Stallone odia dejar a Rocky y Rambo

Rambo 5: Last Blood muestra parte de la violencia que se vive en la frontera de México y Estados Unidos

Por Patricia Carranza Metro World News

A 37 años de que se estrenó la primera película del mítico veterano de guerra, John Rambo llega a la pantalla grande la quinta entrega de esta saga llamada Rambo: Last Blood que, posiblemente, es el último largometraje de este guerrero interpretado por Sylvester Stallone.
Por esta razón, el actor de 73 años de edad presentó una nueva historia en la que Rambo deberá enfrentarse a un grupo criminal de tratantes de blancas y demostrar lo importante que es su familia para él.

“Más de 30 años de Rambo y cuando pienso en este personaje me doy cuenta que mi vida no sería la misma sin él (…) Realmente no sé si sea la última película porque cuando hicimos la segunda y la tercera decían que era la última, entonces es difícil saberlo, lo que puedo decir es que odio dejar ir a personajes como Rocky y Rambo porque son mis hijos y mis amigos”, mencionó Sylvester Stallone.

Asimismo, el histrión estadounidense comentó que con sus personajes puede mostrar sus diferentes personalidades. “No es fácil vivir con Rambo porque es un personaje muy aguerrido. Suelo decir que Rocky soy yo antes del café y Rambo después del café. Los actores tienen una marca, ponen sus recuerdos y experiencias en sus personajes, eso fue lo que hice yo, muestro esa parte de mí que en otras películas no puedo hacer. De verdad gracias a Dios por Rambo porque puedo mostrar otra parte de mí”, aseguró Sylvester Stallone.

En cuanto a esta película, Rambo muestra una faceta más sensible, en la que se destaca lo importante que es su familia sin dejar de lado su personalidad guerrera y solitaria.

“Rambo siempre está aislado de alguna u otra forma, yo lo defino como un niño perdido, como un ser humano solitario, quien desde hace muchos años vive en Arizona con su familia, entonces la historia transcurre en un contexto muy natural con relación a lo que ocurre en la frontera con México”, señaló Stallone.

Además dejó claro que esta cinta no es una declaración entre lo que está pasando con México y Estado Unidos. “Es una historia universal porque todo el mundo entiende lo importante que es la familia”, destacó.

La relación de México y Rambo

Una de las actrices que protagoniza esta cinta es la mexicana Adriana Barraza, quien comentó que esta historia refleja la realidad que se vive en México, pues Rambo debe proteger a su familia de peligrosos traficantes.

“Se ve reflejado de dos maneras, primero, María que es mexicana y, segundo, por medio de Gabrielle (Yvette Monreal) que es una joven estadounidense, pero con ascendencia mexicana, quienes deben enfrentar una difícil situación relacionada con la violencia que se vive en este país”, destacó Adriana Barraza, que interpretará a María.

La película fue dirigida por Adrián Grunberg –conocido por dirigir la cinta Get the gringo, protagonizada por Mel Gibson– quien explicó que con Rambo hizo una historia muy natural y orgánica; además confesó que él desearía que fuera la última película de este personaje.

“Mi egoísmo me dice que ojalá se acabe aquí (bromea) pero como dijo Sylvester, pocos actores tiene la capacidad de llevar un personaje durante tanto tiempo y la posibilidad de que su personaje camine junto al actor real, vivan y mueran juntos es increíble (…) En esta película quise mostrar una historia natural sin forzar nada, pues Rambo es cercano a la frontera porque vive en Arizona, entonces fue sencillo unir toda esa acción que existe en esta zona. Una de las cosas que hablamos en cuestión de estilos es que debíamos de traer esta historia a la realidad, casi toda la película está filmada con cámara en mano, lo que la convierte en una cinta muy personal y estar junto a los personajes y Sylvester siempre se ha caracterizado por hacer acción real no dejar todo a ese mundo de pantalla verde y CGI o un mundo de efectos visuales que es más común hoy en día”, indicó Grunberg.

Loading...
Revisa el siguiente artículo