Bomba Estéreo: ‘Estalla’: la cara electrónica del folclor colombiano

Cada uno en distinto género. Cada uno en diferente época. Sin embargo, todos tienen algo en común: partieron la historia de la música colombiana y latina en dos. En PUBLIMETRO les hacemos un homenaje a algunos discos que cambiaron el panorama musical. Esta nueva entrega se la dedicamos a Estalla, el segundo álbum de la agrupación colombiana

Por Lizeth cadena Metro World News

Bomba Estéreo, una de esas bandas con una mezcla de folclor y electrónica, se convirtió a finales de la década del 2000 en uno de los proyectos musicales alternativos más importantes de Colombia. Inspirados en la cumbia, la tradición del tambor, la cuna africana de San Basilio de Palenque, el Carnaval de Barranquilla y la vida de los jóvenes en las ciudades, le dieron vida a Estalla en 2008, que aunque no fue su primer disco, sí implicó el comienzo de una agrupación que sin pretensiones comerciales, se convirtió en un éxito alrededor del mundo. Simón Mejía nos cuenta detalles de esta producción.

¿Qué estaba sucediendo con Bomba cuando pensaron en la creación de Estalla?

Con este disco pasó algo muy particular porque primero empezamos a tocarlo en vivo y luego se grabó. Y es que con solo unos días de haber formado el grupo ya nos estaban invitando a un concierto en Medellín, y como casi no teníamos repertorio porque yo apenas conocía a Liliana (Li Saumet), en dos semanas montamos esos temas a manera de demo y obviamente cuando entramos al estudio los mejoramos. Por ejemplo, Fuego fue una canción que tocamos mucho antes de grabarla. Y cuando se grabó quedó plasmada en el disco, pero fue un tema que se hizo famoso por tocarlo en vivo.

Era además una época en la que estábamos experimentando esa mezcla de cumbia colombiana con la música electrónica, y ese álbum es el producto de esa experimentación.

¿Por qué querer mezclar cumbia con electrónica?

Después del boom del rock en español llegó la música electrónica y mucha gente que hacía rock comenzó a moverse por este género. Y como yo había crecido viendo esto, también me moví por proyectos de rock y más delante de electrónica. Y en medio de eso, en una especie de búsqueda de identidad, me cuestioné sobre cuál era el verdadero sentido de hacer electrónica o rock en Colombia, cuando nosotros teníamos otro tipo de tradiciones que eran muy fuertes. También pensé qué podría suceder si mezclábamos nuestras músicas con lo electrónico y creábamos un sonido que fuera colombiano y que no fuera una copia. Y así, con mis cuestionamientos, empecé a explorar con la cumbia y llegamos al estilo de Bomba.

Aunque el disco fue grabado en Bogotá, lo cierto es que también hay grabaciones hechas en San Basilio de Palenque. Cuéntenos esa historia…

Algunas partes del álbum tienen sonidos folclóricos de percusiones y otros instrumentos. Eso lo grabé yo en Palenque porque en esa época estaba trabajando en otro proyecto y estuve casi tres meses viviendo allá. Así que aproveché y decidí hacerlo para Estalla.

¿De qué manera San Basilio inspira la creación de Bomba y de Estalla?

Es tan importante como lo es Barranquilla y el carnaval, porque son lugares poderosos que han venido desarrollando la música folclórica. En el caso de Palenque es como una cuna de África en Colombia y la tradición de tambora que hay allí es de las más fuertes en nuestro país, así que era un lugar que se debía visitar y que había que conocer de primera mano para estar cerca de los músicos que llevan esta tradición en su sangre.

Pero además del sonido, las letras del disco también suenan a Caribe. ¿Lo anterior también fue una inspiración para escribir?

Ellas son el aporte de Liliana porque cuando la conocí vivía en Santa Marta y desde muy pequeña había estado conectada con las comparsas del Carnaval de Barranquilla, donde sin duda, sucede gran parte del folclor Caribe. Cuando empezamos a trabajar juntos me di cuenta de que tenía el estilo ideal para Bomba porque era muy folclórica gracias a su manera de cantar nasal, pero mezclada con su capacidad de hablar sobre temáticas más urbanas, sobre lo que vivían los jóvenes, especialmente en las ciudades.

Sin duda, Fuego es el hit del álbum. ¿Cuál es la historia detrás de este tema?

La música fue de las primeras que hice. De hecho, aparece en Vol. 1, porque a diferencia de lo que muchos piensan, Estalla no es el primer disco de Bomba, es Vol. 1. Lo que pasa es que en este debut aparecen canciones que hice solo yo para empezar a explorar ese sonido fusión de música electrónica con cumbia, house y champeta. Y en este hay una versión de Fuego que tiene el mismo sonido, aunque con otra letra y que se llama Corinto. Además, la cantaba un rapero llamado Al Roc, de Asilo 38. Cuando entró Liliana nosotros aún teníamos esa pista, pero como Al Roc no estaba en los conciertos, entonces ella comenzó a cantarla y salió la letra de Fuego.

Una vez grabada nunca fue un éxito radial, pero sí fue un fenómeno con los DJ alrededor del mundo, quienes la ponían porque se las pedían una y otra vez.

Entonces si no llegó a la radio, ¿qué pudo haber hecho del tema un éxito mundial?

A nivel de música tiene una base de cumbia y reggae que la hizo muy pegajosa y bailable, por eso los DJ la ponían, porque en la pista funcionaba. Y luego viene la letra que es muy sencilla, pero al mismo tiempo poderosa y que se te queda en la cabeza. “Fuego, mantenlo prendido, no lo dejes apagar” puede ser muchas cosas: un mantra, algo político, algo respecto a la marihuana o al amor, también podría ser nuestro fuego interno. Entonces tenía una libre interpretación que hizo que les llegara a muchas personas.

¿Qué querían decir con Estalla?

La verdad es que no la teníamos tan clara, estábamos simplemente haciendo música. Pero eso sí, sabíamos que queríamos sonar a Colombia, que la gente supiera el lugar de donde venimos.

Publimetro |DISEÑO: HANS RODRÍGUEZ

Loading...
Revisa el siguiente artículo