#LaVerdadVerdad: Un planeta

“Estamos perdiendo la batalla”, sentenció el presidente francés Emmanuel Macron aludiendo al calentamiento global. Lo hizo en la cumbre “Un planeta” realizada en París esta semana. El evento congregó a una cincuentena de mandatarios y numerosos empresarios. El propósito del encuentro era discutir sobre los recursos financieros destinados a reducir las emisiones causantes de los cambios climáticos.

En el banquillo de los acusados figuraban en primer lugar los combustibles fósiles. El carbón, el petróleo y el gas son responsables por la generación de 70% de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) donde destaca el dióxido de carbono o  CO2.  Nicolas Hulot,  ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Francia, manifestó que las energías fósiles pertenecen a modelos económicos y energéticos del pasado. Puntualizó que ellas “no son la solución, ellas se han convertido en el problema”. En consecuencia Hulot llamó a terminar con las generosas subvenciones a las energías fósiles.

Del dicho al hecho hay un largo trecho. Una serie de organizaciones no gubernamentales han señalado que muchos fondos públicos galos están destinados a financiar energías sucias. Agencias de ayuda francesas brindan préstamos para empresas carboníferas, de petróleo pesado y de gas. El gas natural es considerado como una energía de transición por ser menos contaminante. Éste no sería el caso según la Nasa, la agencia espacial estadounidense, pues el gas natural emite metano que contribuye con 30 por ciento de los GEI. También Alemania busca reducir sus emisiones  pero muestra vacilaciones en el abandono de sus vastas reservas carboníferas. El tema es un punto de fricción entre el gobierno de la canciller Angela Merkel y el Partido Verde.  El asunto figura a la cabeza de las discusiones sobre la posible participación de los verdes en un futuro gobierno de coalición.

Con todo, la tendencia a la desinversión en las energías contaminantes recibió un fuerte respaldo del Banco Mundial, que anunció que dejará de invertir en proyectos gasíferos y petroleros partir del 2019. El organismo internacional precisó que sólo en circunstancias excepcionales en los países más pobres se podrían considerar el financiamiento de proyectos gasíferos que beneficien a las poblaciones más necesitadas.

El gran ausente fue el presidente estadounidense Donald Trump. En junio el mandatario anunció que retiraba a su país del Acuerdo de París, alcanzado en diciembre del 2015. Entonces la casi totalidad de los países del mundo reconocieron la gravedad del calentamiento global y fijaron metas voluntarias de reducción de sus respectivas emisiones. Trump puso en duda la existencia del calentamiento global y señaló que era una argucia de China para perjudicar a su país. El mensaje de la reunión de Naciones Unidas sobre el clima, la COP 23, que tuvo lugar en Alemania hace algunas semanas y la cumbre “Un Planeta” mostraron que, con o sin Estados Unidos, el grueso de las naciones busca reducir las emisiones y controlar el aumento de las temperaturas.

RAÚL SOHR
ANALISTA INTERNACIONAL
METRO INTERNACIONAL