ARAPF cree que las regulaciones deben facilitar, y no reducir, el acceso a los medicamentos de venta libre

Por MetroRD

Reconociendo que las autoridades están en el derecho y el deber de garantizar la seguridad, calidad y eficacia de los medicamentos que llegan a la población, la Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos (ARAPF) entiende que, a través de las regulaciones, también es su obligación facilitar el acceso en condiciones óptimas a dichos medicamentos.

Henry Suárez, presidente de la asociación de medicamentos, afirmó que la cadena de comercialización de los medicamentos de venta libre está diseñada para cumplir con las condicionantes que dicha operación implica. “Por eso, a la hora de regular, las autoridades deberían tener en cuenta esos mismos condicionantes de forma que no se perjudique al verdadero beneficiario del sistema: el ciudadano”.

De acuerdo a ARAPF, el sector privado ha aportado buenas prácticas para la correcta comercialización de los medicamentos de venta libre, velando por la salud de la población dominicana por encima de cualquier interés. “Eso incluye nuestro firme planteamiento de que necesitan que se mantengan los canales de venta tal cual los conocemos, mejorando las condiciones en las que operan. Pero incluso se debe contemplar su ampliación para mejorar la eficiencia y desempeño del sistema nacional de salud”, afirmó Suárez.

El directivo, al hablar a nombre de su organización, manifestó que “cortar la posibilidad de expendio de estos medicamentos en locales comerciales que no sean farmacias reduce el ejercicio del derecho a la salud que todo ciudadano tiene. Hay que evitar políticas públicas y regulaciones que desnaturalicen la esencia de los Medicamentos de Venta Libre.

Reiteró la disposición que este y otros temas ha tenido la asociación para trabajar con las autoridades en la actualización de las políticas y regulaciones sobre este tipo de medicamento para que resulten las mejores posibles. “Y queremos que nos permitan colaborar en todos los planes de mejora del sistema de medicamentos del país”, dijo Henry Suárez.

Eficaces y seguros

Los Medicamentos de Venta Libre (OTC, por sus siglas en inglés) son productos farmacéuticos, medicamentos o productos de especialidad medicinal cuya dispensación o administración no requiere de autorización médica por su probada eficacia y seguridad de consumo.

Son utilizados, conforme a las regulaciones del sistema nacional de salud, por los consumidores bajo su propia iniciativa y responsabilidad para prevenir, aliviar o tratar síntomas o enfermedades leves. Su uso debe ser seguro en la forma, las condiciones y las dosis.

Tener acceso a estos medicamentos contribuye a que los consumidores se beneficien al poder tratar trastornos comunes sin la necesidad de tener que invertir tiempo y dinero en acudir al médico. Esto, además de ayudar a la economía personal y familiar, ayuda a disminuir el tiempo de sanación al reducirse el tiempo que comprende la aparición de los síntomas y el tratamiento para aliviarlo. Y su incorporación al aparato productivo se reduce igualmente.

ARAPF cree que, incluso, al facilitar el acceso a ellos al ser dispensados en establecimientos que no son únicamente farmacias -colmados, supermercados, tiendas por departamentos, etc-, “ayudan a llevar salud a poblaciones de zonas rurales, zonas remotas o incluso de zonas carenciadas, como los barrios pobres, donde el acceso a la atención médica puede ser difícil. Y, además, contribuye con la economía nacional al reducir el ausentismo laboral por un malestar común y pasajero”.

Al no tener que acudir a centros médicos para tener acceso a ellos, estos fármacos además permiten aliviar la presión sobre los sistemas de salud toda vez que los ciudadanos pueden tratar más problemas de salud cotidianos ahorrándole costos extra. Ha sido la experiencia en países como México, por citar un ejemplo, donde su uso ha representado recientemente un ahorro para el sector público de hasta un 11.8% de su presupuesto, lo que permite canalizar dichos recursos para otro tipo de necesidades sanitarias, como padecimientos crónicos prioritarios tipo diabetes, hipertensión o cáncer.

Estamos de acuerdo en que la automedicación debe ser responsable en el uso de los productos de auto-cuidado”, dijo Henry Suárez. Según la OMS, la automedicación responsable puede ayudar y tratar los síntomas y dolencias que no requieren consulta médica; reducir la presión sobre los servicios médicos para el alivio de padecimientos menores; aumenta la disponibilidad de los servicios de salud en zonas rurales o remotas; y permite a los consumidores controlar sus propias condiciones crónicas.

Actualmente, está en vigencia la lista de medicamentos que se venden sin receta, emitida a través de la resolución ministerial 000009 de fecha 26 de junio 2017, por el Ministerio de Salud Pública. Según lo anunciado por la Dirección General de Medicamentos, Alimentos y Productos Sanitarios (DIGEMAPS), en el listado de fármacos de venta libre se identificaron más de 200 principios activos y en las concentraciones que pueden ser vendidos sin receta. 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo