa...

La serie nominada a los premios Emmy regresa con su tercera temporada a través de “National Geographic”. Metro platicó con el productor ejecutivo James Younger, quien nos reveló algunos detalles de esta nueva entrega que está dividida en seis episodios, los cuales se comenzaron a transmitir a partir del lunes 29 de abril.

Por Mónica Avila Metro World News

Luego de dos exitosas temporadas, la serie “La historia de Dios” regresa con una nueva entrega. Los nuevos capítulos del proyecto conducido por Morgan Freeman presentan una mirada integral de las religiones que se practican en el mundo, explorando las tradiciones que se remontan desde hace miles de años atrás.
Será a partir del lunes 29 de abril cuando los televidentes podrán ser testigos de los nuevos descubrimientos de Freeman, quien  recorrió casi 120 kilómetros y visitó 30 ciudades.

Metro conversó con el productor ejecutivo de la serie James Younger, quien nos reveló algunos de los desafíos a los que se enfrentaron en esta nueva temporada y cómo es trabajar con Morgan Freeman, entre otras cosas.

La entrevista

“Tener que trabajar en la serie durante tres años ha cambiado mi opinión sobre la religión. Ha sido una experiencia increíble poder entrevistar a tanta gente y explorar el mundo de diferentes formas”, resalta Younger.

Adentrándose en la tercera temporada de “La historia de Dios”, el productor señala: “La gente tiene su propia percepción de por qué existe un verdadero dios. En la historia de la religión podemos pararnos en un punto para mirar el pasado y encontrar algunas cosas que sustentan la existencia de un dios”.

El equipo de producción realizó un recorrido interreligioso por el mundo visitando 30 ciudades de importancia histórica y antropológica, dentro de las cuales se encuentran Jerusalén, Katmandú, Jericó, Roma, París, y Toronto, entre otros.

Durante esta nueva etapa, Freeman recorre la historia de la contraparte de Dios: El diablo y el anticristo como figuras dentro de la historia.

“Estamos tocando el tema del satanismo desde las raíces, no tanto de una manera como se representa en el mundo moderno. Estuvimos en el Trono de Satanás, en Turquía, y llegamos ahí por el Libro de las Revelaciones, que parece que fue escrito al término del primer milenio, y lo que nos ofrece es una vista a lo que pasaba entre los romanos y los primeros cristianos”, expresa el productor ejecutivo.

Encuentros con dioses

Durante esta búsqueda,  Younger y Freeman tuvieron un encuentro con la diosa femenina de Nepal, Kumari. “Ella es una niña de cuatro o cinco años y es una diosa viviente, es algo increíble. Ella fue elegida a su corta edad y sigue siendo la encarnación de un dios hasta alcanzar la pubertad. Todo el tiempo la llevan cargada, pues sus pies no pueden tocar el suelo; si ella llega a sangrar, ya no sería un dios y se consideraría como una mortal”, detalla James.

Haciendo referencia a los desafíos que ha conllevado la serie en los últimos tres años, el productor explica que ellos siempre buscaron ofrecer algo atractivo e interesante tanto para las personas que creen en Dios como para las que creen en la ciencia. “Desde el inicio hemos tratado de presentar de una forma amplia las cosas, y creo que la idea común es que la ciencia está buscando respuestas a preguntas muy difíciles; ¿cómo llegamos aquí? o ¿qué va a pasar cuando morimos?”, explica Younger.

Preguntas como: ¿Quién es el diablo? ¿Existen personas que encarnan lo divino? ¿De dónde provienen las visiones? ¿Cómo enfrentarnos a la realidad de que todos somos propensos a pecar? ¿Por qué el secreto y la religión están muchas veces entrelazados?, serán replanteadas en los diferentes capítulos de la nueva entrega de la serie “La historia de Dios”.

“No tenemos muchas sesiones científicas en esta temporada, aunque sí hicimos una historia muy interesante sobre el episodio ‘Visiones de Dios’, la cual presenta a un hombre llamado Ian Vall, quien tenía un tumor en el cerebro, él se sometió a una cirugía y luego comenzó a tener visiones divinas. Se despertó una mañana y básicamente dice que tuvo un desayuno en el universo”, recuerda James.

Finalmente, Younger resaltó que trabajar con Freeman tiene sus obstáculos. “Las dificultades a veces son por temas de logística. Tratar de filmar en lugares públicos: Iglesias, templos o calles no es tan fácil debido a las multitudes que quieren ver a Morgan. En conclusión, tener a una estrella de cine explorando es un verdadero desafío. Él es una persona increíble”, puntualiza el productor ejecutivo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo