#LaVerdadVerdad: Feminismo: El universo de la mujer en la pantalla grande

Por mera coincidencia, dos de los estrenos de esta semana sintonizan con el espíritu de reivindicación femenino que está remeciendo la opinión pública a nivel mundial.

Partiendo por la primera incursión fílmica en inglés del realizador chileno Sebastián Lelio, “Desobediencia”, en la que el desafío no era menor, considerando que no sólo debutó en medio de los múltiples elogios y premios de “Una mujer fantástica”, sino además era también un trabajo “por encargo”, que lo obligaba a sumergirse en una realidad tan específica y llena de detalles y tradiciones como la comunidad judía ortodoxa en Londres.

El resultado no sólo cumple, sino incluso supera las expectativas: como ya lo consiguiera en una situación similar otro chileno incursionando en el cine internacional, Pablo Larraín, al dirigir “Jackie”, es digno de admiración no sólo cómo Lelio retrata tan bien un ambiente y refleja una atmósfera opresiva, consiguiendo otra fascinante indagación en el universo femenino, sino además cómo no traiciona el estilo que ha desarrollado a lo largo de su ascendente carrera; y aunque por supuesto son dos películas distintas, en buena medida es mucho más satisfactoria, contundente y elaborada que su largometraje ganador del Oscar.

Adaptando la novela homónima de Naomi Alderman, el filme aborda una historia delicada y compleja de contar, que fácilmente pudo convertirse en un melodrama burdo y provocador, pero cautiva y emociona gracias a su director y su notable elenco, donde se luce particularmente una espléndida y conmovedora Rachel McAdams.

A su vez, el director Jason Reitman ha destacado gracias a películas que con buenas observaciones sociales y sólidas actuaciones abordan los procesos internos de crecimiento y auto descubrimiento de sus personajes, resultando especialmente acertado en los roles femeninos, como en “Juno” y en la interesante “Adultos jóvenes y con cuya protagonista, Charlize Theron, se reúne otra vez en su nuevo estreno, “Tully”, en la que además vuelve a trabajar con la aguda e inteligente guionista Diablo Cody.

Theron brilla en esta comedia con tintes dramáticos (¿o viceversa?), retrato de una protagonista confundida y agobiada en un momento clave de su existencia, que con acertados matices y buen ritmo confirma el talento de Reitman y también es efectivo como lúcida y sensible mirada a la maternidad y el rol de la mujer en la sociedad actual.

Joel Poblete
Columnista Metro Chile
Metro Internacional