El Diario de Lorenna: Según el corazón que lo recibe

El Diario de Lorenna: Según el corazón que lo recibe

Querido diario:

“Todo depende del ojo con que se mire”, dicen. Pero creo que debería ser “todo depende del corazón que lo recibe”.  Hace unos días (con un ojo abierto y otro cerrado, porque el sueño me estaba venciendo), subí una frase que me dejó pensando. Al otro día, me encontré con las respuestas.

¿Qué que decía el post? “Menos fotografías intentando demostrar que disfrutáis de la vida y más de la vida sin que nadie se entere”. Comienzo por decir que ¡obvio que creo en compartir experiencias a través de las redes sociales! Soy una usuaria activa. Por eso hablo con propiedad.

A veces, podemos estar ausentes aun estando en un espacio y tiempo. ¡Todo porque compartir con los del otro lado esa foto que inmortaliza el instante, pesa más que vivir el ahora! Como digo, ser es más importante que estar.

Me quedé analizando, querido diario. Hay quienes dieron “like” o comentaron porque comprendieron la intención. Quería llamar la atención sobre la realidad de que compartir nuestras vivencias no puede pesar más que vivirlas.

Otros lo tomaron textualmente. Eso hizo que cuestionaran mi coherencia. El “si ella comparte parte de su vida en las redes, ¿cómo nos invita a que no lo hagamos?”. Y los demás lo tomaron como una crítica a quienes lo hacen. Seguro señalaron mentalmente a esos que son muy afanosos.

¿Qué deseaba? Llamar la atención sobre la prioridad: el ahora, el gozarse cada segundo. Y si hacemos eco de ello por cualquier medio, adelante. ¡Después de sacarle provecho a ese ratito!

¿Qué aprendí? Confirmé que, puedes decir una palabra y ser tomada dependiendo de quien la recibe. Puedes ver algo como un consejo o como un ataque, como un halago o como una crítica, como un mensaje positivo o negativo, según el corazón que lo recibe.

Debemos tener cuidado, diario, porque esa visión determinará nuestra vida. Tratemos de abrir nuestras almas a lo bueno. Que lo que nos pase siempre sea usado como arma de crecimiento. Que busquemos aportar, sumar, y hasta multiplicar.

La decisión es el principio del cambio. #PoderCorazon

Mi día a día

El ojo como medio transformador

Aun en la manera en la que reusamos nuestros desechos, demostramos nuestra mentalidad positiva.
En estas imágenes puedes ver gomas, mesas  rústicas o correas; puedes ver botellas vacías o floreros,
puedes ver tenedores, portarretraros o enganchadores; puedes ver una maleta o un botiquín.

En fin,
puedes ver algo útil o puedes quedarte estancado por tu energía negativa.

La cinemateca de Lore: Positivismo intocable

Hablamos de la famosa película francesa Intouchables, que se basa en una historia real proyectada en un documental, de un tetrapléjico llamado Philippe y su cuidador.

A pesar de que uno de los protagonistas está destinado a pasar su vida en una silla de ruedas por culpa de un accidente, está lejos de ser una película de “lágrimas puras”.

Ellos, apelando al positivismo y la risa, logran una comedia. Logran aportar unas ganas de vivir a los espectadores.
 

¡Yo decido ser positivo!

Ser positivo es una decisión. Debes hacer ese viaje a tu interior para permutar conductas que te van alejando de esa energía. Aquí  compartimos tres filosofías de vida que te mueven a sumar:

1- Sé agradecido:

Cuando vemos la vida con ojos agradecidos, convertimos cada hecho en un regalo. Más que ser merecedores de todo lo bueno, entendemos que somos bendecidos. Disfrutas de lo grande y lo simple.

2- Observa desde la compasión:

Sólo de esa manera saldrás del circulo vicioso de juzgar a los demás, y te convertirás en un ser empático. Verás la vida desde la percepción de los demás, eliminado dureza de corazón.

3- Demuestra el amor: 

Pasa de ser positivo a hacer sentir esa energía a través de gestos amorosos. Un abrazo, una palabra, un beso, una visita; todo aquello que signifique dar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo