Así era Mohamed Bouhlel, el hombre tras el atentado en Niza

Por Estefanía Cervantes
Así era Mohamed Bouhlel, el hombre tras el atentado en Niza


Cientos de personas disfrutaban de los fuegos artificiales durante la Toma de la Bastilla en la ciudad de Niza, en Francia; hasta que un camión de carga convirtió los festejos en una tragedia que se cobró la vida de 84 personas, incluidos niños y turistas.

Ataques en Niza

Twitter

Foto:

Nadar el Shafei, el turista egipcio que vio a los ojos a Bouhlel
Testigo del atentado en Niza

“Al principio pensé, por la gente que había alrededor, que se trataba de un accidente, que había perdido el control del vehículo y que había atropellado a la gente por accidente. Entonces empecé a gritarle que parara, porque había gente debajo del camión. Pero él tenía la mirada perdida y se movía dentro del camión, nervioso, agresivo, como en busca del algo. Entonces agarró algo que parecía un celular. Así que pensé, otra vez, que estaba intentando llamar una ambulancia. Vi a la policía correr detrás de él. Pero el atacante sacó un arma y empezó a disparar por la ventana”

Según los recientes reportes del periódico británico Daily Mail, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un hombre de 31 años de edad, nacido en Túnez, fue el hombre que conducía el vehículo, el mismo que, según los testigos, pisaba el acelerador y zigzagueaba en el Paseo de los Ingleses de Niza para arrollar a las personas que se encontraba a su alrededor.

De acuerdo a las declaraciones de su primo, Bouhlel era padre de tres niños, llevaba dos años separado pues golpeaba a su esposa. No era religioso, nunca asistió a una mezquita, enfrentaba problemas económicos, comía cerdo, le gustaba visitar mujeres en clubes nocturnos, consumía drogas y en la noche del 14 de julio se encontraba en estado de ebriedad.

Sus vecinos lo describieron como un hombre “solitario” y “silencioso”. Mientras que la policía francesa no lo consideraba dentro del grupo de jóvenes musulmanes radicalizados que podrían estar en contacto con grupos yihadistas.

AFP

Foto:

“Alá es grande”, fueron las palabras que algunos testigos escucharon de su boca, lo que levantó sospechas de que se trataba de una misión suicida, aunque, las investigaciones aún no confirman que su plan fuera parte de un atentado terrorista.

Mohamed Lahouaiej Bouhlel perdió la vida tras ser abatido por agentes de la policía, quienes le dispararon hasta que lo vieron caer dentro del vehículo que había rentado para su mortal acto.

Tras los momentos de horror, la policía logró ingresar a la unidad móvil y encontró un arsenal de armas y granadas, aunque ninguno de los explosivos y los fusiles servían para provocar mayor daño. Solo la pistola que tenía consigo. En la unidad también había un teléfono celular.

AFP

Foto:

Loading...
Revisa el siguiente artículo