Así lucen las fronteras más pacíficas de Europa

Así lucen las fronteras más pacíficas de Europa

Fronteras sin vallas

Justo en este momento en que hay tanta especulación en torno a la construcción de muros para separar los países, el fotógrafo italiano Valerio Vincenzo ha publicado un libro llamado ‘Borderline, fronteras de la paz’, en el que muestra las fronteras más pacíficas de Europa, donde no existen las barreras físicas y donde la gente puede moverse libremente de un país a otro sin ningún problema. El libro se basa en un trabajo de 10 años: El fotógrafo con sede en Francia tuvo que cruzar docenas de fronteras en la región.

Entrevista a Valerio Vincenzo, fotógrafo italiano con sede en Francia

¿Qué te inspiró a crear el proyecto “Borderline, Fronteras de Paz”?
Quería rendir homenaje a un logro fundamental en la construcción de Europa: la libertad de movimiento.

¿Cómo lo hiciste?
He estado trabajando en este proyecto durante diez años. Viajé por toda Europa, de Portugal a Bulgaria, de Finlandia a Grecia, zigzagueando a lo largo de casi 20k kilómetros de fronteras entre los países que forman parte de la Unión Europea o el Espacio Schengen. Tomé fotos en primavera y verano, y en otoño e invierno recaudé fondos para los próximos viajes y organizé las exposiciones del proyecto. El pasado invierno, junto con Rob van Hoesel, diseñador gráfico holandés talentoso, creamos el libro ‘Borderline, Fronteras de Paz’ que cataloga las imágenes tomadas desde 2007.

¿Por qué crees que son tan pacíficas las fronteras de Europa?
Porque han estado en el corazón de la guerra más mortífera de la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial. El choque después de la guerra fue enorme, la prioridad fue evitar conflictos.

¿Qué opinas de los países que construyen muros o cercas en sus fronteras?
Estoy profundamente entristecido. He visto demasiados restos de todo tipo de barreras para no estar indignado por las nuevas murallas y alambradas de nuestra época. ¿Estas nuevas instalaciones no contradicen lo que la historia nos ha enseñado? Y, en Europa, tenemos mucha historia de la que podemos aprender.

¿Qué mensaje quiere que la gente perciba con su proyecto?
Vivimos en un mundo donde los seres humanos tienen menos libertad de movimiento que los bienes o capital. Con este proyecto entendí que la libertad de circulación debe considerarse un derecho humano básico. Soy consciente de que hoy esto es utópico, pero no olvidemos que hace apenas sesenta años, el espacio Schengen no era más que una noción utópica. Esta obra fotográfica muestra una utopía que se ha convertido en realidad. Y se ve bien. Interview BY daniel casillas, MWN

Loading...
Revisa el siguiente artículo