Fanny Santana: “ Quiero ver un país libre a través de la educación”

Fanny es una de esas mujeres que no espera, que persigue con esmero sus metas y que ha entregado su vida a la labor de comunicar. Es un ser humano sensible e intenso que cree en la patria, en su patria, en la juventud que emana con nuevos conocimientos, criterios, y que por sobre todo busca el bienestar común. Aspira a crear un “antes y después” en los responsables del quehacer político, y quiere de sobremanera ver una República Dominicana con oportunidades igualitarias, libre y solidaria, donde el pensamiento crítico sea el común denominador de cada ciudadano. Actualmente lidera el Movimiento Conexión con Danilo y se dedica a la interesante rama del “coaching político”

Fanny Santana: “ Quiero ver un país libre a través de la educación”

Te has destacado en  los medios de arte. ¿Cómo llegas a involucrarte con el “coaching político”?

La vida del ser humano es como un tren y en cada parada (bajes o subas)  tienes lecciones. Comencé mi carrera en radio y televisión y luego de la universidad pasé a la prensa. Soy un ser muy inquieto que no se queda paralizada esperando a que pasen las cosas.

Cuando comienzas a crecer como ser humano, comienzas a ver tus fallos.  Y eso me llevó a hacer la certificación de coaching. La primera etapa la basé en mí y en mi autodescubrimiento; luego pensé en cuál era la forma de envolver y ayudar a cientos de jóvenes que quieren incursionar en una ciencia tan hermosa, pero tan desacreditada como la política. Porque es indudable que una de las formas de contribuir a la patria y al bienestar común es a través de la política. Me he envuelto en esa plataforma y gracias a Dios tengo muchos clientes que viven esa vida política. No voy a cambiar a nadie, pero a través de ese acompañamiento les hago autoanalizarse y ver el camino que recorren.
 
Imposible no preguntar. ¿Qué tiene que tener un “coaching político”?

Un coach que tenga clientes que se relacionen con la política debe conocer su historia, y basado en ello, armar un engranaje para que se den cuenta de sus errores y las mejoras que pueden hacerse. El coaching no aconseja, maneja herramientas para ponerlas a favor de los demás. Y que puedan potencializar sus dones y ver  qué tienen que mejorar como ser humano.

En ninguna parte del mundo se ha desarrollado una estructura que tenga que ver con la política; yo, como una mujer atrevida y como política que soy, estoy tratando de hacer esa plataforma y espero me lleve a buenísimos resultados.

Quiero apoyar, y desarrollar a la vez la teoría de que se hace política por vocación, por un interés marcado en el desarrollo y bienestar de su país; porque se quiere participar de las cosas buenas para engrandecer a la política.

Confiesa: ¿es difícil manejar a un político?

Sí, porque son personas estructuradas que piensan, en su mayoría, que ya lo han aprendido todo, que lo han logrado todo, que son especialistas, que no tienen que mirar para muchos lados porque han tenido puestos importantes, tienen seguidores. Ese es el error de los políticos, porque todo el mundo tiene que estar actualizándose y mantener los pies de plomo en la tierra. Deben humanizar más sus criterios y saber qué es lo que la sociedad necesita. Ir a la par en conducta y mensaje.

En el caso específico del político dominicano, ¿se deja llevar?

Hay muchos que tienen una dualidad; pese a que creen que lo tienen todo, reconocen algunas debilidades. Les digo mucho a los jóvenes que con propuestas es que se llega a la base de sus partidos y del pueblo dominicano. No con el clientelismo. La República Dominicana necesita movimiento, tiene que venir nueva gente con pensamientos frescos, así como lo hizo Duarte, y creo que eso va a pasar. Después del 16 de mayo va a haber un cambio.
 
Como joven, cuando ves los planes de gobierno del candidato X o Y, a veces te desilusionas porque perteneces a una generación más crítica. ¿Crees que los jóvenes pueden mantener la esperanza en esos candidatos presidenciales y congresuales para este próximo 15 de mayo?

Te voy a hablar universalmente. Los jóvenes son los que hacen los cambios de cualquier sociedad y R.D. va a tener sus cambios a través de jóvenes como tú: periodistas, escritores, ingenieros, etc. A ustedes les corresponde hacer esos cambios. Salimos de una sociedad trujillista y quedan muchas huellas de ese clientelismo y callar que nos enseñaron. Los jóvenes deben borrar esas huellas y dar el cambio de imagen que el pueblo reclama. Tengo fe en los jóvenes y son quienes van a revolucionar nuestra sociedad.

Hay una tendencia de ver a los periodistas apoyando a políticos locales ¿Qué crees está pasando?

Cada ser humano tiene derecho a hacer política, lo que pasa es que en los políticos y comunicadores se percibe más. En mi caso, sigo desde el 2000 a Danilo Medina; lo hago a sabiendas de lo que es su proyecto. Pero a mí no me han puesto una cadena, ni me han silenciado en el momento que digo a través de mi columna con lo que no estoy de acuerdo.

Tengo que reconocer que los últimos años ha habido una avalancha de ver a los comunicadores recurrir a la política, y eso me hace pensar que deben haber periodistas que no tengan que ver “ni con eso, ni con aquello”. Pero en este tiempo, nadie está exento de una parcela política. El comunicador puede tener sus preferencias, pero siempre marcando sus líneas, reseñando las cosas buenas, pero también las no tan buenas.

¿Qué trascendencia ha tenido esto en el plano económico?

(Risas). A mí no me consta que los periodistas que tengan ciertas preferencias lo vean como un hecho que procura  metálico. Siempre parto  de que lo hacen porque están identificados con una corriente y prefiero verlo así.

¿En algún momento pensaste que identificarte con un candidato tendría efectos negativos como comunicadora?

Este es un país donde todos se conocen y creo en la diversidad con respeto. Le doy gracias a Dios porque nadie me ha cuestionado, porque lo he hecho con criterios firmes. No soy ministra de nada, y sigo viviendo en el mismo lugar. Apoyo al presidente Danilo Medina y entré a hacerlo por el sector externo. Pertenezco al movimiento Conexión, donde están Wanda Sánchez, Nova Ramírez, Yenny Polanco Lovera, Carmen Luz Beato y otros tantos. Lo hicimos porque creímos en un pensamiento y porque era el más cercano a como concebimos una sociedad. Especialmente, en la parte de la educación; por eso nos enamoramos de él y lo apoyamos para verlo materializado.

¿Hasta qué punto estas involucrada en la campaña política?

Cuando formamos Conexión con Danilo, empezaron a llegar muchos interesados y sin darnos cuenta nos volvimos un grupo fuerte. El sector externo que apoya a Danilo está formado por 578 movimientos y de esos eligieron los 100 de mayor desempeño y Conexión está. Ya debes imaginarte el trabajo arduo, pero todo es para contribuir a que el país siga por el camino del bienestar.

Como ciudadana y comunicadora, ¿qué quieres para R.D?

Libertad económica. Que los niveles sociales no restrinjan. Creo en el trabajo porque me enseñaron a pescar, no a darme al pescado. Quiero que a través de políticas públicas se haga una sociedad igualitaria, a una mejor educación, salud… No que le den, sino que cada uno gane por su trabajo y capacidad. Quiero un país autosuficiente, floreciente y feliz. Que todos “seamos”. No quiero una sociedad tan dividida: unos mucho y otros poco.

¿Y esto lo ves materializado con Danilo Medina?

Sí. Creo que sí cuando lo miro a los ojos. En ellos veo un hombre sincero, comprometido, que no puede echar por la borda lo conseguido. Me dijo un día: “Quiero que cuando baje las escalinatas del palacio nacional, cualquier dominicano que esté pasando me diga: ‘gracias Danilo’”. Con esas palabras quiero quedarme, que sepa que tiene un compromiso con el país.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo