Un “choque” de frente a la parálisis cerebral

Hay nuevos desarrollos en torno a la estimulación electromagnética que pueden darle otro rumbo a la enfermedad.

Por Luz LAncheros Metro World News

Desde los años 70 se ha estudiado la estimulación electromagnética como una opción para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren de parálisis cerebral, trombosis y derrames cerebrales. También se ha aprobado, al menos en Estados Unidos y por la FDA (agencia de Administración de Medicamentos y Alimentos), este uso del tratamiento para enfermedades psiquiátricas como la depresión y el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Incluso, desde hace 15 años se viene trabajando la parálisis cerebral con este método, pero hasta ahora, solo se registró un caso de éxito (parcial) en el tratamiento.

Esto lo logró el neurólogo Gabriel Augusto Castillo, quien, con una paciente que sufrió un derrame en el tallo cerebral, logró generar movimientos leves en extremidades. De esta manera, obtuvo el primer caso a nivel mundial –en el que se trató a un paciente con su lado derecho totalmente paralizado y sin tener postura corporal– en el que  se recuperó dicha postura y movimientos voluntarios luego de que esto fuera aplicado dentro de los protocolos clínicos de rigor, que permitieron estimular las conexiones cerebrales que activan los músculos de las extremidades que se encargan de la estabilidad el cuerpo, que es lo que se llama control postural. Metro habló con este especialista sobre su investigación.

¿Cómo comienza todo?

–Tenemos una paciente. Esta paciente está en un tratamiento en los Estados Unidos, en el Hospital John Hopkins. Ella venía con fuerza cero completamente. La fuerza normal es cinco y ella con las sesiones ,pasó de fuerza cero a fuerza tres. Así empezó  a tener movimiento.

¿Cómo funciona todo?

–El aparato tiene un soporte y uno queda con este en la mano. La fuente eléctrica da un impulso magnético y atraviesa el hueso y llega a la parte externa del cerebro, que se llama la corteza cerebral. En esta parte se activan las neuronas. Así se activó la pierna del lado derecho. Todavía no se ha podido encontrar la fórmula para mejorar la estabilidad, pero con esto se trabaja la movilidad de las manos y los pies. Ahora, buscamos la forma en que pudiera encontrar la estabilidad que pudiera llevar a esto. Por otro lado, a FDA tiene aprobado el tratamiento para depresión y para TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) . Los otros tratamientos  están en fase de investigación. Entonces acá la investigación es cómo tener una manera de enfrentar a los pacientes con problemas de control postural para conseguir estabilidad, para poder moverse. Entonces, un niño pequeño, ¿cuál es su objetivo? Estar parado. Primero mueve la cabeza, luego se sienta y luego gatea.Y ya se para y luego agarra las cosas. En ese momento, este  está preparado para enfrentar el mundo.

Generalmente, la vía que llega al cerebro son las manos y en esto se está trabajando muchísimo, pero esta vía que llega a la postura es la que estamos descubriendo. Lo mejor de todo fue que después la paciente pudo tener cierto movimiento en el lado derecho. Es como si estuviéramos, por medio de la estimulación magnética, volviendo a ayudar para que el proceso natural del movimiento se reestablezca. Primero la postura y luego el movimiento fino.

¿Cuántas sesiones hubo y cómo fueron?

–34 sesiones para tener lo de la postura. ¿Qué es lo que pasa? Queremos que el cerebro se adapte a nosotros y nosotros no al cerebro. Generalmente se trabajan de 10 a 20 sesiones. Luego de las primeras sesiones, la paciente tenía una pequeña reacción. Pero, a los dos meses no tuvo ningún avance. Ella tenía su trombosis desde hace año y medio antes y no hubo resultado. Pero a los dos meses su cónyuge nos buscó otra vez.

Ensayamos otra vez. Entonces, proseguimos 14 sesiones más. No quise poner más y trabajamos con el equipo.  Ahora, se necesitaron otras treinta para poder mover la mano. Luego de 30 sesiones esto se pudo lograr: ella sola hizo movimiento mínimo, no le recuperamos funcionalidad, que es cuando la persona funciona y se mueve.

¿Falta definitivamente más desarrollo en la tecnología?

–Toca tener más desarrollo, más avances técnicos,: vamos con fluencia porque son métodos de investigación. Ahora, no se nos debe pasar la cantidad de energía para no saturar al paciente porque si uno le coloca demasiada estimulación,  la persona puede tener un efecto adverso como las convulsiones.

¿Cómo se preparó para este caso?

–El entrenamiento lo hice en la Universidad de Toronto y allá me entrené al respecto. Pero en una lesión tan delicada como la del tallo cerebral, era difícil. La paciente no podía tragar nada. Además, se ha visto ya en otros experimentos si se estimulaban ambos lados se podía mejorar esto. Con las 20 sesiones hubo algo mínimo. Necesitamos 14 sesiones más, pero el esposo insistió. Este es el avance.

Este desarrollo, ¿desde hace cuanto existía?

–Desde hace 15 años existe el aparato. Y estamos colocando  este tratamiento con algunos pacientes, pero en esta tuvimos avances sustanciales. Tocaría probarlo en otros casos, igual. Es reporte de un solo caso, pero activamos una vía que se llama reticuloespinal. Pero, a su vez, la vía que activa la postura es una y eso no se había trabajado. Sobre todo en pacientes con Trombosis. Ahora, esto se podría investigar más y dar una mejora para pacientes ancianos, con Esclerosis Mùltiple, con Parkinson, que pierden reflejo y postura.

Loading...
Revisa el siguiente artículo