Hoy conmemoramos el natalicio de “Nuestro poeta nacional”, Don Pedro Mir

Don Pedro –como le decían sus amigos-, inmortalizó su nombre en la literatura dominicana al escribir el poema que nos identifica dentro y fuera del país. Por supuesto, nos referimos a “Hay un país en el mundo”.

Por MARÍA MERCEDES

Pedro Mir Valentín nació en San Pedro de Macorís el 3 de junio de año 1913. Este escritor que perteneció a la generación de los “Independientes del 40”, está considerado como uno de los poetas más relevantes de la literatura dominicana contemporánea.

En su juventud ejerció el magisterio en su ciudad natal, donde escribió sus primeros versos. A principios de la década de 1930, Pedro Mir empezó a escribir sus primeros poemas. Un día se los mostró a varios amigos, y uno de ellos decide sin consultarle, llevar unos versos al profesor Juan Bosch, quien ya en ese entonces era una figura literaria importante en el ámbito dominicano.

Pedro Mir

La fibra poética natural del autor llama la atención de Juan Bosch, pero éste desestima los versos diciendo que el poeta tiene talento pero debería “dirigir los ojos a su tierra”. Enterado Pedro Mir, decide escribir sus primeros poemas de corte social y esta vez enviárselos a Juan Bosch él mismo Bosch no contesta, sino que publica los versos en su sección del Listín Diario con el título llamativo que luego se convertiría en una profecía: ¿Será este muchacho el esperado poeta social dominicano?

Trasladado por motivos de estudios a la capital, Pedro Mir cursó derecho en la Universidad de Santo Domingo, por la que se doctoró en 1941.

Por dificultades de salud e inconvenientes con la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, Pedro Mir abandonó el país en 1947 para exiliarse en México, Guatemala y Cuba, donde publicó “Hay un país en el mundo en 1949”, que este 2019 está celebrando sus 70 años.

Subtitulada como “Poema gris en varias ocasiones”, esta composición es un emotivo canto a su patria, le dio prestigio continental. A partir de ese momento, a don Pedro se le situó en la poesía comprometida centroamericana, pero siempre desde unos criterios estéticos rigurosos y a la vez profundamente unidos al sentir colectivo plasmados en una poesía social alejada del panfleto político.

Premios y reconocimientos

Su labor y logros literarios fueron continuos. Recibió el Premio Nacional de Historia por su ensayo “Las raíces dominicanas de la Doctrina Monroe” (1974), y el Premio Anual de Poesía por su extenso poema “El huracán Neruda” (1975). En 1984, el Congreso dominicano lo declaró Poeta Nacional, tomando en consideración el conjunto de su obra, y en 1993 obtuvo el Premio Nacional de Literatura.

Consciente del valor social de su obra, Pedro Mir organizó o participó en recitales que trataban sobre la poesía al pueblo, y que solían contar con una extraordinaria afluencia de oyentes.

Su estilo salmódico, de versos largos, combina sabiamente un lenguaje poético matizado con lo anecdótico y la expresión coloquial directa. Su lírica es minuciosa; ejemplo de ello es “Tres leyendas de colores” (1969), donde sorprende por su capacidad para la recreación de hechos históricos: enlaza en un solo hilo narrativo las tres primeras rebeliones de clase en la América española, describe los tintes raciales que las caracterizaban y los identifica con sus orígenes sociales.

Dentro de su producción además se destacan “Seis momentos de esperanza” (1953), “Poemas de buen amor y a veces de fantasía” (1969), “Amén de mariposas” (1969), “El gran incendio” (1969), “Viaje a la muchedumbre” (1971) y “El huracán Neruda” (1975). También, publicó los ensayos “El gran incendio” (1969), “Apertura a la estética” (1974) y “Fundamentos de teoría y crítica de arte” (1978).

En reconocimiento a su extraordinaria pluma y a los aportes a la literatura dominicana, en República Dominicana fue nombrado profesor de estética de la Universidad Autónoma y se dedicó a la investigación histórica y artística, al ensayo y al periodismo literario.

El edificio de la nueva biblioteca central de la UASD, y el Foro de Librería Cuesta llevan su nombre. Pedro Mir falleció en Santo Domingo, en el año 2000.

70 aniversario de “Hay un país en el mundo”

En el programa de la pasada Feria del Libro, la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña (BNPHU), se realizó un encuentro en cual varios participantes declamaron fragmentos de esta histórica obra. El objetivo fue celebrar por adelantado el cumpleaños número 70 aniversario del poema “Hay un país en el mundo”.

El acto que se llevó a cabo en la Fortaleza Ozama estuvo encabezado por Diómedes Núñez Polanco, director de la BNPHU; y Tomás Castro Burdiez, presidente de la Fundación para la Educación y el Arte (Educarte), quien anunció la publicación del poema en mini libro.

Diómedes Núñez Polanco en su discurso destacó que “hoy festejamos siete décadas de este gran poema, que sin temor a equivocación es el verso que más nos enorgullece como dominicanos”.

También anunció que el lunes 21 de octubre, en el marco de la conmemoración del “Día del poeta”, será la celebración del 70 aniversario de “Hay un país en el mundo”, evento que desde ya cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, la BNPHU, la UASD, entre otras instituciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo