La ansiedad ante el temido, odiado y desacreditado lunes

Si es muy intensa, esa angustia que sientes ante la semana laboral puede desencadenar en un trastorno de ansiedad

Por ANA aLICIA DE JESúS
La ansiedad ante el temido, odiado y desacreditado lunes
Sobre la especialista

Dra. Biaris, Médico psiquiatra, especialista en terapia familiar y de pareja, así como el tratamiento de adicciones químicas. Tiene, además, una especialidad en Gestión de Servicios de Salud Mental. Es miembro de la Schizophrenia Research Unit (Albert Einstein College Of Medicine). Teléfono: (809) 401-7594   Facebook: @drabiaris  Twitter: @drabiaris   Instagram:
@drabiaris

¿Alguna vez has sentido cómo el entusiasmo que habías sentido durante todo el fin de semana empieza su aterrizaje en picada a partir del domingo en la tarde? ¿La llegada del lunes te quita todas las ganas de levantarte en la mañana y te despierta sentimientos de ansiedad? ¿Sientes ganas de llorar y una especie de presión en el pecho apenas suena la alarma? Quizá te encuentres padeciendo de la llamada “depresión de los lunes” (Monday blues, en inglés).

Sí, es algo real y no solo te afecta a ti. “Es normal para los seres humanos sentir estrés frente a los desafíos, sobre todo cuando estos implican la obtención de algún tipo de beneficio o si de ellos depende su estabilidad económica o tranquilidad emocional”, afirma Biaris Rodríguez, médico psiquiatra, mejor conocida como la Doctora Biaris.

La especialista explica que la anticipación del inicio de la semana laboral siempre genera una carga adicional de esfuerzo mental al tener que pensar en los asuntos pendientes, planes de acción y en la solución de problemas pospuestos.

Si a esto sumas las exigencias y competitividad del ámbito laboral de hoy día, no es sorpresa que muchos estemos lidiando con esa presión.

Sin embargo, para algunas personas, la transición de los días de asueto a los laborales los hace sentir especialmente angustiados y les genera una sensación de estrés intenso.

Cuando pasa esto y se prolonga, puede causar un desgaste emocional y físico. “Esto puede llegar a convertirse en el factor desencadenante de un trastorno de ansiedad o en algunos casos podría convertirse en un trastorno del estado del ánimo”, asegura la Doctora Biaris.

Hazle frente

Para disminuir las posibilidades de sufrir estos niveles de estrés laboral, la psiquiatra afirma que debes implementar cambios en tus hábitos de vida. Algunas de sus sugerencias son:

• Dedica tiempo de calidad a tu familia
• Plantéate prioridades
• Evita consumir alcohol y drogas
• No te exijas demasiado
• Delega responsabilidades
• Realiza actividades físicas y practica deportes.

“Si aun haciendo estos ajustes te sientes abrumado y/o presentas dos o más de los siguientes síntomas podrías estar presentando un trastorno de ansiedad: irritabilidad, fatiga, miedo, inseguridad, dificultad para decidir, dificultad para concentrarse, alteración del patrón alimentario, alteración del patrón del sueño, disfunción sexual, síntomas somáticos (trastornos digestivos, taquicardia, cefalea, dolores de espalda sudoración, palpitaciones, mareo, náuseas, enfermedades dermatológicas)”, aclara la especialista.

En ese caso, su recomendación es que acudas a un psiquiatra, para que te evalúe y te indique un tratamiento adecuado y oportuno.

Loading...
Revisa el siguiente artículo