Sykes-Picot: el acuerdo que dio origen a todos los males de Oriente Medio

Sobre este arreglo se delimitaron las fronteras de El Líbano, Siria, Jordania, Iraq y Palestina. Esto terminó con el sueño de la “Gran Siria” y dio origen a los conflictos que se han sucedido en la región durante el último siglo

Por Felipe herrera a. @fherrera21
Sykes-Picot: el acuerdo que dio origen a todos los males de Oriente Medio

En 2014, el autodenominado Estado Islámico de Siria y el Levante (Isis) difundió un video llamado “El fin de Sykes-Picot”. De pie en la frontera entre Siria e Iraq, uno de sus terroristas pasaba el pie sobre una línea imaginaria en medio del desierto como tratando de borrarla. Del mismo desierto, una vez borrada esa línea, emergería la “Gran Siria” en forma de califato.

El nombre “Estado Islámico” es una reinterpretación del panarabismo: el panaislamismo. “Este acuerdo es un símbolo de la fragmentación impuesta a los musulmanes”, declaró el Isis a través de al-Naba, una de sus revistas digitales.

Hace 100 años, en medio de la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña ideó un plan para vencer al Imperio Otomano, alineado con la Triple Alianza (Alemania, Italia y el Imperio Austro-húngaro).

Aprovechó los conocimientos lingüísticos, culturales y geopolíticos del oficial Thomas Lawrence,conocido como Lawrence de Arabia, para convencer al emir hachemí de La Meca, Hussein, descendiente directo del profeta Mahoma, de aliarse con ellos contra los turcos; el emirato de La Meca formaba parte del Imperio Otomano.

En ese entonces, Hussein ya soñaba con la formación de un estado panarábico, del que fueran miembros todas las provincias árabes desde el Mediterráneo hasta Persia, que en ese momento eran otomanas. Lawrence, conocedor de estas ideas y de los conflictos entre árabes y turcos, prometió a Hussein que, en caso de que derrotaran a los otomanos, Gran Bretaña apoyaría la conformación de dicho estado panarábico, que sería dividido en cuatro regiones cuyos mandatos recaerían en sus cuatro hijos.

Al mismo tiempo, el ministro de Exteriores británico comunicó a la comunidad judía en Londres que el gobierno real tenía contemplado crear una patria nacional judía en los territorios de Palestina. Pero además, y en total secreto, los británicos acordaron con Francia y Rusia la división de toda la región en “zonas de control” y “zonas de influencia”, dejando a Palestina como territorio internacional.

El acuerdo fue firmado por el diputado conservador británico Mark Sykes y el excónsul francés en Beirut, Charles François Georges-Picot, y determinó los límites de influencia trazando una línea diagonal desde Acre hacia el noreste; el norte de esa línea sería francés, y el sur, británico. La Rusia zarista se quedaría con Estambul, el Bósforo y los Dardanelos, obteniendo el absoluto control del Mar Negro. La revolución bolchevique excluyó a los rusos del acuerdo, conocido como Sykes-Picot, el cual generó conflictos en la región que aún no se solucionan.

La responsabilidad de los nacionalismos seculares

“Sykes-Picot es el origen de todos los males, pero también la inestabilidad geopolítica de la región es responsabilidad de los propios países”, aclara Chahuán. Después de la Primavera Árabe de 2011 parecía que emergerían gobiernos que aportarían a la estabilidad de la región inspirados en la democracia y sus valores, pero el enquistamiento de la guerra civil en Siria ha complicado todo.

Y ni el conflicto árabe-israelí, ni las disputas internas entre suníes, chiítas y kurdos que ha sufrido Iraq, han sido solucionados.

Tampoco han podido consolidar un acuerdo político de paz por sus visiones fundamentalistas opuestas a los petroestados más poderosos de la región: el Reino de Arabia Saudí, suní, ni Irán, principal país chií.

“Esta fragmentación sirvió como base para el establecimiento de movimientos nacionalistas seculares que han intentado volver a dibujar el mapa, reuniendo a todas esas personas dispersas en varios países, según el acuerdo, con el fin de establecer una unión de estos estados”, dice el Isis.
Como dijera el ayatolá iraní Jomeini, “el Islam es política o no es nada”.

Fecha

1916 fue el año en el que Gran Bretaña, Francia y la Rusia zarista llegaron al acuerdo que dividiría entre ellos la región del Oriente Medio árabe. El 17 de mayo pasado se cumplió un siglo de lo pactado.

Cita

“Estos acuerdos son fundamentales porque servirán de base para los recortes territoriales posteriores”.
Florent Sardou. Analista internacional.

Cita

“Los criterios que llevaron a las potencias a hacer estas divisiones del Medio Oriente son principalmente dos: el interés por la conexión con ultramar y la definición geopolítica de la región” Eugenio Chahuán, Máster en Cultura y Civilización Árabe Islámica, profesor de la Universidad de Chile.

Loading...
Revisa el siguiente artículo