#LaVerdadVerdad: Un poco de motivación

Por muchos lados nos bombardean diciéndonos que hay que estar motivados para hacer las cosas, que sin motivación nada se puede y, por otra parte, no hay adulto que no conozca que se la viva queriendo motivar a los que lo rodean, que si: “Hijito estudia para que cuando seas grande trabajes en lo que te gusta”, el famoso “Échale muchas ganas”, la motivación religiosa de “Ponte en manos de Dios y verás cómo puedes hacer las cosas”.

No digo que esté mal echarnos porras unos a otros y que por supuesto esos alientos de quienes nos aman nos hacen sentir bien; sin embargo, la motivación va más allá de esto, la motivación es aquello que nace en nuestro interior y que nos mueve a actuar.

La motivación, es la que orienta nuestras acciones, es el elemento central que conduce a las personas a realizar todos sus objetivos. En resumidas cuentas, son los motivos que nos hacen accionar.

1. Nace de uno. Vivimos acostumbrados a que los demás nos aplaudan para estar bien, pero el auto reconocimiento es mejor. Si queremos estar motivados lo primero es darnos cuenta nosotros mismos de todo lo que somos capaces de hacer y crear. Una persona motivada, no necesita que el otro le diga “vas bien” para seguir avanzando, sino que solo es capaz de evaluarse, aceptarse y seguir.

2. Es contagiosa. De forma inconsciente seguimos a las personas motivadas por su manera enérgica de vivir. ¿Les ha pasado que ven a gente que parece no preocuparles nada de la vida? Pues bien, esas personas que llaman la atención y que parece todo salirles bien, son personas motivadas. Es muy importante que revises quiénes conforman tu alrededor, porque, así como la motivación se contagia, sucede lo mismo con la desmotivación.

3. Sueños en grande. Requiere de metas altas y trascendentales, siempre realistas, para mantenerse en un rango elevado. La motivación necesita de retos, jamás vamos a lograr estar motivados si no tenemos estándares que romper contantemente. Por ejemplo, si el mes pasado por tu trabajo conseguiste un bono de $1,000, el siguiente mes plantéate ir por los $1,500 y así sucesivamente.

4. Mente poderosa. Lo que pones en la mente te permite o no alcanzar tus objetivos, necesita de pensamientos positivos. Siempre me gusta recalcar lo poderosa que es la mente, pues bien, así de fácil, si cada mañana despertamos pensando que somos unos buenos para nada, difícilmente nuestro cuerpo podrá actuar y moverse en contrario a esto. Hay que poner en mente cosas positivas, que nos provoquen actuar de la misma manera.

5. Acciones tangibles. Tener muchas ideas y nada de resultados, es la primera causa para que aparezca la desmotivación. Por más ganas que tengamos de hacer las cosas y por más que trabajemos para conseguirlo, si no vemos resultados reales y medibles, no podremos ver el avance de nuestros objetivos y caeremos en una frustración total que nos va a desmotivar sin duda alguna.

6. Presente y futuro. Una persona motivada, vive con más pasión el presente, está abierto al futuro y suelta el pasado. Muchas veces cargamos y cargamos con cosas del pasado que más allá de ayudarnos, sirven como obstáculos y tabiques de cemento pesados que tenemos que arrastrar por nuestra vida y nos impiden avanzar. Una persona motivada, sabe que el presente es lo importante y que es hoy cuando hay que trabajar para construir el mañana.

7. No discrimina. La posibilidad de motivarnos viene en nuestra carga genética, sólo requiere enfoque y actitud. Todos podemos motivarnos, no hay ser humano que no pueda conseguirlo, por supuesto que no es pan comido y requiere de mucho esfuerzo y trabajo CONSCIENTE, pero la buena noticia es que esto es para todos.

8. Agenda aliada. Nada es de gratis, requiere mucho y arduo trabajo de manera ordenada, congruente y constante. Uno de los requisitos para estar motivados, es estar organizados. No conozco a ninguna persona motivada que no sabe qué hacer y cuándo hacerlo; así que te invito a comprar una agenda, y dar el primer paso para la motivación.

9. Refuerzos diarios. Necesita de escenarios que le permitan mantenerse elevada, por ejemplo, frases o imágenes positivas. A la motivación le gustan las cosas bonitas, ¿cómo estar motivado si el lugar donde vives o trabajas está sucio o desordenado? ¿Serías capaz de motivarte escuchando cosas negativas o viendo imágenes violentas o perturbadoras? Diariamente lee una frase que te inspire, pon un video que alegre tu día o carga una foto de los seres que más amas.

10. Receta integral. Es promotora para encontrar el equilibrio exacto entre cuerpo, mente y espíritu. Una persona motivada, está en la sintonía perfecta, ya que lo que piensa, lo dice y lo hace. La motivación nos permite estar centrados en armonía con nosotros mismos y todos los elementos que nos conforman a los seres humanos.

 

Después de estas líneas ¿Cómo anda tu motivación?