#LaVerdadVerdad: Putin y su Mundial sin disturbios

Cuando me dirigía al estadio Luzhniki, donde estaba a punto de disputarse la final de la Copa Mundial, me detuve un momento para ver qué pasaba. Los aficionados felices tomaban fotografías y grababan vídeos, los policías miraban estrictamente a todo el mundo mientras intentaban hacer que los amantes del fútbol se acercaran a la arena. Pero había algo malo con cuatro personas en pantalones negros y camisas blancas.

Manejaban panfletos para los visitantes del juego, pero miraban a su alrededor todo el tiempo como si temieran algo. Y en poco tiempo tres de ellos fueron detenidos y entregados a una camioneta policial por las autoridades.

La chica, que logró que no la atraparan por hacer campaña por la liberación de presos políticos, corrió rápidamente y se detuvo detrás de mí mientras hablaba por teléfono.

“La policía se llevó a tres de nosotros, me escapé”, le dijo a alguien la manifestante, que parecía no tener más de 15 años. “Voy a ver qué pasa con ellos.”

Ya hemos oído hablar de acciones similares que tuvieron lugar durante la Copa Mundial. Algunos pedían al Kremlin que pusiera en libertad al cineasta y escritor ucraniano Oleg Sentsov, condenado a 20 años de cárcel por un tribunal ruso por los cargos de conspiración de actos terroristas, mientras que otros hacían votos por los derechos de la comunidad LGBT en el país. Pero todos ellos fueron apodadas “protestas furtivas”, por la forma secreta en que se llevaban a cabo.

Parece que el mes de las medidas especiales de seguridad durante el Mundial, que no permitieron que ocurriera nada malo para la imagen del país, ha culminado con lo que pasó en el partido final entre Francia y Croacia. Al comienzo de la segunda mitad del encuentro, cuatro personas salieron corriendo en uniforme de policía al campo del estadio Luzhniki. El momento casi no apareció en la transmisión oficial, cuando la banda Pussy Riot, cuyos miembros fueron encarcelados en 2012 por escenificar una “oración punk” contra el presidente Vladimir Putin en la principal catedral ortodoxa de Moscú, hizo la parada del partido y fueron arrastrados fuera del campo. Una de las chicas incluso logró chocar los cinco con el delantero francés Kylian Mbappe.

“NOTICIAS FLASH! Hace unos minutos, cuatro miembros de Pussy Riot actuaron en el partido final de la Copa Mundial de la FIFA -’El policía entra en el juego’”, el grupo de protesta publicó una en su cuenta de Twitter.

Según se informa, para llegar al estadio, los activistas recibieron oficialmente identificaciones de fanáticos y alquilaron trajes de policía. El único hombre entre los cuatro tenía que hacer un corte de pelo para parecer un policía, y algunas de las chicas usaban pelucas para cubrir el color de su pelo.

Su acción fue programada para el 11º aniversario de la muerte del poeta ruso Dmitry Pirogov, quien ‘creó la imagen del policía en la cultura rusa, la encarnación del estado celestial’.

“La Copa del Mundo recordó la posibilidad de un policía ‘celestial’ en el hermoso futuro de Rusia, pero cada día un policía ‘de tierra’ que entra en un juego sin reglas destruye nuestro mundo”, declaró el grupo en Facebook.

La gran actitud de las autoridades hacia los aficionados ya ha desatado polémicas durante el torneo. Los lugareños le dijeron a Metro que parecía que la policía y otros representantes de la rama ejecutiva habían sido sustituidos por “alguien a quien nunca habían visto antes”. Así, varias acciones que habrían llevado a la detención, multa, arresto administrativo o incluso un juicio penal, fueron dejadas de lado.

Y ahora que la Copa Mundial ha terminado, se espera que Rusia, junto con sus policías, ponga a un lado los recuerdos del mayor ‘carnaval’, vuelva la normalidad y ponga fin a la fiesta que tuvo lugar aquí durante demasiado tiempo.

Dmitry Belyaev
Enviado Especial
a Rusia 2018