#LaVerdadVerdad: Ataque antilatino de Donald Trump

El presidente Donald Trump abordó el tema de la inmigración en su discurso anual a la nación este martes, con la denuncia de pandilleros latinos. Las actividades de la Mara Salvatrucha, a la que aludió como la MS-13, le sirvieron para reiterar la necesidad de construir un muro en la frontera con México. Para dar fuerza a su política anti inmigratoria, Trump invitó a dos familias que perdieron a sus respectivas hijas adolescentes asesinadas por mareros. Cuatro individuos asociados con la MS-13 están acusados por los crímenes ocurridos en 2016. Los padres de las víctimas no contuvieron sus lágrimas de dolor y emoción ante el cerrado aplauso solidario de los parlamentarios.

El trágico incidente, uno de miles que ocurren en las calles estadounidenses, dio base para exigir el freno a la inmigración latina. Es un tema recurrente de Trump, que desde su campaña electoral acuñó la expresión “bad hombres” para aludir de manera general a los más de once millones de latinoamericanos que residen de manera irregular en el país. Así señaló: “Hoy llamo al Congreso a que finalmente cierre los resquicios que han permitido ingresar al país a los  criminales de la MS-13”.

La actividad de la MS-13 comenzó en California en la década de los 80. Rápidamente destacaron por la extrema violencia y sadismo de sus acciones. Su lema es “mata, viola, controla”. Sus ritos de iniciación consisten en palizas para los aspirantes masculinos o bien penetrar en territorio de otra pandilla para asesinar a alguno de sus miembros. Las mujeres ganan aceptación luego de tener sexo con cada miembro de la banda. Trump señaló el año pasado que la MS-13  controlaba algunas ciudades. En la práctica la Mara representa menos de 1% de las bandas criminales que operan en el país. Son una proporción microscópica  de los que viajan a Estados Unidos en pos de empleo y mejores ingresos.

Cuestionar la presencia de millones de personas por las actividades de un grupúsculo criminal linda en la deshonestidad. El muro será una barrera para muchas personas honestas que buscan ingresos para mantener a sus familias. Las remesas, que son flujos de decenas de miles de millones de dólares enviados a familias en México, Centroamérica y el Caribe, constituyen la ayuda más directa y concreta para una enorme masa de personas necesitadas. A su vez, los latinos representan un porcentaje importante en la agricultura del sur de Estados Unidos y en la construcción. En lo que toca a los criminales,  como ocurre hoy con los narcotraficantes, se darán maña para operar aún con un muro. Los chinos descubrieron que la Gran Muralla resultó muy porosa a causa de los guardias que eran sobornables.

Trump ha convertido en una pesadilla la vida de millones de individuos cuya permanencia en un país donde ya viven por décadas está amenazada. Una vulnerabilidad que favorece a empleadores abusivos y que invita a la extorsión. El miedo de los inmigrantes latinos favorece las actividades criminales de la MS-13, pues ante la amenaza de deportación preferirán callar y mantenerse lejos de la vista de las autoridades.

Por: RAÚL SOHR
ANALISTA INTERNACIONAL
METRO INTERNACIONAL