El conflicto sirio no va a encontrar una solución fácil

Guerra civil. Metro investiga cuándo terminará el conflicto en Siria y lo que debe hacerse para alcanzar la paz en la región

El conflicto sirio no va a encontrar una solución fácil

Naciones Unidas ha anunciado recientemente que Alepo, Siria, se enfrenta a la peor catástrofe humanitaria que el país haya visto durante los cinco años de guerra.

La escalada del conflicto en la ciudad, dividida entre sus barrios del oeste ocupados por el poder del gobierno y los barrios del oriente controlados por los rebeldes, ya fue llamado como algo que “destroza el alma”, con estadísticas que muestran que al menos un millar de personas murieron por 1,700 ataques aéreos justo en el este de Alepo durante un plazo de ocho días.

La tregua que se aplicó después de las negociaciones entre EE.UU., que apoya la alianza de la oposición principal de Siria, y Rusia, que apoya al presidente Bachar El Asad, no ha servido de mucho. Según se informa, ha sido violada por ambas partes y no pudo durar más de una semana.

“La situación es la peor hasta ahora, debido a los ataques aéreos sirios y rusos en Alepo. La situación humanitaria es muy grave”, dijo a Metro Iván Eland, director del Centro Para la Paz y la Libertad en The Independent Institute, EE.UU. “Con el colapso del intento de cese al fuego, mucha esperanza se ha perdido. Nadie parece tener un incentivo suficiente para resolver en vez de luchar. Por lo tanto, la lucha continuará e incluso podrá intensificarse. Y partes externas siguen avivándola con su participación”.

Podríamos estar incluso más lejos de la solución ahora que hace varios meses atrás, según los expertos. Y el peligro principal es que naciones de la región y las grandes potencias entrarán más en el fango. Será aún más difícil conseguir que varios grupos logren la paz a menos que se agoten –que es poco probable con el apoyo exterior– o si se les da la autodeterminación en forma de partición.

“La guerra terminará sólo a través de una solución pacífica o una victoria militar de una de las partes en conflicto o de su coalición,” explicó Iván Katchanovski, profesor de la escuela de estudios políticos de Canadá con sede en la Universidad de Ottawa.

“Las negociaciones relativas a una solución pacífica del conflicto tendrían que incluir un acuerdo sobre una nueva tregua, disposiciones de autonomía local, el futuro de Bachar El Asad, elecciones bajo supervisión internacional, el despliegue de fuerzas de paz internacionales, y la lucha conjunta contra ISIS y otros grupos rebeldes yihadistas, como el ex al Nusra, una filial de al Qaeda”.

Y agregó: “Sin embargo, tal solución pacífica es poco probable debido a las posiciones incompatibles de varias partes del conflicto. La victoria militar por parte del gobierno sirio, milicias kurdas, rebeldes, o ISIS parece poco probable en un futuro próximo a menos que un equilibrio de fuerzas o la situación política en este país o en el mundo cambie radicalmente”.

Las consecuencias de continuar una guerra van a ser catastróficas. El número de víctimas aumentará aún más y la tragedia humanitaria que afecta a millones de personas, que están tratando de huir a los países de acogida cada vez más inhóspitos continuará con una nueva fuerza.

“Las próximas elecciones en Europa, especialmente en Alemania y Francia, pueden muy bien ver un endurecimiento de solución contra la ayuda humanitaria y el reasentamiento de las personas que son legítimos refugiados en desesperada necesidad de reconstruir sus vidas”, concluyó Robert F. Barsky, profesor en la Facultad de Derecho de Vanderbilt, Estados Unidos. “Si no se hace nada por ellos, y si se cierran las fronteras, por lo que muchas partes de Europa están abogando, y si EE.UU. no toma el relevo, junto con otros países,  los resultados serán desastrosos, en  todo el mundo”.

“La partición, si se hace bien, podría aumentar la estabilidad en toda la región. Al permitir facciones etno-sectarias, la libre determinación eliminaría el temor de ser gobernados brutalmente por otros grupos. Pero los nuevos límites deben ser cuidadosamente elaborados “. Ivan Eland, director del Centro Para la Paz y la Libertad en The Independent Institute, EEUU.

En números

+400 mil personas han muerto a lo largo de los últimos cinco años de guerra civil en el país, de acuerdo con el enviado especial de la ONU a Siria.

Actores
Dónde se encuentran los países clave en la crisis de Siria:

•    EEUU:

• Acusa a Asad de atrocidades generalizadas;

• Dice que tiene que ser sacado de su puesto;

• Apoya a la Coalición Nacional (alianza de la oposición);

• Ha estado realizando ataques aéreos contra el llamado Estado Islámico desde 2014

•    Rusia:

• Apoya al régimen de Asad

• Bloqueó críticas a resoluciones del presidente Asad en el Consejo de Seguridad de la ONU

• Envía armas a los militares sirios a pesar de las críticas internacionales.

• Está llevando a cabo ataques aéreos contra los rebeldes e ISIS desde 2015

•    Arabia Saudita

• Dice que el presidente Asad deberá entregar el poder o ser retirado por la fuerza

• Proporciona ayuda militar y financiera a los grupos rebeldes

• Se enojó con la decisión de no intervenir militarmente por parte de los EE.UU. después de los ataques químicos, en 2013, atribuidos a las fuerzas del gobierno de Siria

• Participa en la campaña aérea de la coalición liderada por Estados Unidos en contra de ISIS

•    Turquía:

• Mantiene su posición en contra del régimen de Asad

• Partidario clave de la oposición siria

• Acoge a más de 2 millones de refugiados del país

• Ha dejado que EE.UU. utilice sus bases aéreas para llevar a cabo ataques aéreos desde 2015

•    Irán:

• Apoya a Asad con dinero, asesores militares, armas, transferencias de petróleo y líneas de crédito

 

“La paz en Siria podría ayudar a resolver muchos problemas”

Ivan Katchanovski, Profesor con sede en Canadá en la escuela de estudios políticos de la Universidad de Ottawa

Ivan Katchanovski, Profesor con sede en Canadá en la escuela de estudios políticos de la Universidad de Ottawa

¿Está la situación en Siria moviéndose hacia la paz?

La situación actualmente se está moviendo en la dirección opuesta. Un acuerdo de tregua negociado por  EE.UU. y Rusia se derrumbó incluso antes de que se pusiera en práctica. EE.UU. suspendió las conversaciones con Rusia en relación con Siria el 3 de octubre.

Ambos países se culparon por los ataques aéreos entre sí, y hubo fracasos de parte del gobierno sirio y varias fuerzas rebeldes para cumplir con este acuerdo por el colapso del acuerdo de tregua. Pero el problema reside en las diferencias fundamentales entre las diversas partes de este conflicto.

¿Qué tan importante es  alcanzar la paz en Siria?

Podría ayudar a derrotar a ISIS, reducir las tensiones mundiales y afectar a los conflictos armados en otros países, como Irak y Ucrania. ISIS es poco probable que sea una parte de un acuerdo de paz en Siria. Dicho acuerdo de paz puede facilitar varias ofensivas contra ISIS en Siria y el vecino Irak. Pero esa paz es poco probable que sea permanente. Podría tomar fuerza básicamente sólo en la forma de otro acuerdo de tregua, que actualmente también parece ser difícil de alcanzar y poner en práctica.
 
Si la guerra continúa, ¿cuáles serían las posibles consecuencias?

La guerra podría aumentar las bajas civiles en Siria. Continuar con la guerra también podría aumentar el número de refugiados sirios en los países vecinos y los países de la UE. ISIS y los seguidores de ISIS son propensos a realizar nuevos ataques terroristas en Europa Occidental. La guerra podría aumentar aún más el conflicto entre EE.UU. y Rusia.

¿Qué se puede esperar?

La guerra civil en Siria es probable que continúe en un futuro próximo. El conflicto armado podría durar mucho tiempo, como fue el caso de Colombia y algunos otros países de América Latina, Medio Oriente, África, y países asiáticos.

¿Qué pasará con las intervenciones militares extranjeras en el futuro?

Eso es más difícil de predecir. El resultado de las reñidas elecciones presidenciales de Estados Unidos que se celebrarán a principios de noviembre podría tener un impacto significativo en este caso. Hillary Clinton promete una escalada en la intervención militar de Estados Unidos en Siria y una postura más dura hacia Rusia.

¿Y si Trump se convierte en presidente?

Donald Trump aboga por un cambio hacia una política exterior mucho más aislacionista y errática y acomodarse de cierta forma a Rusia, pero no hay ninguna garantía de que esto se convertiría en la política real del nuevo presidente de EE.UU.

Loading...
Revisa el siguiente artículo