¿Cómo mejorar el rendimiento académico de los niños y adolescentes?

Por MetroRD

Cada año escolar, al final, trae consigo los resultados de aprendizajes de cada niño, los cuales no siempre son los mejores. Y una de las interrogantes que por lo general les surge a los padres es saber de qué depende que su niño o adolescente tiene un bajo rendimiento académico y si es posible mejorarlo.

Pero estos resultados, según la experta del centro Neotherapy, Yenifer Martínez, no solo van a depender de las habilidades cognitivas, o del esfuerzo del niño o adolescente.

“Es importante conocer qué está generando el bajo rendimiento escolar, descartar que se trate de una condición cognitiva no diagnosticada, evaluar el aspecto emocional del estudiante o quizás las estrategias aplicadas en el aula no sean las adecuadas”, explica  Martínez.

Según la Martínez, para determinar cuál es el caso, es importante contar con el apoyo del centro educativo, a través de una descripción detallada de lo que se observa del niño o adolescente, con el fin de que los padres acudan a un psicólogo, centro de estimulación o, si el caso amerita atención médica, a un Neurólogo.

Una vez se determinen las causas que ocasionaron el bajo rendimiento escolar, es necesario optar por diferentes estrategias para mejorar el desempeño académico. Y es dentro de este aspecto donde la terapia con Neurofeedback es un pilar fundamentalmente para el niño o adolescente.

Martínez, terapeuta experta en Neurofeedback del centro Neotherapy, explica que el  “el Neurofeedback es una terapia de entrenamiento cerebral, no invasiva, que ayuda a generar nuevas conexiones neuronales, preparando al cerebro para un próximo aprendizaje. Optimiza el desempeño funcional, mejora la concentración, el enfoque y el control de las emociones, los cuales son elementos fundamentales para alcanzar el máximo rendimiento”.

Este tipo de terapia regula el cerebro mediante una colocación de sensores en la cabeza, los cuales captan la actividad cerebral, y  a través de un software especializado, el cerebro puede observar su propia actividad mediante una película o video juego.

Durante toda la sesión, el cerebro tendrá la capacidad de autorregularse, logrando disminuir aquellos síntomas que le generan un bajo rendimiento escolar.

Cabe destacar que este tratamiento tiene más de cuatro décadas de estar implementándose y está científicamente comprobado. Es utilizado para distintas condiciones tales como: hiperactividad, ansiedad, trastornos del sueño, depresión, déficit de atención, entre otros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo