Arnold Schwarzenegger: “Los personajes son inmortales”

Estuvimos con el actor en la Comic Con de San Diego, donde llegó a presentar Terminator: Dark Fate, sexta película sobre el exterminador del futuro donde regresa Linda Hamilton a la acción.

Por Maria Estévez Especial desde San Diego

Sin revelar detalles de la trama, Arnold nos confesó estar fascinado con la oportunidad de ejercer de compañía de Linda Hamilton en una cinta que promete reformar a Terminator y multiplicarlo.

¿Vuelve todo el equipo original de Terminator?

–Ha sido sensacional ver a todo el equipo reunirse de nuevo, al antiguo equipo. Cameron, Linda, yo, todos nos hemos comprometido para volver. Cameron ha estado fantástico, su entusiasmo por el proyecto nos ha contagiado a todos. El concepto, la historia, realmente nos hemos enamorado del guion y que él ha coescrito.

Linda fue quien tuvo la idea de dejar a la vista su pelo canoso, usted también ha envejecido, sin embargo acepta la vejez desde otro punto de vista.

–No creo que un mechón de pelo cano signifique que eres viejo. Linda tiene 62 años y no mantiene el color de pelo que tenía, ni sé si esa fue su idea, pero cualquier idea que magnifique la saga Terminator me parece bien. Las precuelas anteriores son el esqueleto de este filme, lleno de metal y carne humana, pero ese metal no envejece, ha sido eficiente durante décadas y no importa la edad que tengamos porque los personajes son inmortales. Como actor mantengo la misma fuerza y energía que tenía en el pasado, el pelo puede ser más o menos gris, pero mi personaje sigue jurando con fuerza y mal aliento. Lo importante no es lo que sucede en el exterior sino en el interior

Usted tuvo una operación de corazón no hace mucho, sin embargo sigue entrenando. ¿Como le cambió esa operación?

–No cambió nada. Espero que el corazón no interrumpa mi forma de trabajar, hasta ahora no lo ha hecho. Tuve la suerte de que no fue un procedimiento muy grave y pude terminar bien mi trabajo con tiempo de recuperación porque no iba a comprometer mi salud por entrenar para un personaje. Fueron una serie de situaciones desafortunadas que se sucedieron en mi vida, pero estoy bien y mi cuerpo está en forma. Ocurrió y lo superé. Ahora no me duermo en los laureles pensando o viviendo con miedo, esa no es mi forma de actuar. Cuando me ocurrió, llamé a Cameron y le pregunté que tan en forma me necesitaba del 1 al 10 y me dijo 5, así que me preparé un programa de acuerdo a lo que se esperaba de mi.  Todo el mundo quedó contento una vez que empezamos los ensayos y la filmación, nadie ha tenido ningún problema
 
Se mantiene la idea de que los Terminator sean enviados desde el futuro al pasado, ¿se mantiene el modelo de la narración original?

–Sí. Pero hay muchos giros dentro de la historia. Cuando entreno por las mañanas en el Gold Gym, mucha gente me viene a preguntar por el guión tratando de averiguar algún detalle. A mi me costó descifrar lo que ocurre, hasta el punto que tuve que leer varias veces el guion. Pero todo acaba en su lugar. Hay muchas sorpresas y la película tiene la fuerza de James Cameron. Un director que tiene un profundo entendimiento de las películas de Terminator, donde la idea reside en lo que puede y no puede hacer mi personaje y cómo podemos viajar en el tiempo. Las vulnerabilidades de cada personaje revelan los giros de la historia y lo que ocurre realmente en el futuro, un nuevo futuro. Todo esto provoca muchas sorpresas. En la primera y segunda entrega de Terminator podíamos hablar con más facilidad, pero han cambiado los tiempos y no puedo dar pistas. El gran error de la última cinta fue revelar que John Connor se convertía en el villano y los fans revelaron el final antes de tiempo. Esta vez hemos aprendido nuestro error y vamos a ser más cuidadosos.

¿Cómo habla esta película sobre el mundo de hoy? Porque el mundo ha cambiado mucho desde los años 80.

–Creo que muchas de las cosas que solían ser consideradas como ciencia ficción se han hecho realidad, así que eso es lo increíble del trabajo de James Cameron que supo, en los años 80, la dirección que iba a tomar el mundo. Me parece increíble pensar en los avances que hemos logrado, porque desde un punto de vista tecnológico la ciencia ficción ya no es ciencia ficción. Lo único que realmente falta es que las computadoras se vuelvan conscientes de sí mismas, se comuniquen entre sí y estén un paso adelante de los seres humanos. Si entramos en ese camino, el mundo se volverá peligroso. Como con todo, hay una forma de usarlo con motivos malignos, y por razones necesarias, y hay que tener mucho cuidado.

¿Es esta película se hace un comentario político sobre la situación en los Estados Unidos y la relación con México?

–No creo que haya una declaración política. Creo que todos se están alejando de ese tema porque nadie quiere hacer una película con un mensaje político, ya sea de derecha o de izquierda, porque quieres, con una película, intentar atraer a todos. No importa cuáles sean sus puntos de vista políticos, quieres que todos vengan a ver el trabajo, por lo que el esfuerzo por tener cualquier tipo de mensaje es incorrecto. Pero sí trata con la realidad, ciertas historias se desarrollan en México, ciertas historias se desarrollan en Estados Unidos y luego tienen que unirse. Se trata de cruzar la frontera y en ese sentido se muestran situaciones reales, pero no hace una declaración sobre nada.
 
Si se sienta y mira hacia atrás, a sus películas y su vida ¿Con qué se queda?

–He sido muy afortunado de poder participar en Hollywood y de cumplir mis sueños. Siempre tuve una visión muy clara de donde quería ir, de lo que quería conseguir. A mis 15 años, mi objetivo era convertirme en campeón mundial de culturismo, pero no solo en campeón del mundo, sino en el mejor fisicoculturista de todos los tiempos con tantos títulos como fuera posible. Y lo conseguí. Mi objetivo era ser como Reg Park, que fue Mr. Universo tres veces, luego se convirtió en Hércules en las películas. Más tarde, cuando terminé la competencia de culturismo y alcancé todos mis objetivos, gané 13 campeonatos mundiales de culturismo, me puse a pensar en ser un líder en el cine y una vez más hice todo lo posible para lograrlo. Alcancé ese objetivo.

Después mi meta cambió a medida que buscaba nuevos sueños, buscaba otros desafíos y me involucré en mejorar mi comunidad, en programas extracurriculares, Olimpiadas especiales, promoción de la salud física. Ese camino me llevó a la política, mi objetivo fue convertirme en Gobernador de California y luché hasta hacerlo una realidad, pero cada una de las carreras anteriores me ayudó con el siguiente paso y ahora uso todas esas diferentes causas para deshacer el terrible ambiente en el que vivimos, para crear un futuro de energía limpia y verde, para que todos los niños en los Estados Unidos puedan tener programas después de la escuela porque los padres no están cerca para tener un lugar donde puedan hacer las tareas y permanecer en la escuela en lugar de meterse en problemas con las pandillas y el crimen.

También estoy involucrado en cómo deshacer el gerrymandering (manipulación electoral) en los Estados Unidos y cómo mejorar esta situación. Uso todas mis herramientas y mi conociendo en luchar por las causas que me preocupan. Sigo involucrado en mejorar vecindarios, comunidades, ciudades, mi país, y al mismo tiempo hago películas y dirijo mi negocio.  Una de las causas a las que estoy más entregado es en la realización del Festival de Deportes y Fitness Clásicos de Honor, que se realiza en 5 continentes con 80 deportes diferentes, y esto es para promover la salud y el buen estado físico entre los jóvenes. También está el Instituto Schwarzenegger en la Universidad USC, donde estudiamos las políticas y sus desafíos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo