La catástrofe de Chernobyl, 30 años después

La catástrofe de Chernobyl fue uno de los peores accidentes de plantas de energía nuclear de la historia. La contaminación radiactiva se extendió sobre un área grande y afectó partes de la Unión Soviética, Europa Oriental, Escandinavia y el Reino Unido. El accidente que ocurrió el 26 de abril en 1986, según los informes, causó 56 muertes directas, mientras que 116 mil personas fueron reubicadas de la zona. MetroRD recuerda aquel trágico día y destaca los datos y cifras más importantes

La catástrofe de Chernobyl, 30 años después

Desafían la radiación

Convertido en destino turístico

El 26 de abril de 1986 convirtió a Chernobyl  en el lugar del que había que escapar, pero hoy es un punto de interés turístico con una atracción cada vez mayor.

El interés por ir a la apocalíptica zona de exclusión alrededor de la planta nuclear accidentada de Chernobyl, en Ucrania, “crece cada año, con 15,000 turistas que lo visitaron durante 2015”, afirmó Dominik Orfamus, fundador de Chernobylwel, una de las principales empresas que ofrecen la gira.

Edificios grises de paredes corroídas, juguetes y libros tirados por doquier, máscaras de gas abandonadas, ruinas de escuelas, clubes deportivos y hasta de un parque de diversiones, son algunos de los escenarios que quedaron congelados en los últimos 30 años luego de la evacuación comandada por el Ejército Rojo soviético.

Para hacer la visita guiada hay que ser mayor de 18 años; se recomienda llevar ropa vieja que se pueda lavar fácilmente o incluso que se pueda tirar tras la visita. Es recomendable usar una mascarilla, pasar un control dosimétrico para calcular la radiación absorbida y estar siempre acompañado de un contador Geiger que mida la radiactividad.

Pese a todas estas sugerencias, Orfamus, eslovaco de nacimiento y a cargo de organizar tours a la explanta desde 2008, aseguró que el paseo es seguro: “La radiación es alta sólo en algunos lugares durante el recorrido y en esos lugares sólo estamos una cantidad muy limitada de tiempo”.

“Durante un día en Chernobyl se reciben alrededor de 3 microsieverts de radiación gamma, lo mismo que se recibe alrededor de tres horas a bordo en un avión durante un vuelo intercontinental”, añade Orfamus.
Desde Kiev, la capital ucraniana, sale la mayor cantidad de viajes turísticos  a Chernobyl: se puede ir y volver en un día ya que cada tramo es de alrededor de dos horas o, quienes quieran el paquete completo, pueden quedarse a dormir dentro de los 30 kilómetros de la zona de exclusión en un hotel ubicado en Pripiat, la localidad cercana a la central y que en minutos pasó de tener unos 47,000 habitantes a ser una ciudad fantasma.

“Hay unas 100 personas, la mayoría viejos, que radican en la zona. Viven en un ambiente muy modesto y con una jubilación muy baja. Por eso tanto los visitantes como nosotros tratamos de ayudarlos, llevándoles algo de comida o regalos”, comentó Orfamus.

Loading...
Revisa el siguiente artículo