Ara Malikian goza su libertad

El violinista se encuentra listo para mostrar su energía arriba del escenario; su historia musical va de la mano con sus experiencias personales

Por Gabriela Acosta silva Metro World News

Ara Malikian está sentado en un sillón, junto a su pareja Natalia. De repente se toca los collares o algunos de sus anillos que tiene en las manos. Su imagen irreverente, ropa de cuero, melena despeinada y tatuajes lo hacen parecer un rockstar, pero cuando sus manos están sobre el violín hace honor a los sonidos de su tierra originaria.

Su personalidad es del tipo introvertida, pero se transforma al subir al escenario, donde comparte un viaje musical con sonidos del mundo.

Como todo genio, el músico está concentrado en desarrollar la creatividad a través de la música, y hacer de sus conciertos experiencias únicas para el público.

“Tocamos música de muchos lugares, mis composiciones y cosas más contemporáneas. Regreso con una banda nueva, con instrumentos nuevos y tiene que ver con los viajes, la mezcla de cultura y estilos. Me gusta contar una historia a través de mis vivencias y experiencias. El pretexto son los garages (cocheras), porque he tenido experiencias peculiares en los garages. Cuento sobre la inmigración, los viajes y el descubrimiento de muchas culturas”, manifestó en entrevista Ara Malikian.

Nacido en Líbano, de origen armenio y radicado en España, su historia está muy implícita en su música, desde sus propios encuentros con otros mundos, la guerra, la inmigración y hasta cómo sus padres lo dejaron ir a los 14 años a un país que no conocía, donde se convirtió en un refugiado de guerra.

El virtuoso violinista sigue con  Royal Garage World Tour, que acompaña  su más reciente disco de colaboraciones con artistas de la talla de Andrés Calamaro, Enrique Bunbury y Serj Tankian.

“Estamos con la gira por todo el mundo, el disco nuevo que tiene colaboraciones con Calamaro, Bunbury, Maná, Pablo Milanés y temas míos. El disco es muy  diferente a lo que hemos hecho hasta ahora. Hay un tema  donde canto, que es muy novedoso para mi gira y este proyecto me llevará por el mundo entero en los próximos dos años”.

Además del disco, el músico sigue con la promoción del documental Ara Malikian: una vida entre las cuerdas, realizado por Natalia Moreno.

“Es duro de ver cosas que ni recordaba o que no quería pensar. Es muy duro de verlo, por la historia de mi pasado, porque no soporto verme ni escucharme hablar [risas]. Pasa por la historia de mis padres, pues todo lo que tengo es gracias a ellos, es un homenaje a los sacrificios de los padres en general”.

Ara Malikian está convencido del poder de la música para hacer cambios en una sociedad.

“No sólo la música, el arte y la cultura en general. Pienso que es la única manera, para tener una sociedad más sensible. Las artes son belleza, y si un niño está cerca de esa belleza al hacerse mayor,  es imposible que se dedique a la violencia, a la delincuencia o a hacer el mal”.


Historia con Maná

El violinista tiene una relación con la banda tapatía desde hace 20 años.

“No sabía quién era Maná, porque yo recién llegaba a España y estaba metido en la música clásica. Maná vino a España y necesitaban un violinista para una colaboración, ellos tampoco me conocían, y eso fue hace 20 años. Desde entonces tenemos una buena relación, les aprecio mucho como artistas y personas, porque compartimos proyectos para hacer un mundo mejor”.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo