Indiana Brito: Vive, respira y suspira por el teatro

Además de actriz, Indiana se ha destacado como directora teatral. Precisamente con ese rol, en este 2019 recibió el “Premio Soberano” a la “Mejor dirección teatral”, por la obra “Agosto”. Además, le satisface compartir lo aprendido con los estudiantes de la Academia de Formación Artística Amaury Sánchez y con el grupo teatral de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana.

Por MARÍA MERCEDES

Lo confieso… cuando leí la biografía de Indiana Brito descubrí a un ser humano, cuya trayectoria es una muestra tangible del amor que siente su corazón por ese arte milenario que llamamos teatro.
Cada párrafo de su hoja de vida testimonia los pasos que ha dado en este arte.

Me permito contarles que el primer flechazo que Indiana recibió por la actuación fue a los 13 años cuando vio una interpretación de Juan María Almonte.

Indiana Brito

Con mucho orgullo, ella revela que en su decisión de ser actriz recibió el gran apoyo de sus padres. Con estos buenos augurios inició su carrera artística a los 16 años, cuando se matriculó en la Escuela Nacional de Artes Dramáticas de Bellas Artes (ENAD).

Desde entonces a la fecha, esta actriz dominicana les ha dado vida a muchos personajes que han quedado no solo en su memoria, sino del público que le ha visto actuar y aplaudir su trabajo. Pues ella asegura “como actriz mi reto principal es presentar personajes creíbles, que luzcan reales”.

Indiana se desdobla con una facilidad increíble a la faceta que más le gusta, la dirección teatral. En este rol ha tenido la oportunidad de trabajar con Elvira Taveras, Carlota Carretero, Richard Douglas, a quienes consideran sus maestros. En ese mismo nivel de reconocimiento asegura que sus referentes en la dirección teatral son Haffe Serulle, María Castillo y Manuel Chapuseaux.

A la par con la actuación y la dirección, desde hace 11 años, Indiana comparte lo aprendido con los estudiantes de la Academia de Formación Artística Amaury Sánchez, donde es maestra de teatro. También, dirige el grupo teatral de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana.

“Es enriquecedor dar, recibir, aprender y cambiar vidas. Es un trabajo que se siente y que no hay forma de remunerar económicamente, porque nace y naturalmente sucede. No hay forma de describir la sensación de esa labor”, asegura Brito.

Indiana Brito

Al culminar la lectura de su historia en mi mente queda una viva sensación de admiración hacia ella, porque los proyectos en los que ha escrito su nombre son exitosos, y me atrevo a asegurar que no puede ser de otra manera porque para aceptar una dirección teatral, Indiana toma en cuenta la calidad del texto, del elenco; así como de los músicos, coreógrafos, iluminadores, escenógrafos. Esta no es una fórmula mágica, pero si determinante en el proceso creativo y en la puesta en escena.

Después de escribir estas pinceladas, les invitamos a leer las respuestas que Indiana nos comparte de manera especial para esta entrevista en la cual nos lleva de la mano por sus inicios; a la vez que nos invita a apoyarla en sus próximos proyectos, que por supuesto, giran en torno a su gran amor, el teatro.

¿Qué significa el teatro para Indiana Brito?

– El teatro para mí es sinónimo de salvación refugio, vida, una vía para expresar, para amar, dar, enseñar, conectar, es sin duda, un espacio para ser, crear y aportar.

¿Cuándo te iniciaste en este arte?

– Soy egresada de la ENAD desde el 2005. A pesar de lo difícil que es me he dedicado a hacer teatro, en especial, a dirigir.

 ¿Cuál fue la obra de Juan María Almonte que te encandiló?

– La obra se llamaba “Volvió juanita”. La fui a ver a los 13 años cuando estaba en el colegio y me dije: “Quiero ser actriz”.

Eres actriz, directora y profesora de teatro ¿Cuál de estas facetas te gustan más?

– Definitivamente, dirigir es lo que me llena completamente, poder materializar mis ideas llevándolas a otra dimensión es algo que no cambiaría por nada. También, me gusta interpretar un personaje y ponerme en la piel de otra persona es único y mágico… la cantidad de sensaciones que se pueden explorar son inmensas.
Poder transmitir conocimientos y formar en el arte me mantiene inmensamente satisfecha.

El mayor reto de dirigir un montaje es la responsabilidad, la creación y la calidad. Estoy comprometida con la creatividad y el buen sentido de la estética, soy muy visual y el papel de la imagen es muy importante para mí.

indianadirigilao-b1033f3132b253dd81430cae9e48f1e1.jpg

¿Quiénes son los mentores en el desarrollo de tu carrera teatral?

– Mis maestros de la escuela de teatro. Sin duda alguna, Carlota Carretero.

¿Qué significó para ti dirigir a María Castillo en la obra “La casa de Bernarda Alba”?

– Este ha sido el reto más grande de mi carrera. Yo le agradezco profundamente el respeto y la confianza que siempre mantuvo hacia mí como su directora después de haber sido su alumna.

¿Por qué enseñar es una de tus grandes pasiones?

– Estudié educación mención lingüística y literatura. Para mí es un placer enseñar, y más si se trata de arte. Yo imparto clases de teatro en varias instituciones y también talleres independientes. Para mi es sumamente satisfactorio y siento que es un gran aporte a mi país.

¿Menciónanos las obras en las que has participado como actriz y directora?

– Como actriz he participado en el repertorio completo del teatro Rodante Dominicano, donde tengo doce años laborando como actriz. He trabajado en casi todo su repertorio y de manera independiente en el “Violín entre las Sombras” “Los clavos”, “HeyHey el tercer día”, “Lilie Jolie” y “Cenicienta es Ella”.
Como directora he participado en “Weekend en Bahía”, producción de Juancito Rodríguez; “Los Monólogos de la vagina”, también de Juancito Rodríguez, “Agosto”, con la que obtuve el premio “Soberano 2019” como “Mejor directora”.

“La casa de Bernarda Alba”, producción de Patricio León; “El Precio”, de Dunia de Wind; “Una intrusa a media noche”, de Raúl Méndez y “Los monstruos”, de Juancito Rodríguez.

Has tenido la oportunidad de trabajar con profesionales de gran trayectoria como María Castillo, Elvira Taveras, Carlota Carretero, Richard Douglas, Judith Rodríguez, Honey Estrella, Josué Guerrero ¿Cómo ha sido la experiencia de compartir las tablas con ellos?

– Todos son grandes artistas a quienes respeto y admiro muchísimo. Para mí ha sido de gran aprendizaje trabajar con los veteranos del teatro en nuestro país y que también fueron mis maestros y con compañeras de clase como Judith Rodríguez, quien es una hermana de la vida y del arte, de quien me siento muy orgullosa.

¿Cuáles son tus proyectos a corto y mediano plazo?

En lo que va de este año 2019, he dirigido cuatro montajes y he actuado en “La Cenicienta es ella”, obtuve el Premio Soberano a la “Mejor dirección teatral”, por la obra “Agosto”, producida por Juancito Rodríguez. Ahora, estoy enfocada en un proyecto personal que saldrá a finales de ese año.


Opiniones más íntimas sobre nuestro teatro

elpasadomesdejul-4bac945702af97a052e890df85f1a11a.jpg

¿A tú entender, cómo está la formación teatral en el país y qué le falta?

– Tenemos la mejor escuela que es la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD) con maestros sumamente capacitados. Al teatro dominicano le falta respeto y un trato digno de parte de nuestro ministerio de Cultura.

¿Tenemos buenos relevos teatrales que comuniquen sus personajes de manera creíble?  

– Entiendo que sí, cada vez vemos más jóvenes egresando de la escuela de teatro y más valientes dedicándose a este arte.

¿Cuál es tú opinión sobre el momento actual que vive el teatro dominicano?

– Yo diría que el teatro dominicano está en su mejor momento, y que cada vez tenemos nuevas y buenas propuestas sumamente valiosas, las cuales se acercan cada día más a una identidad teatral que es de lo que más carecemos.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo