Científicos advierten graves riesgos del cambio climático

Expertos. Hablan sobre los científicos importantes que adelantan la amenaza climática

Científicos advierten graves riesgos del cambio climático

Un grupo de 375 de los mejores científicos del mundo, incluyendo 30 ganadores del Premio Nobel, ha publicado una carta abierta en la que reafirma sus advertencias sobre el cambio climático. Los miembros de La Academia Nacional de Ciencias han expresado que el cambio climático causado por el hombre es una realidad y critican la “posición tonta” de Donald Trump que desea “eliminar nuestros acuerdos ambientales”.

Chris Brierley, experto en el cambio climático de la University College de Londres, le da a Metro su visión sobre los problemas del cambio climático.

¿Cuáles son los efectos del cambio climático que estamos presenciando en todo el mundo?

El calentamiento gradual del planeta no está ayudando, pero es el aumento en los extremos lo que está causando los principales impactos hasta ahora. La actividad humana ha creado eventos a largo plazo, haciéndolos más probables, tales como la sequía que precedió a la guerra civil siria, además de sesgar las consecuencias del clima a corto plazo como el huracán Sandy.
 
¿Qué tan grave es la situación?

El cambio climático es peligroso, el acuerdo de París y sus precursores lo reconocen. Algunos cambios están sucediendo, pero podemos evitar las consecuencias más perjudiciales actuando con decisión ahora.
 
¿Es peligrosa la  ignorancia de los políticos en lo que se refiere al cambio climático?

Un retraso ahora nos compromete a nosotros y a nuestros hijos a vivir en un mundo en el que todos los gobiernos del mundo han acordado que es peligroso. Elegimos a los políticos para que tomen las decisiones difíciles en nombre nuestro. Los beneficios a corto plazo de unos pocos puntos adicionales del PIB podrían hacer que las personas se sientan más felices durante un par de años, pero exigirá un cambio económico y social aún más drástico posteriormente. Nuestros líderes tienen que mostrar liderazgo y comprender sus responsabilidades para empujar mediante acciones a pesar de cualquier reticencia actual.
 
Los seres humanos son el factor principal del cambio climático, como se indica en la carta abierta. ¿Cómo podemos abordar el problema?

Por un lado, la respuesta es muy simple: dejar de emitir gases de efecto invernadero. Por otro, es increíblemente complejo y difícil ya que nuestra economía se basa cada vez más en el consumo de bienes y combustibles fósiles.
 
Agosto fue el mes más caluroso jamás registrado. ¿Vamos a ver más “rompedores de récord” en el futuro?

Por supuesto. Ya sea que se produzcan el mes próximo, el próximo año o en los próximos 10 años, es difícil de decir. Pero la marcha ascendente de temperaturas continuará hasta que el nivel de gases de efecto invernadero en la atmósfera comience a bajar. Y eso ni siquiera comenzará a suceder hasta que dejemos de poner más cosas allí.
 

¿Qué viene ahora?

En algún momento los bolsillos del lobby de los combustibles fósiles no serán suficientemente profundos como para convencer a los políticos para que contengan la ola de apoyo popular a las acciones para frenar las emisiones. O el lobby se dará cuenta de que tiene que ser parte de la solución, no del problema. Es de esperar que ese momento llegue pronto.

“Necesitamos un círculo virtuoso entre el liderazgo político y el sector privado”

Andrew Deutz. Director de relaciones gubernamentales internacionales en The Nature Conservancy

Andrew Deutz. Director de relaciones gubernamentales internacionales en The Nature Conservancy

“En los últimos dos años, hemos visto récords extremos en los fenómenos meteorológicos, en el Pacífico occidental y oriental. Hemos visto una sequía récord, olas de calor y el derretimiento del Ártico.

Inundaciones que solían ser eventos de una vez en un siglo ahora son en cada década.

La mayor parte del mundo todavía es capaz de hacer frente a los impactos del cambio climático, si tenemos sistemas resistentes funcionando. Pero el reto es triple –los lugares más pobres del mundo no tienen la capacidad de tratar con el nivel actual de impactos extremos, así que necesitamos poder ayudar a aquellas comunidades y países volverse más resistentes ahora.

En segundo lugar, incluso los lugares que pueden hacer frente a los impactos de hoy en día no están preparados para los retos del futuro por lo que todo el mundo necesita volverse mucho más inteligente sobre la planificación para el cambio climático.

El mundo está a punto de duplicar la cantidad de infraestructura construida a nivel mundial en los próximos siglos, por lo que necesitamos construir eso correctamente, lo que significa hacerlo de forma inteligente y resistente.

En tercer lugar, tenemos que reducir masivamente las emisiones de carbono. Eso significa generar electricidad libre de carbono para el año 2050 y aprovechar al máximo la capacidad de los bosques y granjas de absorber carbono. La buena noticia es que tenemos las tecnologías hoy en día.

Lo más importante a tener en cuenta es que la reconstrucción de nuestro sistema energético global y la construcción de una infraestructura resistente en todo el mundo es una gran oportunidad de inversión en un momento en que el capital financiero está disponible y los tipos de interés son bajos. Invertir en una economía resistente, de bajo carbono, es a la vez bueno para el planeta y bueno para las ganancias.

Lo que necesitamos es un círculo virtuoso entre el liderazgo político y el sector privado para construir la confianza para resolver este problema. El mundo está a punto de ratificar plenamente el Acuerdo de París y ver que entre en vigor. Eso va a enviar una señal potente a los negocios que los líderes políticos tienen la voluntad de hacer frente al cambio climático.

Las empresas tienen que reconocer que se enfrentan a riesgos reales de cambio climático: riesgos físicos para sus instalaciones y las cadenas de suministro, el riesgo de inversión porque sus accionistas exigen una mayor divulgación de esos riesgos, y riesgo para los consumidores en la medida en que las personas exigen que las empresas sean agentes responsables del cambio y sean parte de la solución climática.

Y en la medida en que las empresas se vuelvan más cómodas respondiendo al cambio climático, los líderes políticos pueden ser más agresivos para poner en marcha las políticas necesarias para incentivar la innovación, principalmente, un precio al carbono. Con una señal de precios clara y fuerte sobre el carbono, las empresas pueden hacer las innovaciones y los cambios necesarios en sus modelos de negocio y estrategias de inversión para impulsar una economía resistente, baja en emisiones de carbono para el futuro”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo