#LaVerdadVerdad: El legado de Trump

El pasado, demasiado a menudo para ser mera coincidencia, se repite en forma de comedia a menudo y también con el perfil menos benévolo de una tragicomedia.

El pasado está de nuevo de visita en nuestro tiempo. En esta ocasión, el personaje que regresa es el demagogo. La oratoria que lo caracteriza no cuenta con el pulido artificio de la antigüedad, sino con la labia vulgar y directa de un vendedor de autos.

El siglo quinto es reconocido por la mayoría de los historiadores como un momento cumbre de las realizaciones humanas. La influencia de un hombre para alcanzarlas fue de tal magnitud que el siglo lleva su nombre: Pericles. El sobrenombre de Olímpico habla de sus sobresalientes dotes como político, militar y orador.  La ciudad que gobernó, Atenas, se convirtió en el centro cultural de la antigua Grecia. El desarrollo de la arquitectura, la escultura y las letras dejaron un legado inmortal. La escultura de Fidias, las tragedias de Esquilo, la filosofía de Demócrito y la historia de Heródoto bastarían para atestiguar su bienhechora influenza sobre su ambiente.

La historia de los pueblos produce una y otra vez giros paradójicos. El sucesor de este hombre virtuoso fue el curtidor de cueros Cleón. La conquista del poder se debió a su capacidad para manipular a los ciudadanos diciéndoles lo que querían escuchar. Plutarco decía que fomentó su popularidad sobre los atenienses a través de una combinación de vanidad loca, versátiles bufonadas y maligna audacia. Aristóteles escribió que fue el primero en utilizar un estilo de oratoria, nunca antes visto, compuesto de gritos y groserías.

Los paralelismos entre Cleón y Donald Trump son más que evidentes: heredaron una riqueza de la actividad comercial; representan posturas contrarias a los políticos tradicionales; practicaron la táctica del enemigo exterior; explotaron la investidura en provecho propio; usaron la mentira con propósitos políticos; consideraron los muros como correctas políticas defensivas, y los dos apreciaban la guerra como mecanismo ideal de solución de conflictos.

La política guerrera de Cleón estimuló el desastroso enfrentamiento con Esparta que causaría el colapso de la supremacía de Atenas.

Donald Trump ha conseguido que los temores a la guerra nuclear regresen a la vida cotidiana de la humanidad. En su primer año acumula muchos desaciertos y muy pocos aciertos. El único legado visible es revivir la demagogia. La que Aristóteles definió como la forma corrupta y degenerada de la democracia.