En RD, la independencia de Estados Unidos se celebró a ritmo de béisbol y merengue

Estados Unidos y República Dominicana son dos países y culturas unidas por el béisbol. Así quedó demostrado en la histórica celebración del 243 aniversario de su independencia, en la cual se bailó merengue con nuestro artista Gabriel. Los artistas Pavel Núñez, Gustavo de Hostos, y la agrupación de baile Da Republik tuvieron una destacada participación.

Por MARÍA MERCEDES

El amor que los dominicanos sentimos por béisbol trasciende nuestras fronteras. Por eso, cada vez que vemos a nuestros jugadores pichando, lanzando o haciendo un ‘home run’ el orgullo nos infla y nos hace erizar la piel.

independencia

Tengo que confesar que el mensaje escrito en este primer párrafo no resume en su totalidad la alegría, el entusiasmo y la buena vibra que se esparció en la celebración por adelantado del 243 aniversario Independencia Estados Unidos, cuya fecha histórica fue un día como hoy, 4 de julio de 1776.

Y es que la idea de la embajadora estadounidense Robin S. Bernstein de unir a ambos países con la pasión del béisbol que corre por nuestras venas fue muy bien recibida por todos los convidados, desde líderes políticos como Hipólito Mejía, Leonel Fernández, Francisco Javier García, Milton Ray Guevara, Félix Jiménez; ex jugadores como Sammy Sosa; diplomáticos, representantes del béisbol de Grandes Ligas y de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (LIDOM); y personalidades de la vida social como la señora Melba Segura de Grullón. A muchos, les vimos usar la gorra o camiseta de sus equipos preferidos.

En esa esa tarde-noche –en la que el calor térmico se fusionó con la emoción-, las personas mencionadas y muchas otras se congregaron en el Estadio Quisqueya para honrar la vida y trayectoria de tres jugadores dominicanos, cuyos nombres escribieron en el Salón de la Fama de Cooperstown en los años 1983, 2015 y 2018. Son ellos: Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero.

independencia

Precisamente, a su llegada los invitados tenían que hacer una parada obligatoria para apreciar la exposición fotográfica de este icónico museo realizada y coordinada por el Centro León, y en la cual se resaltan los aportes de los jugadores latinos al béisbol de las Grandes Ligas.

 

 

 

¡Estamos unidos!

Con el carisma y la autenticidad que le caracteriza, la embajadora Robin S. Bernstein inició su discurso dando las gracias -en castellano-, “a todos por acompañarnos en esta celebración tan importante del aniversario doscientos cuarenta y tres de la Independencia de Estados Unidos. ¡Qué mejor manera de conmemorar el evento que con una celebración del deporte nacional de los Estados Unidos, el gran juego del béisbol!”.

Asimismo, continuó diciendo “Tenemos la suerte… de tener a tres de los mejores embajadores del béisbol dominicano de todos los tiempos y miembros del Salón de la Fama aquí con nosotros, y queremos reconocerlos y honrarlos. Juan, Pedro y Vladimir no solo han demostrado que están entre los más grandes que hayan jugado este deporte, sino que representan de manera positiva y orgullosa a República Dominicana”.

independencia

Agregó que “sus personalidades llenas de generosidad y el espíritu humilde de cada uno nunca dejan de sorprenderme. Estas tres leyendas del béisbol quieren lo mejor para los dominicanos y los estadounidenses y para el gran juego del béisbol, igual que nosotros y todos ustedes”.

Bernstein, quien fue designada embajadora de Estados Unidos en el país, en la recepción del 4 de julio de 2018; y presentó sus cartas credenciales el 6 de septiembre, estuvo acompañada de su esposo Richard y de sus hijos Julia Bernstein, Alexandra Bernstein, Ariel Bernstein y Tony Davis.

Vestida con una camiseta alusiva a su bandera, Robin Bernstein, -quien es la a segunda mujer en ocupar ese cargo en nuestro país, después de Donna Hrinak (1994-1997)-, aprovechó la ocasión para anunciar la iniciativa denominada SAFE a favor de los jóvenes que harán del béisbol su historia de vida.
Sobre este proyecto indicó “no sería justa con mi esposo esta noche si no le incluyera una cita de los Yankees y aunque nos encantan las citas de Yogi Berra, creo que Babe resumió mejor mis sentimientos sobre este tema cuando dijo: ‘Cada strike me acerca al próximo jonrón’. A estas alturas, todos ustedes me conocen. Voy a seguir haciendo swing a la bola, y tal vez abanique algunas veces, pero les aseguro que vamos a pegar un jonrón por los jóvenes de este país y por el juego de béisbol. Cuento con la ayuda de todos ustedes”.

4thofjulygabriel-74b3c0026d5e47ab02c3506893089799.jpg

¡Gracias, gracias estamos unidos! Con esta expresión pronunciada también en castellano la embajadora finalizó su discurso, que vale precisar fue traducido al lenguaje de seña por los jóvenes Melqui Pérez y Angelina Peña.

Posteriormente, el canciller Miguel Vargas Maldonado en su breve alocución significó que la independencia de Estados Unidos es uno de los eventos más trascendentales del siglo 17, a la vez que destacó que el béisbol es una actividad recreativa que une a nuestros pueblos de manera indisoluble. También, deseó pronta recuperación para David Ortiz, “próximo dominicano en el Salón de la Fama”.

El político estadounidense de origen dominicano Adriano Espaillat Cabral, quien desde 2011 desempeña como senador por el distrito 31 en el Senado de Nueva York, tomó la palabra para halagar y apoyar la calidad de nuestro turismo. También, afirmó que Robin Bernstein “es la mejor embajadora de Estados Unidos que ha llegado a República Dominicana”.

Solemnidad al escuchar nuestros himnos

Protocolarmente, la celebración inició con la presentación de las banderas por el Cuerpo de Infantería de los Marines de la Embajada de Estados Unidos; y continuó con la entonación del himno de este país entonado por la joven Diana Bess.

Las gloriosas notas del himno nacional fueron escuchadas en la voz de Pavel Núñez, quien poco antes de la 8 de la noche, no pudo ocultar su emoción al decir con su voz entrecortada “¡Muchas gracias por esta oportunidad!”.

Y luego se armó la fiesta…

Tras este momento de solemnidad, la fiesta se encendió con nuestro sabroso merengue. El artista Gabriel puso a los presentes a bailar a ritmo de sus canciones que impregnan amor y alegría. “A tan solo una hora”, que interpretó al inicio y al final; y “Pa’ nosotros dos”, fueron su carta de presentación.

En su repertorio también incluyó varios temas del disco “Morisoñando Vol. 1”, el cual está en el mercado desde el viernes 31 de mayo, siendo estos: “Colegiala”, en el cual estuvo acompañado por todas las mascotas de los equipos de nuestro béisbol invernal, y por muchas invitadas que no dudaron en solicitarle una fotografía y un ‘selfie’.

independencia

Con su rostro radiante de felicidad –sumada a seguridad y la madurez que mostró en el escenario-, continuó cantando los éxitos “Como te sueño”, “Como no amarte”, Píntame”, y “Que levante la mano”.

La fiesta continuó con Gustavo de Hostos, conocido como “El crooner”, quien interpretó la canción “Take me our to the ball game”, del ítalo-estadounidense Frank Zappa, la cual desde 1991 es tan popular en Estados Unidos y en ámbito del béisbol, que la embajadora y su esposo Richard no se resistieron y subieron a cantarla.

Pocos minutos pasaron para que al escenario llegaran los bailarines de la agrupación Da Republik, quienes con la fuerza y sincronía de sus movimientos nos recordaron su excelente participación en 2018, en el programa de televisión estadounidense “America’s Got Talent”, en el cual llegaron a la semifinal.

Todas estas emociones trascurrieron mientras los invitados degustaban algunas delicias de la gastronomía estadounidense que se ha hecho famosa en el mundo, como el ‘hot dog’.

Quedará en la historia…
Sin duda, esta fiesta que culminó a las 9:45 de la noche –tal como estaba previsto en el guion-, con un despliegue de fuegos artificiales pasará a la historia por la genialidad de la idea de rendirles homenaje a nuestros peloteros inmortales en el histórico Estadio Quisqueya.

También, será recordado por la calidez humana que se sintió en las de tres horas de celebración, que quedaron frisadas en una pelota de béisbol que los invitados recibieron a su salida cuyo mensaje dice “Estamos unidos”.


Para recordar, reflexionar y actuar

Pedro Martínez es de poco hablar, pero en esta celebración pidió la atención, y en nombre suyo y de sus compañeros del “Salón de la Fama de Grandes Ligas” Juan Marichal y Vladimir Guerrero, quienes vistieron los uniformes de sus equipos Boston, Gigantes de San Francisco y Los  Angelinos de Los Ángeles, pronunció un mensaje por el que todos los ciudadanos de este país debemos luchar hasta materializarlo.

La joven Diana Bass interpretó el himno estadounidense.

“A nosotros los peloteros nos reconocen como embajadores de nuestro país, eso es cierto. Miguel usted dijo que nosotros somos embajadores de este país. Yo quiero llevarlo más lejos, yo quiero que seamos embajadores intocables de este país. Yo quiero que este mérito y que nosotros nos hemos ganado con tanto esfuerzo. […] Miguel Vargas Maldonado, que está aquí en representación de nuestro presidente, que sea la última vez que esta escena que vimos de David Ortiz se repita en este país. Yo lo pido como hermano, como colega, como compatriota, como dominicano y como ser humano. Queremos ser embajadores intocables, queremos venir y estar en nuestro país. Este es un país maravilloso, aunque ahora estamos pasando por un mal momento, pero la República Dominicana es especial”.

Sus palabras fueron pronunciadas precisamente el 2 de julio, día que se ha convertido en una de las fechas más importantes del calendario del béisbol porque desde el 1984 marca el inicio del período de firmas internacionales. Y por supuesto, una fecha muy esperada por los jugadores noveles que quieren hacer realidad su sueños de jugar béisbol en Estados Unidos.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo