#LaVerdadVerad: Europa tras un pacto verde

El viejo continente quiere liderar el mundo en la lucha contra la contaminación y el calentamiento global. Mientras sesiona la conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima, la COP 25, en Madrid, fue presentado el plan maestro de la Unión Europea (UE) para frenar la degradación ambiental.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, expuso las metas de lo que llamó el “Pacto Verde” (Green Deal, para los anglosajones), que busca convertir a la UE en un continente climáticamente neutro de aquí al 2050. Esto es que las emisiones de CO2  y otros gases de efecto invernadero (GEI) sean reducidos y compensados con, por ejemplo, la reforestación. Es una meta ambiciosa, que exige medidas radicales en una variedad de campos que abarcan el transporte, la energía, la agricultura, procesos extractivos e industriales, los hábitos de consumo ciudadanos, entre otros. Es decir, afecta al conjunto de las economías y el estilo de vida de las personas.

En el rubro del transporte, por tomar un área, será necesario revisar las normas de emisiones de vehículos de los 28 países miembros. Ya se esbozan planes para la expansión de las redes ferroviarias del continente y  disminuir el vuelo de aviones. La electromovilidad pasa a primera línea  y para ello se anticipa la instalación de un millón de puntos de recarga de baterías para automóviles.

La Comisión propone que al menos 25 por ciento del presupuesto de la UE esté destinado a la transición ecológica. Según los cálculos, serán necesarios unos 300 mil millones de euros para alcanzar el objetivo fijado al 2050. Desde 2021, 40% del presupuesto destinado a la política agrícola común y 30% de los subsidios a las pesquerías irá a la reducción de las emisiones de los GEI. A nivel internacional, todo nuevo acuerdo comercial estará condicionado a que los países cumplan con lo estipulado en el Acuerdo de París, firmado en 2015. Los productos destinados a la UE deberán cumplir con las mismas exigencias que sus productores. La propuesta debería tener una buena acogida entre los eurodiputados que declararon, en noviembre, la “emergencia climática” en Europa.

Von der Leyen afirmó que el  “Pacto Verde” “no es sólo una necesidad, será un motor de nuevas oportunidades económicas”. A la par, advirtió que las propuestas transformarán el estilo de vida, de consumo y de trabajo, pero velando por los que se vean más afectados por los cambios. Von der Leyen habló de una “transición justa” y para ello espera disponer de hasta cien mil millones de euros entre 2021 y 2027. El fondo estará destinado a ayudar a los países más dependientes del carbón de Europa oriental, con Polonia a la cabeza. Está por verse si el “Pacto Verde” es una declaración de intenciones o será una efectiva hoja de ruta para la mejora del medio ambiente.

RAÚL SOHR
ANALISTA INTERNACIONAL
METRO INTERNACIONAL