La valiente reflexión de buscar una “Visa para un sueño”

Por MARÍA MERCEDES

La humanidad, tiene en las migraciones gran parte de su historia. Muchas canciones así lo reflejan. Por ejemplo, la estrofa número cuatro de la canción “Visa para un sueño” de Juan Luis Guerra hace referencia a la fecha de hoy como una desilusión por la paciencia que se acaba, pues ya no hay visa para un sueño.

“Eran las nueve ‘e la mañana Santo Domingo, ocho de enero con la paciencia que se acaba, pues ya no hay visa para un sueño”, es el mensaje que muchas veces, desde 1989 se ha creado en sus conciertos dentro y fuera del país.

Estas letras, no solo les pertenecen a nuestro pueblo, sino a todos las personas que –por una u otra razón-, han tenido que pasar por el proceso de llenar un formulario de visado, que de ser aprobado le permitiría establece una vida nueva en un país que le ofrece mejores oportunidades productivas.

Con “Visa para un sueño”, se palpa la problemática política, social, sicológica y económica de los habitantes de nuestro continente que deciden emigrar por su bien y el de sus familias.

La angustia que recitan sus letras, representan además un aliento para quienes salen de su tierra con la esperanza de regresar a su tierra, a sus orígenes. Otras canciones que visualizan la sensibilidad de Juan Luis con los temas sociales son: “Ojalá que llueva café”, “El Niágara en bicicleta”, “El costo de la vida”, La guagua, “La calle”, “Apaga y vámonos”, otras que mantienen su vigencia en América Latina.

En el contexto histórico, este merengue que pertenece al álbum “Ojalá que llueva café”, relata las dificultades que viven los inmigrantes de América Latina cuando deciden emigrar a Estados Unidos.

En respuesta a esta realidad que separa familias, el mismo Juan Luis en su álbum “A son de Guerra” (2010), incluyó la salsa “Arregla los papeles”, que protagoniza una persona que trata de conseguir un trabajo; esta podría ser un inmigrante que desea obtener una visa.

Las letras también se refieren a la diferencia entre pobres y los ricos, pues estos últimos pueden obtener sus papeles con más facilidad; mientras que los pobres tienen que agotar un proceso más largo y difícil.

Según explica el periodista Camilo Amaya del periódico “El Espectador” de Colombia: “pocos saben que Juan Luis Guerra estudió filosofía y literatura, y que combinar estas dos carreras le ha permitido entender mejor la sociedad y sus dificultades y sus sueños, y tratar de hacer el caminode los demás más llevadero a través de sus composiciones”.

Sin duda, el reclamo ciudadano tiene en Juan Luis Guerra a un cantautor que alza su voz a favor de quienes tanto lo necesitan.

Loading...
Revisa el siguiente artículo