¿Qué le dijo el Papa Francisco a los líderes mundiales? 7 claves de su discurso

Así fue la histórica visita de Francisco a la ONU

Por Miguel Velazquez
¿Qué le dijo el Papa Francisco a los líderes mundiales? 7 claves de su discurso

El Papa Francisco, primer Pontífice llatinoamericano, se dirigió este día a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, en un histórico discurso. 

Esta fue la quinta ocasión en la que un Pontífice subió al máximo podio para dirigir un discurso a líderes mundiales, el cual fue pronunciado en español. 

A continuación recordamos los principales temas mencionados por el Sumo Pontífice. 

1. La relación del Vaticano con la ONU

“Esta es la quinta vez que un Papa visita las Naciones Unidas. Lo hicieron mis predecesores Pablo VI en 1965, Juan Pablo II en 1979 y 1995 y, mi más reciente predecesor, hoy el Papa Emérito Benedicto XVI, en 2008”, mencionó Francisco. “Todos ellos no ahorraron expresiones de reconocimiento para la Organización, considerándola la respuesta jurídica y política adecuada al momento histórico… No puedo por menos que asociarme al aprecio de mis predecesores, reafirmando la importancia que la Iglesia Católica concede a esta institución y las esperanzas que pone en sus actividades”. 

2. El papel de los organismos financieros en el mundo 

“Deben velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que, lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia“.

3. Los límites que el poder tiene

“Cabe recordar que la limitación del poder es una idea implícita en el concepto de derecho. Dar a cada uno lo suyo, siguiendo la definición clásica de justicia, significa que ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales”.

4. El derecho al ambiente

Francisco, cuya primer encíclica “Laudato Sí” es sobre la defensa ecológica, definió de esta manera las acciones en favor de la Tierra.

“Primero, porque los seres humanos somos parte del ambiente. Vivimos en comunión con él, porque el mismo ambiente comporta límites éticos que la acción humana debe reconocer y respetar. Cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad. Segundo, porque cada una de las criaturas, especialmente las vivientes, tiene un valor en sí misma, de existencia, de vida, de belleza y de interdependencia con las demás criaturas”.

5. Medición de resultados

Para Francisco, la manera de conocer que estén cumpliéndose los objetivos asumidos en las Cumbres internacionales sobre desarrollo “será el acceso efectivo, práctico e inmediato, para todos, a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda propia, trabajo digno y debidamente remunerado, alimentación adecuada y agua potable; libertad religiosa, y más en general libertad de espíritu y educación”. 

6. ISIS y la Migración 

“No puedo dejar de reiterar mis repetidos llamamientos en relación con la dolorosa situación de todo el Oriente Medio, del norte de África y de otros países africanos, donde los cristianos, junto con otros grupos culturales o étnicos e incluso junto con aquella parte de los miembros de la religión mayoritaria que no quiere dejarse envolver por el odio y la locura, han sido obligados a ser testigos de la destrucción de sus lugares de culto, de su patrimonio cultural y religioso, de sus casas y han sido puestos en la disyuntiva de huir o de pagar su adhesión al bien y a la paz con la propia vida o con la esclavitud”

7. El Narcotráfico y la corrupción

“En esta misma línea quisiera hacer mención a otro tipo de conflictividad no siempre tan explicitada pero que silenciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas. Otra clase de guerra que viven muchas de nuestras sociedades con el fenómeno del narcotráfico. Una guerra «asumida» y pobremente combatida. El narcotráfico por su propia dinámica va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción. Corrupción que ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo