Dominicana en Chile: “No me ha pasado por la cabeza quedarme"

Familia dividida. El sueño de muchas personas, de viajar y quedarse a residir en otros países, puede convertirse en la pesadilla de los familiares que se quedan “solos”

Dominicana en Chile: “No me ha pasado por la cabeza quedarme"

Rodeada de costumbres distintas, personas de diversas nacionalidades y el recuerdo que, sin pedir permiso, penetra a su memoria, Albania de los Santos, una dominicana de 40 años que se fue a Chile en busca de un sueño, cuenta a Metro la experiencia de vivir en un país diferente al que la vio nacer.

“Cuando llegué a Chile me sentí muy triste. Yo arrivé en diciembre que en mi país es una época de alegría y celebración, extrañaba mucho a mi familia y echaba de menos los momentos que solíamos compartir juntos”.

Ese es el recuerdo que le queda de su llegada, el cual narra con lágrimas en los ojos y voz entrecortada.

Con la mirada perdida, como si pensara todo lo que dejó atrás, explica que decidió alzar vuelo para buscar mejores condiciones de vida. No obstante, acostumbrarse le ha costado tiempo.

Albania resalta que no es fácil estar lejos de la familia y que incluso ha llorado pero que nunca le ha pasado por la cabeza devolverse a su tierra natal.

“Me mantiene de pie pensar en mis hijos y en mi familia. El motivo más grande que tengo son mis hijos y cumplir mi sueño de tener un gran salón de belleza en mi país y así poder recuperar a todas mis clientas que dejé y que desde siempre me ayudaron, ese es mi gran sueño”, explica.

Hasta el último día que residió en República Dominicana, Albania trabajaba en un salón de belleza de su propiedad. Hoy día, la oriunda de San Cristóbal reside en la comunidad Estación Central en Santiago de Chile y trabaja como camarera en un hotel.

Indica que la mayoría de las muejeres dominicanas se dedican al trabajo doméstico, otras trabajan en salones de belleza, en tiendas de ropa, en hoteles o ciudadano personas mayores, la mayor parte de los hombres, en cambio, se dedica a la peluquería.

Alejada de la tierra en la que vivió a lo largo de su vida, así como de sus familiares y amigos, esta migrante relata que sus inicios no han sido muy fáciles pero que sigue adelante a pesar de las circunstancias vividas.

“Cuando me subí al avión estaba un poco nerviosa, pensaba mucho en mi familia pero sabía que no podía detenerme, siempre fue una de mis metas salir de República Dominicana, hace mucho tiempo estaba preparando este viaje”, recuerda.

“La verdad es que Chile me ha gustado, la comida es barata. Me quedaría, pero no lo voy a hacer porque por encima de todas las cosas, mi país, República Dominicana, es el mejor país del mundo”, asegura.

“Además tengo toda mi familia allá. Es verdad que vine por una mejor vida pero todavía por mi cabeza no ha pasado quedarme”, agrega.

“De noche espero que llegue del trabajo, pero mami nunca llega”

Desde este lado del continente, sus hijos, Brayan Onasis de 23 años y Edison Andrés de 19, cuentan que cuando llegó el día del viaje no podían creer que su madre se iría del país.

El mayor de los dos relata que el día que Albania le dijo que se iba a vivir a Chile él no se opuso pero que tampoco estaba muy de acuerdo, sin embargo tenía que apoyarla. “Ella siempre tuvo esa ilusión de viajar y trabajar en otro país”.

“Yo la apoyo en la decisión que ella tome, si se quiere quedar allá me parece bien o si se quiere regresar aquí también”, indica.

“No pude ir al aeropuerto porque estaba trabajando y eso me puso un poco triste pues no me pude despedir de ella”, explica.

En consonancia con su hermano, Edison Andrés explica que lo más difícil de asimilar sobre la partida de su madre es llegar a casa y no encontrarla, despertarse y no verla.

“El día que fuimos a llevarla al aeropuerto yo no lo creía y solo pensaba, ‘mami se va, qué yo voy a hacer’”, narra.

Dice que le pasó por la cabeza que la desición de su madre de irse para Chile era una señal de que se iba a quedar solo.

“Me sentí mal cuando vi que ella cruzó la puerta de migración en el aeropuerto, pero no lloré ni me puse mal, para que ella no viera que yo estaba triste, yo tenía que mostrarme fuerte y apoyarla en esto”, agrega. Destaca que de su madre él extraña todo, los consejos, su comida, las bromas e incluso las peleas.

“Lo más difícil ha sido llegar a la casa y no encotrontrarla, levantarme y no verla, es doloroso, yo me acostumbré a vivir con mami. De noche la espero a que llegue del trabajo, pero mami nunca llega, mami se fue”, explica Edison Zoquier, con voz titubeante y sonrisa quejumbrada.

Entrevista al embajador dominicano en Chile, Pablo Maríñez.

 ¿Cuántos dominicanos hay actualmente residiendo en Chile?

Hace unos cinco o seis años en Chile habían registrados unos mil dominicanos, Pero hoy día hay más de 15 mil dominicanos.

¿Cuántos ya han legalizado su estatus y cuantos residen de forma“ilegal”?

Tenemos alrededor de ocho mil debidamente registrados y estimamos que debe haber la misma cantidad que aún no se ha acercado a la embajada, y por tanto no aparece en nuestros registros y no tenemos forma de contabilizarlos con exactitud, muchas veces porque entran a territorio chileno por lugares no habilitado para ello.

¿Principales problemas a los que se enfrentan al llegar a este país suramericano?

Para el dominicano, como el inmigrante de cualquier país, se hace la diferencia de si entra legalmente, que es como debe de entrar, y tiene trabajo y su visa o residencia sujeta a contrato o si tiene residencia permanete y va a renovar, el que viene y está en esas condiciones, obviamente el proceso se le hace más fácil. Además hay que establecer la diferencia entre los que son profesionales y los que no lo son.
Los que están indocumentados sí pueden tener muchos problemas.

¿Cuáles son las principales fuentes de empleos?

Tanto las dominicanas como los dominicanos al llegar a Chile se dedican a los trabajos de servicio, en su sentido amplio, lo que incluye los trabajos domésticos, construcción, pero además se dedican muy especialmente a las peluquerías o salones de belleza.

Hay otro grupo, aunque es más reducido, que trabajan en los casinos, hoteles y restaurantes.

¿Qué productos importa Chile desde República Dominicana y cuáles importa Dominicana desde Chile?

Desde aquí (Chile) hacia República Dominicana se exporta el vino, el cual se ha posicionado muy bien; pero no solamente el vino, también la madera.

Desde República Dominicana hacia Chile está el ron, la cerveza, además de productos farmacéuticos, de aquí para allá y viceversa.

También se está viendo la posibilidad de incrementar más el flujo comercial entre ambos países, buscando los sectores que puedan ser más atractivos, y donde tenemos más competencia, y donde cada país tiene más competencia.

Hasta ahora lo que sí nos ayuda mucho y que ha habido un incremento considerable en los últimos años del turismo hacia República Dominicana.

Nuestro país está muy bien visto aquí en muchos aspectos, en muchas dimensiones, porque Juan Luis Guerra y la bachata están muy bien posicionados, igual Romeo Santos. Esa es la imagen país. Eso es lo que exporta el dominicano. Además el turista chileno cuando va a Dominicana se lleva una impresión por el buen trato y la alegría que transmite; ese es nuestro mayor capital y nos potencializa en el ámbito del turismo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo