Juan Luis Guerra y 4.40 vuelven hacer historia en Madrid

Por MetroRD

Juan Luis Guerra y 4.40 volvieron hacer historia en su reciente concierto en Madrid. Esta vez a las 15 mil personas que se dieron cita en el aforo del Wizink Center movieron sus cadera en una fiesta ininterrumpida de casi dos horas que sigue a las que organizó en los días previos en Santa Cruz de Tenerife, Valencia, Barcelona y Canarias.

Guerra quien lleva en su maleta su reciente álbum “Literal”, el decimosexto de estudio de su carrera, y en cual vuelve a demostrar por qué se ha convertido en el rey del merengue, fusionado con otros estilos como el bolero e instrumentaciones de afrojazz, y un poco también de la bachata, con el permiso de jóvenes valores como Romeo Santos.

“Pocos de sus discos se han quedado fuera del repertorio, con especial incidencia en sus mayores éxitos, como “Ojalá que llueva el café” (1989), el tercero, que le dio repercusión internacional, o “Bachata rosa” (1990), que fue el de mayor éxito comercial con 9 millones de copias, y “La llave de mi corazón” (2007), que le deparó cinco Grammys Latinos”, dice la publicación de la agencia Efe.

En este concierto, el puertorriqueño Luis Fonsi se sumó a la interpretación de “Bachata rosa”, la del “ay, ay, ay, amor, tú eres la rosa que me da calor”, pero un calor agradable, del que brot la salsa de “Razones” y “Carta de amor”.

Juan Luis también interpretó el clásico folclórico venezolano “Woman del Callao”, “El costo de la vida”, su denuncia del capitalismo; y “El Niágara en bicicleta”, que es otro canto en favor de quienes merecen tener una mejor calidad de vida.

“La bilirrubina”, “Visa para un sueño”,  “Burbujas de amor” y “Las avispas” fueron bailadas por el público.
De su álbum “Literal”

“Para ti”, casi un salmo evangélico compuesto para “Jesús, el rey de reyes”, fue tocado con el aire más terrenal de la salsa “Má pa’lante vive gente”, avanzando el reloj de forma tramposamente rápida, entre percusiones descontracturantes como las de y el apabullante pasaje instrumental posterior y entre metales celestiales como los de “La travesía” o la fulgurante “El farolito”, dice el periodista Javier Herrero en su nota.

Loading...
Revisa el siguiente artículo