Brazalete electrónico: Apuesta de RD para la seguridad ciudadana

El dispositivo ayuda a reducir los costos de apresamiento

Brazalete electrónico: Apuesta de RD para la seguridad ciudadana

A  finales del mes pasado la Procuraduría General de la República se puso a la par con otros países del mundo, con la implementación del brazalete electrónico como medida de coerción o para quienes son beneficiados con el arresto domiciliario.

El primero en utilizar esta herramienta tecnológica es el abogado Renzo Hilario, tras ser acusado de falsificar una orden de libertad para Nelson Cabral, implicado en el fraude bancario.

La medida se utiliza en personas cuya “libertad” no ofrezca peligro para la sociedad, y de ponerse en marcha en este tipo de casos, podría contribuir a reducir el hacinamiento en las cárceles dominicanas.

Así lo indica el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH ), Manuel María Mercedes, quien entiende que “es una disposición que hay que apoyar, ya que contribuirá al descongestionamiento de las cárceles del país, por lo menos por los casos de menor gravedad”.

Mercedes explicó a Metro que es una medida que ha dado buenos resultados en otros países y que seguramente aquí surtirá los mismos efectos. “Después de más de 10 años de su aprobación, no se había implementado por falta de voluntad política, ahora parece que por fin se logró”, destaca el presidente de la CNDH.

De acuerdo con Ariel González, director ejecutivo de la empresa Gestión Informática (dedicada a la fabricación y monitoreo de brazaletes electrónicos), esta pulsera o reloj no solo se utiliza para personas con prisión domiciliaria, sino que también puede colocársele a personas con orden de alejamiento, e incluso para fines  no judiciales, ya que  puede ser usado en familiares que padezcan de Alzheimer, o hasta para monitorear vehículos de determinada empresa.

Control oficial desde el centro de monitoreo

González detalló que el brazalete es una especie de reloj o teléfono inteligente, que se coloca en la muñeca o en los tobillos de la persona beneficiada con prisión domiciliaria, y no se puede quitar. “Se puede mojar, se puede caer, se puede romper, además se le descarga la batería y hay que cargarla como si fuera un celular”.

El experto agrega que el dispositivo se programa en la oficina y se le entrega a la persona que lo va a utilizar. Indica que los fiscales son las personas encargadas por el Ministerio Público para la colocación y el traslado del preso hacia su domicilio, y que una vez en la casa al imputado se le dibuja un mapa donde se le marca la zona en la cual se puede desenvolver.

“Este reloj envía información al centro de mando cada minuto después de ser configurado. Tiene su propia batería, la cual debe ser cargada por el imputado; si no lo hace, el grillete le envía una alerta al centro de mando y de inmediato el centro de monitoreo llama y le pide al imputado que cargue el grillete, porque si no se verán en la obligación de ir a buscarlo, y entonces, ahí podría perder el beneficio de la prisión domiciliaria”, puntualiza González.

“Garantiza los derechos humanos”

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, entiende que esta medida no viola los derechos de las personas, sino que, por el contrario, los favorece, ya que garantiza a muchas personas el disfrute de su propia libertad.

La utilización del brazalete en personas privadas de libertad “conlleva un porcentaje muy bajo, ínfimo, de vulnerabilidad, porque pudiera ser desactivado; sin embargo, en líneas generales es auspiciable su plena implementación”, sostiene.

Según el especialista tecnológico Ariel González, el brazalete tiene un costo de 15 dólares por día, el equivalente a 20 mil 614.5 pesos al mes, que deben ser pagados por el imputado.
La procuraduría apuesta por esta medida que ha sido aplicada con éxito en varios países de América y

Europa y que contribuye al descongestionamiento de las cárceles, además de que significa un ahorro para la nación, puesto que quien es condenado a prisión domiciliaria debe pagar los gastos de su propio sustento.

Aquí surge un potencial inconveniente, debido a que  el hecho de que los propios condenados tengan que pagar el brazalete podría limitar su uso a casos de determinada clase social.

“Los brazaletes son la mejor técnica para disminuir los feminicidios”, director ejecutivo de Gestión Informática.

¿Qué son los brazaletes electrónicos?
Son una especie de reloj que se puede colocar en la muñeca o en los tobillos, básicamente por seguridad. Se puede utilizar en personas que son beneficiadas con prisión domiciliaria, para quienes tienen orden de alejamiento, e incluso de manera personal para proteger familiares que sufren Alzheimer.

¿Cómo funcionan?
El brazalete tiene dentro un dispositivo como si fuera un teléfono celular; es un aparato que trabaja con un chip, tiene su batería propia y necesita servicio de datos. Es como un celular Smartphone, la comunicación se efectúa vía Internet entre el brazalete y el sistema de mando o sistema de monitoreo, el cual detecta si la persona que está en observación se ha salido del parámetro establecido, y envía una señal de alerta.

¿Qué alcance tiene el dispositivo, se puede monitorear a larga distancia?

El centro de control puede estar en cualquier sitio porque el monitoreo se hace por Internet.

¿Se necesita un “router” para el Internet o el brazalete por sí solo tiene su servidor?
No se necesita “router”; con el brazalete es suficiente. El brazalete es como un celular, es como una computadora, donde puedes ver cualquier aplicación y acceder a Internet.

¿Qué pasa con el tema del clima? ¿Si está lloviendo mucho se le puede ir la señal?

Definitivamente sí, inclusive si hay una avería en la telefónica también el dispositivo puede presentar problemas.

¿Habría alguna forma en el sistema de control para prevenir que esa persona se fugue si hay alguna avería en el dispositivo? 
No, no hay forma, ahí habría que enviar algunos policías a la casa.

¿Qué costo tiene ese brazalete y quién lo paga?
De acuerdo con mis conocimientos, la Procuraduría estableció unos US$15 diarios, los cuales deben ser pagados por el imputado.

¿Con cuántas personas habría que contar para monitorizar a un imputado?   
Hoy en día, con la magia de la tecnología, solo se necesita una persona y otro de “back up” por si uno no está disponible. Es una herramienta fácil de monitorear; el mismo sistema da un grito de alerta cuando la persona se sale del cuadrante o circunferencia que se le ha establecido, por lo cual no se necesita alguien mirando directamente durante todo el día.

¿Quién es el encargado de monitorear a quienes usen el brazalete, la empresa proveedora o depende del Ministerio Público?
La norma establece que la compañía proveedora es la encargada totalmente del funcionamiento y monitoreo, aunque la Procuraduría supervisa y puede tener acceso a la pantalla de monitoreo cuando quiera.

¿Qué tan seguro es este mecanismo?
Es totalmente seguro. Eso debió estar aquí hace más de 20 años, como en la mayoría de los países que tienen sentido común.
 

Donde realmente se debió comenzar a utilizar es en el tema de órdenes de alejamiento, ponerle uno al hombre y otro a la mujer; si se hubiese hecho así, estoy seguro de que se habrían salvado al menos 300 vidas. Los brazaletes son la mejor técnica para disminuir los feminicidios.

Países donde se utiliza

  • México
  • Panamá
  • Chile
  • Argentina
  • Estados Unidos
  • España
  • Brasil
  • Colombia
  • El Salvador

Celebridades que lo han llevado
•    Lindsay Lohan:
En mayo de 2011 Lindsay Lohan inició su arresto domiciliario y permaneció encerrada en su casa 35 días. Antes, la actriz se presentó en la cárcel de Lynwood, donde se le colocó un brazalete electrónico en el tobillo para asegurarse que permanecerá encerrada. Lohan fue condenada por robar un collar de 2 mil 500 dólares.

•    Paris Hilton:
En 2007, Paris Hilton, una de las herederas del imperio hotelero del mismo nombre y rostro habitual de las revistas del corazón, salió de prisión tras permanecer tres días en un centro penitenciario para mujeres de Los Ángeles por conducir en estado de ebriedad. El acuerdo se produjo porque la celebridad presentó problemas de la salud, por lo que se le cambió su condena y comenzó a usar una tobillera electrónica que controlaba sus pasos sin dejarla salir de casa. La señal del brazalete tenía un margen de 279 a 372 metros cuadrados.


•    Michelle Rodríguez:

En octubre de 2007, la actriz Michelle Rodríguez fue sentenciada a 180 días en una prisión de Los Angeles, Estados Unidos, tras violar su libertad condicional en un caso anterior por conducir bajo la influencia del alcohol y darse a la fuga tras un choque. Ella admitió que no cumplió sus obligaciones de servicios comunitarios, al contrario de lo que afirmó en una declaración firmada. También se descubrió que la actriz, de 29 años, había consumido alcohol en al menos tres oportunidades mientras usaba un brazalete de vigilancia en su tobillo, una violación a su libertad condicional en la que se le fijó un plazo de 90 días sin beber licor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo