Álvaro MoRte: “Si la vida evoluciona y tú no, te quedas atrás”

“Si la vida evoluciona y tú no, te quedas atrás”

Por VIVIANA ORTIZ

Una de las series que más han causado sensación mundial en los últimos años ha sido La casa de papel, la cual es protagonizada por Álvaro Morte, mejor conocido como El Profesor. Para su más reciente trabajo, el actor se ha vuelto a reunir con los creadores de la serie que cuenta el robo a la Real Casa de Moneda de España, Álex Pina y Esther Martínez Lobato.

Con esta misma fórmula, ahora pretenden repetir el éxito en la historia de El embarcadero, un thriller romántico que rompe con los tradicionales esquemas, en el cual Álvaro interpreta a un hombre llamado Óscar que ha engañado a su esposa durante ocho años. Publimetro tuvo la oportunidad de platicar con el actor y esto fue lo que nos reveló.

¿Cuál es la gran reflexión de El embarcadero?

— Es que hoy por hoy hay que tener la cabeza bien abierta y no dejarte llevar con lo que te enseñan desde pequeño o de lo que dice la sociedad. La reflexión es que hay que ser coherente con tus sentimientos, abrazarlos, no juzgarlos, no hacerle daño a nadie que tengas enfrente y seguir para adelante.

¿Te cambió la perspectiva sobre el amor después de esta serie?

— Me hizo ver que hay otros tipos de amor. En lo personal no ha cambiado nada en mi vida, pero si hablas con generaciones más jóvenes nadie condena el poliamor y les resulta normal, entonces creo que si la vida evoluciona y tú no, te quedas atrás… y eso me parece muy interesante.

¿Qué fue lo que más te exigió Óscar al interpretarlo?

— Álex Pina y Esther Martínez Lobato siempre te exigen ir más allá en la interpretación. Te presentan un riesgo y tienes  que esforzarte; sin embargo, ese salto al vacío que te proponen es un salto muy seguro y cómodo, debido a su gran equipo técnico  que te abraza, finalmente trabajas muy seguro.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde que interpretaste a El Profesor?

— Ha cambiado mucho en una dirección y en otra yo sigo siendo el mismo, no he cambiado mis hábitos ni mi comportamiento. Pero sí es verdad que por un lado está la parte de la fama y es extraño que de la noche a la mañana te pidan fotos y autógrafos. Además de que me han llegado muchas propuestas de trabajo de muchas partes del mundo y eso me hace sentir afortunado.

Y con El embarcadero, ¿cómo ha sido el proceso de olvidarte del icónico personaje de El Profesor?

— Uno de los objetivos que yo tenía al momento de interpretar a Óscar era alejarlo completamente de El Profesor, que es un personaje que se ha vuelto icónico debido a que la serie ha tenido repercusión mundial y hay veces que es difícil separarte de eso por el peso que tiene. Pero a la hora de generar a Óscar estuvimos muy pendientes los productores y yo de hacer cosas que no recordaran a El Profesor. Hay veces que sucede con un personaje tan potente, no por mí, sino porque el público ya no te ve como otra persona y nos preocupaba mucho eso.

¿Por qué hay que ver El embarcadero?

— Me gustaría que la gente lo viera con calma, que después de cada episodio se tomarán el tiempo de reflexionar sobre lo que la serie plantea. Es una historia mágica, hipnótica, que puede tocar emocionalmente al espectador.


Los personajes

Verónica (Irene Arcos)

Desprende un gran magnetismo, fuerza, sensualidad y naturalidad. Tiene la valentía de sentir lo que viene, y si viene el dolor, lo afronta, lo vive y lo supera. Tras la muerte de Óscar, descubre que él no sólo había engañado a Alejandra sino que a ella también le había ocultado cosas.

Alejandra (Verónica Sánchez)

Necesita que todo en su vida encaje. En el trabajo está en su mejor  momento y su relación con Óscar, su marido, es feliz. Su vida comienza a desmoronarse cuando Óscar aparece muerto en un escenario que apunta a un suicidio, y descubre que su marido tenía otra mujer, Verónica, y una hija.

Óscar (Álvaro Morte)

Cree que está casado dos veces: una con Alejandra, la mujer con la que se casó, con quien espera envejecer y a quien no ha dejado de querer; y otra con Verónica, la mujer que le enseña que se puede vivir sin reglas, sin horarios, sin agendas. Dos vidas distintas a las que no es capaz de renunciar.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo