Nuestra Familia: Perdona

Nuestra Familia: Perdona

Una de las cosas más importantes que debemos aprender los seres humanos es a perdonar. A lo largo de nuestra vida nos encontraremos  con personas y situaciones que nos van a herir, que nos harán sentir decepcionados y que incluso pueden motivarnos a desconfiar de los demás.

Pero no importa cuán malo haya sido eso que consideras que te hicieron: es necesario que aprendas a perdonar

. Cuando perdonamos, no beneficiamos a la persona que nos causó daño, estamos beneficiándonos nosotros mismos. Al perdonar te quitas una carga muy pesada, que llenaba una gran parte de tu corazón y te hacía vibrar negativamente.

Perdona, aun cuando la otra persona no te haya pedido perdón. Hazlo por amor a ti mismo. Para poder pasar la página y seguir adelante con nuestras vidas es necesario perdonar a quienes nos hayan ofendido. Recuerda que tú también cometes errores y te gustaría que el otro tenga un corazón lo suficientemente humilde, como para perdonarte.  

En ocasiones, guardamos rencor hasta con nuestra propia Familia. Recordamos por años algo que nuestra pareja nos hizo. No sacamos de nuestra mente un incidente con nuestros padres o hermanos. Suelta todo eso, regálate paz y armonía. Habla, si es necesario, di cómo te sientes y qué habrías esperado del otro, y perdona. Enséñale a tus hijos el valor del perdón. Que sepan que el orgullo y el rencor son emociones muy pesadas, que nada bueno tienen para aportarnos. Estarás ayudando a construir adultos más sanos, dispuestos a crear un mundo lleno de amor.

El perdón es un regalo que  debemos dar no sólo a los demás, sino también a nosotros mismos. Es increíble cómo nos torturamos con situaciones pasadas, que ya no podemos cambiar. Si cometiste un error, enmiéndalo y luego pasa la página.

Si hiciste cosas que te causaron daño o afectaron tu futuro, deja de  pensar en lo que pudo ser y enfócate en qué puedes hacer hoy. No seas tan duro contigo mismo; en ese momento, con las herramientas que tenías hiciste lo mejor que podías.

Hoy te invito a pensar a quiénes debes perdonar y qué cosas vas a perdonarte a ti mismo. Comienza de nuevo con un corazón humilde y dispuesto a seguir adelante. Date ese regalo. Deseo que todas tus relaciones sanen.

Noviembre, mes de la familia

Estamos de fiesta y no es para menos. Hoy comienza el mes de noviembre, mes de la familia en República Dominicana, y queremos celebrarlo por todo lo alto, porque precisamente a eso apostamos, a que haya más Familias funcionales, armoniosas y felices.

Si queremos generar cambios debemos empezar por el núcleo Familiar, donde cada uno de nosotros aportemos un granito de arena para que suceda.

Es lo que queremos llevar a cada persona que nos lee y nos escucha, la esperanza de que sí se puede construir una Familia unida, que viva bajo el lema del amor y el respeto, cosa que repercute directamente en nuestra comunidad y en la sociedad en sentido general.

Este mes lo dedicamos a cada familia dominicana que tiene el deseo de crecer y ser mejor, porque se puede, y porque está en cada uno de sus miembros la responsabilidad de que suceda.

Mes de familia

Trabajemos juntos para construir familias funcionales y felices. Es la mejor forma de cambiar el rumbo que tiene nuestra sociedad.

Deja de quejarte y cambia tu vida

¿Que tenemos una y mil razones para quejarnos desde que se inicia el día? Puede ser. ¿Que vamos a resolver algo quejándonos?  ¡Lo dudo!

A través del tiempo convertimos la queja en un mal hábito, incluso modelamos a nuestros hijos constantemente: mientras manejamos, cuando estamos en el supermercado, cuando vemos los recibos de los servicios básicos, cuando se nos hace tarde o cuando nos dejan esperando. En fin, razones hay y no terminaríamos pero, ¿qué ganamos al quejarnos?

Un estudio demostró que las personas que han convertido la queja en un desahogo constante pueden enfermar física y emocionalmente, aparte de que viven una vida regida por la negatividad.

Y no estamos diciendo que esté malo reclamar o quejarse en algunas situaciones: lo que no está bien es que sea una queja constante.

Pero no te desanimes, hay muchas tácticas para cambiar y empezar a generar pensamientos positivos.
Empieza por convertir las quejas en sugerencias positivas, generando una acción y una solución a la queja.

Aprende a ver las situaciones desde otra perspectiva, más propositiva, y muchas veces poniéndote en el lugar del otro. Esto te hará más sensible en casi todos los casos, y entenderás el porqué de la situación.

Aprende a aceptar y pasar la página.

Conoce qué te molesta, el porqué, y cómo puede eso cambiar. Partiendo de esto ejecuta, espera el cambio. Muchas veces está en nuestras manos la solución a los problemas.

Intenta esto con dos o tres situaciones durante un mes y notarás la diferencia. Tu estado estado de ánimo, tus amigos y tu familia te lo agradecerán.

Loading...
Revisa el siguiente artículo