Beneficios de los edulcorantes “bajos en” o “sin calorías” en la alimentación

Por Metro RD

Durante el 21º Congreso Internacional de Nutrición, celebrado del 15 al 20 de octubre en Buenos Aires (Argentina), se abordó el papel y beneficios de los edulcorantes bajos en o sin calorías en la alimentación actual a través de un simposio monográfico.

En el marco del encuentro profesionales de la salud y la nutrición analizaron y debatieron aspectos relativos a la seguridad y los beneficios de los edulcorantes bajos en o sin calorías en un contexto de alternativas para la reducción de azúcar, prevención de la obesidad, aplicaciones y usos en alimentos y bebidas para diabéticos y otras problemáticas relacionadas con la salud.

Los edulcorantes bajos en o sin calorías se utilizan en multitud de productos alimenticios del sector de la alimentación y las bebidas, incluidos los postres helados, batidos, bebidas vegetales, néctares y bebidas a base de zumo, yogures, refrescos, galletas, chicles, golosinas, e incluso en productos farmacéuticos, positivando la palatabilidad de algunos medicamentos.

El Congreso Internacional, que lleva por título “Desde la Ciencia a la Seguridad Nutricional” y en el que participaron unos 3.200 expertos de todo el mundo, se acogió el Simposio “Edulcorantes: beneficios y aplicaciones en el siglo XXI”, organizado por la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) y la Fundación Española de la Nutrición (FEN).

Control de los edulcorantes

Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional y de la Academia Española de la Nutrición y Ciencias de la Alimentación, señaló que “los edulcorantes son utilizados de forma segura por los consumidores de todo el mundo desde hace más de un siglo”, y recuerda que “obtener autorización para el desarrollo de un nuevo edulcorante bajo o sin calorías es un proceso largo y científicamente muy riguroso. En concreto, únicamente es posible solicitar la aprobación de un edulcorante bajo o sin calorías tras someterlo previamente a pruebas estrictas y proporcionar evidencia científica sobre su seguridad y la utilidad del producto”.

Y añadió “los edulcorantes constituyen un campo de la dietética y nutrición de indudable interés y actualidad no exento de nuevos estudios y avances científicos, por lo que se hacen necesarios encuentros similares a éste que contribuyan a un mayor conocimiento y donde se analicen sus beneficios, seguridad y aplicaciones actuales”.

Los edulcorantes y el  peso

Con respecto a los edulcorantes y el control de peso el Prof. Anne Raben, del departamento de Nutrición, Ejercicio y Deportes de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), dijo “se han hecho públicos algunos estudios que asocian los edulcorantes bajos en calorías al riesgo de aumento del apetito, la ingesta de alimentos y por tanto con el incremento de peso”.

Raben aseguró que hay estudios de intervención llevados a cabo durante los últimos 25-30 años que han demostrado que los edulcorantes bajos en o sin calorías no estimulan el apetito ni aumentan el peso corporal. Diversos metaanálisis realizados en los últimos años han concluido de forma bastante unánime que el uso de edulcorantes bajos en o sin calorías puede contribuir a reducir el peso corporal en comparación con el azúcar.

Mientras que la Dra. Susana Socolovsky, doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires y presidenta electa de la Asociación Argentina de Tecnólogos de la Alimentación, recordó que los edulcorantes bajos en o sin calorías se utilizan en una gran variedad de alimentos y bebidas dado el interés de algunos consumidores por controlar su peso corporal, ingerir alimentos dulces evitando el consumo de azúcares en el caso de los diabéticos o evitar la caries.

Según la doctora los edulcorantes bajos en o sin calorías son componentes seguros en la dieta de la población general”.
A modo de conclusión el Dr. Hugo A. Laviada, Coordinador del grupo de trabajo en Obesidad de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología e Investigador en Metabolismo y Nutrición Humana de la Universidad Marista de Mérida, destacó que “la utilización estructurada de edulcorantes no calóricos en programas de control de peso o en el manejo nutricional terapéutico de personas con diabetes y con sobrepeso y obesidad, siempre y cuando se sustituyan en dichos programas los endulzantes calóricos, puede contribuir a la reducción ponderal y al control metabólico en programas estructurados y supervisados”.

Salud
El uso de edulcorantes bajos en o sin calorías puede contribuir a reducir el peso corporal en comparación con el azúcar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo