#LaVerdadVerdad: Palestinos ante la oferta del siglo

Estados Unidos reveló su esperado plan para superar el conflicto israelo-palestino. Jared Kushner, el yerno del presidente Donald Trump y encargado de diseñar la propuesta, expuso en un seminario internacional, en Baréin, los contenidos en un documento titulado “Paz a Prosperidad”. Kushner buscó entusiasmar a la audiencia con el siguiente escenario: “Imagine un efervescente centro comercial y turístico en Gaza y en Cisjordania, donde converjan y prosperen negocios internacionales”. Para conseguirlo se dispondría de un fondo de 50 mil millones de dólares que provendría en lo central de países árabes, en especial de Arabia Saudita y los emiratos. El plan debería crear un millón de empleos y reducir a la mitad la pobreza entre los palestinos.

Las legiones de diplomáticos que han buscado una salida para el conflicto, que ya cumple siete décadas, deben estar perplejos. Quién, en su sano juicio, invertiría en una zona de la más alta inestabilidad. Un ejemplo: la Unión Europea donó los recursos para la construcción del aeropuerto Yaser Arafat, en la franja de Gaza, que nunca llegó a funcionar porque fue destruido por la fuerza aérea israelí, en 2001, durante la Intifada de Al-Aqusa. Asimismo, no prosperaron planes por 2 mil millones de dólares para modernizar la red de internet en los territorios palestinos Ello, a causa del veto de Israel, por razones de seguridad, y recién el año pasado fue posible desplegar modestas redes 3G.

La Autoridad Palestina (AP) no asistió al evento realizado esta semana. Las relaciones con Washington están cortadas desde 2017, porque Trump, contraviniendo lo dispuesto por Naciones Unidas, reconoció a Jerusalén, que es también reclamada por los palestinos, como la capital de Israel. Las delegaciones presentes fueron del mínimo nivel compatible con la convocatoria. Para los palestinos, y muchos gobiernos occidentales, no tiene sentido un plan de reconstrucción económica sin antes abordar las causas políticas que enfrentan a las partes.

La ambición central palestina es constituir un estado independiente, que garantice su identidad y soberanía. La propuesta de “Paz a  Prosperidad” despierta la sospecha en Ramala, sede de la AP, que es un paso más del gobierno de Trump por desconocer los compromisos de Estados Unidos en pos de un estado palestino, como quedó establecido en los Acuerdos de Oslo de 1993. Trump ha cortado los fondos que suministraba a la AP y agencias de Naciones Unidas que sostienen a los refugiados en Gaza, zona que tiene un desempleo de 55%. Washington ha reconocido la legitimidad de la ocupación de los Altos del Golán, pertenecientes a Siria, y la expansión de los asentamientos en Cisjordania. Numerosos analistas palestinos perciben la reciente propuesta  como “una coima” para renunciar a un estado y aceptar lo que Kushner denominó “la oferta del siglo”.

RAÚL SOHR
ANALISTA INTERNACIONAL
METRO INTERNACIONAL