El coreano Bong Joon-ho gana la Palma de Oro de Cannes con Parasite

Parasite gana la Palma de Oro, Antonio Banderas y Emily Beecham en interpretación. Los hermanos Dardenne la mejor dirección. Quentin Tarantino y Ken Loach se fueron a casa con las manos vacías a pesar de los elogios de la crítica.

Por paulo portugal Especial desde Cannes para MWN

Parasite, la comedia de humor ácido por momentos de terror, firmada por el coreano Bong Joon-ho, ha sido la ganadora de la edición de este año del Festival de Cannes Palm of Gold, un premio otorgado por Catherine Deneuve. Después de la victoria de Kore Eda con Shoplifters el año pasado, la película asiática encabeza los premios en Cannes, y con una película que sigue una historia muy similar. Recordemos que Joon-ho estuvo en Cannes con el controvertido drama de efectos especiales de Netflix Okja. Irónicamente, mientras que los proyectos de streaming están prohibidos en Cannes, él regresa para tomar la Palm D’Or.

Sin embargo, esta fue la decisión del jurado presidido por Alejandro Gonzálo Iñárritu -una decisión, justificó, fue tomada por unanimidad de los demás miembros. El Sr. Joon-ho compartió el momento con sus ciudadanos coreanos, dijo el director al recibir el premio, “ya que este es también un gran premio para el cine coreano”. En cierto modo, este premio refleja el favoritismo que la película tuvo a lo largo del festival, no sólo en los rankings de los periódicos de la industria, sino también entre los periodistas. Verdaderamente delirante este choque entre una familia burguesa coreana y la familia de ‘parásitos’ pobres que combina el lado salvaje de nuestra sociedad con un espectáculo vigoroso en el que los mismos defectos de ambos terminan mezclándose.

Cannes

Como un revés, las aspiraciones de Quentin Tarantino de renovar su Palma de Oro 25 años después de Pulp Fiction, fueron por el camino equivocado con Érase una vez en Hollwood, algo injusto ya que se trata de una gran película. Lo mismo ocurre con las posibilidades de Pedro Almodóvar de ganar finalmente ese preciado premio con Dolor & Gloria, en particular en una película moldeada para este fin. Antonio Banderas sustituyó al director español al ganar el premio al mejor actor. En la rueda de prensa destacó que “el premio es para el personaje que interpreté, que es el alter ego de Pedro Almodóvar”. Por el lado femenino, Emily Beecham, confesó que se sorprendió cuando recibió una llamada telefónica para volver a Cannes. “Tuve que poner mis cosas en una mochila y subirme a un avión”. En el drama scy-fy Little Joe, una película no muy lograda por Jessica Hausner, por la que se llevó el premio femenino.

En el nivel sorpresa, la actriz y directora senegalesa Mati Diop ganó el Premio del Jurado, una especie de segundo lugar, con el elegante y bello, pero algo desequilibrado, Atlantique, sobre los migrantes africanos que parten y los demonios que quedan. Un premio que también distingue al primer director africano en Cannes. El podio terminó lleno pero también dividido por un Premio del Jurado cargado de tensión social, atribuido ex aequo a la tensión social vivida en París, revivida en Les Misérables por Ladj Ly. Y no olvidemos la resistencia en Brasil con Bacurau, de los brasileños Kléber Mendonça Filho y Juliano Dornelles con un fuerte mensaje anti Bolsonaro. Cabe señalar que el día anterior, otro brasileño, Karim Ainoux, había ganado el premio ‘Una Cierta Mirada’ con el gran A Vida Invisível de Eurídice Gusmão, relatando la crónica de dos hermanas, hijas de una tradición portuguesa de los años 50, en Río de Janeiro, que terminan viviendo separadas, pero sin saber que ambas vivían en Río. La palestina Elia Suleiman, que ya había ganado el premio internacional de la crítica, en el que contribuimos sirviendo en el jurado, con It Must Be Heaven, recibió una mención honorífica.

De la Selección Oficial de este año, repleta de nombres que suenan, también hay nuevos nombres: Ladj Ly, con Lés Misérables, y Mati Diop, con Atlantique, se distinguen por una nueva voz en la escena cinematográfica internacional. Por otro lado, otros se fueron de Cannes sin ningún premio. Es el caso de Terrence Malick, con el fuerte A Hidden Life, ganador del Premio Ecuménico, sobre la resistencia al nazismo, y también de Il Traditore, de Marco Bellochio, un fresco sobre la “cosa nostra”.

Menos comprensible, quizás, es el premio un tanto forzado a la interpretación de Jean-Pierre y Luc Dardenne en Le Jeune Ahmed, que premia más la delicadeza del tema que la fluidez y la sencillez del trabajo de la cámara, algo que hemos visto a lo largo de toda la filmografía de Dardenne.

También cabe destacar el premio de guión del Retrato de Portrait d’une Jeune fille en feu, de la cineasta y guionista francesa Céline Sciamma, que destaca la fuerza del cine francófono de la galería, aunque el premio que todos esperaban era la distinción de las dos actrices, Noémie Mmerlant y Adèle Haenel, en el romance lésbico entre una pintora y su modelo.

De todos modos, esto fue el festival de Cannes.


Los ganadores

Antonio Banderas

•    Palma de Oro – Parásito, Bong Joon-ho
•    Gran Premio del Jurado – Atlantiques, Mati Diop
•    Premio interpretación masculina – Antonio Banderas, por Dolor y Gloria, de Pedro Almodóvar
•    Premio del Jurado – Los Miserables, Ladj Ly y Bacurau de Kléber Mendonça Filho y Juliano Dornelles
•    Premio a la interpretación femenina – Emily Beachman, por Little Joe, de Jessica Hausner
•    Premio Guión – Céline Sciamma, Portrait d’une Jeune fille en feu
•    Premio de dirección – Jean-Pierre y Luc Dardenne, por Le Jeune Ahmed
•    Mención Especial- Debe ser el Cielo, por Elia Suleiman
•    Cámara de Oro – Nuestras Madres, de César Díaz
•    Mención especial – Monstruo Dios, de Agustina San Martín
•    Cortometraje Palma de Oro- La distancia entre nosotros y el cielo, de Vasilis Kekatos (Grecia)
•    Premio Fipresci – Debe ser el cielo, por Elia Suleiman
•    Premio Ecuménico – Una vida oculta, por Terrence Malick


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo