El cáncer en el cine

Noviembre Azul. Ver películas con la temática del cáncer puede ayudar a pacientes y familiares a lidiar con la enfermedad

Por Metro RD
El cáncer en el cine

El cáncer, en sus más diversas formas, es bastante común actualmente. Por eso está presente en diversas películas, de ficción y no ficción. Pero, ¿es que esos largometrajes tienen calidad? ¿Vale la pena verlos?
Según Lola Andrade, psicoanalista y psico-oncóloga especializada en psicopatologías, ¡sí! Ella afirma que las películas contribuyen a desmitificar la enfermedad, ayudando a los pacientes y familiares a lidiar con el diagnóstico, el tratamiento y hasta la perspectiva de la muerte –aunque el paciente se sane–.


Los dos son terminales, pero Freeman tiene una enfermedad más agresiva. Así, él busca vivir bien los días que le quedan y el amigo, Nicholson, acompaña su partida, él mismo ganando más longevidad, Lola Andrade, psicooncologista


Por otro lado, afirma que es necesario tener cuidado con algunas películas, que romantizan o dramatizan la enfermedad de forma innecesaria.


Ella tenía un caso complicado, con el cáncer en remisión, y se apoya en un novio con una actitud super positiva, cambiando la perspectiva de ella sobre la vida. Así, después de que él parte, ella queda bien, Lola Andrade, psicooncologista


Entre las varias películas que abordan la temática, ella da una lista de algunas películas de calidad sobre el cáncer.

 

 


50/50

(EEUU, 2011)

50-50

Basada en una historia real, la película cuenta la historia de un joven de 27 años, interpretado por Joseph Gordon-Levitt, diagnosticado con cáncer. Para enfrentar el tratamiento con optimismo y buen humor, recibe la ayuda de su mejor amigo (Seth Rogen) y de su analista (Anna Kendrick).

 

 

 

 

 

 


Antes de partir

(EEUU, 2007)

Truman

Los protagonistas, interpretados por Morgan Freeman y Jack Nicholson, son de orígenes totalmente diferentes y se convierten en amigos al dividir la misma habitación de hospital. Los dos son terminales, entonces viajan por el mundo para aprovechar al máximo sus últimos meses de vida.

 

 

 

 

 

 


Truman

(España, 2016)

Truman

Dos amigos de la infancia se reencuentran después de muchos años. Uno de ellos, Julian, interpretado por el argentino Ricardo Darín, descubre que su cáncer se ha diseminado y ya no hay más que hacer. Entonces decide interrumpir el tratamiento para tener una mejor calidad de vida, y junto a su amigo (Javier Cámara), comienza a buscar un nuevo hogar para su perro, Truman, que da el nombre al filme.

 

 

 

 

 

 


Bajo la misma estrella

Bajo la misma estrella

(EEUU, 2014)

Una adolescente muy afectada por el tratamiento de su cáncer de pulmón es convencida por su madre de frecuentar reuniones de apoyo, donde conoce a un adolescente, bastante extrovertido, aparentemente curado de un cáncer óseo.

Los dos se enamoran y él la convence de viajar juntos.

 

 

 

 

 


Biutiful

Biutiful

(España y México, 2011)

Uxbal (Javier Bardem) es padre soltero de dos hijos, coordina varios negocios ilegales y todavía afirma poder hablar con los muertos, lucrando por eso. Al descubrir que tiene un cáncer terminal y pocos días de vida, se ve obligado a resolver su propia vida, incluso retomando contacto con su ex esposa.

 

 

 

 

 

 


Un paseo para recordar

Un paseo para recordar

(EEUU, 2003)

Una estudiante religiosa se apasiona por el niño más popular de la escuela, que solía burlarse de ella, cuando los dos necesitan interpretar una pieza teatral juntos. Cuando él descubre que ella tiene cáncer terminal, se enfoca en realizar sus últimos deseos.

 

 

 

 

 

 


Lola Andra Lola andra de Psicoanalista y psicooncóloga, especializada en psicopatologías.

¿Es beneficioso ver películas que abordan el tema del cáncer?

– Sí, ellos tienen un punto positivo importante que es desmitificar el tema, tratar el cáncer como una cuestión para ser pensada. También creo que muchas películas se rompe con el estigma de que el cáncer es aquella enfermedad que mata, incluso porque la curación, así como la calidad de vida durante el tratamiento, es posible. Por otro lado, algunas películas dramatizan demasiado o romantizan la cuestión del cáncer, muestran, por ejemplo, aquella familia que se desintegra a causa del cáncer del hijo: los padres se divorcian, el otro hijo es dejado de lado, todo a causa de la enfermedad. Pero no es así.

¿De qué forma estas películas pueden ayudar a los pacientes?
– En primer lugar hay que pensar que la posición que el paciente asume ante el tratamiento es muy importante para que funcione. El paciente no puede desistir, no tiene que ser positivo todo el tiempo, pero tiene que elegir luchar. Sabiendo eso, las películas que muestran al personaje eligiendo batallar y, al mismo tiempo, continuar viviendo la vida, al máximo, ayudan mucho al paciente a querer adoptar una postura similar. Incluso para quien ya es paciente terminal, que no puede desistir, tiene que aprender a vivir lo que le queda de la vida de la mejor forma posible.

¿Las personas que no tienen cáncer también pueden beneficiarse de estas películas?

– Pueden, porque muchas de ellas hablan de revisar las opciones, aprovechar la vida al máximo, recuperar lazos y por ahí va. Algo que la gente tiende a pensar sólo cuando se ven cerca de la muerte, aunque no vaya a suceder. Y eso es muy bueno, pero es importante considerar que no debe ser necesario tener un cáncer para reflexionar sobre todo.


Por: Camila Andrade
Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo