Protagonistas del Cáncer de Mama cuentan sus historias

Eduviges Méndez y Rosa Antonia Rodríguez

Protagonistas del Cáncer de Mama cuentan sus historias

Eduviges Méndez: “Al cáncer de mama hay que darle con fuerza y valor. La enfermedad contra ti y tú contra ella”

El 17 de marzo de 2012 dividió en dos la vida de Eduviges Méndez: antes y después de ser diagnosticada con cáncer de mama de tercer grado.

Una bola en el seno trazó la ruta hacia su primera mamografía a los 43 años de edad. “Yo tenía una bola en el seno. No me dolía. Después me dio una disipela y por eso fui al médico. Ahí consulté lo de la bola y me mandaron a hacer mamografía. Me hicieron la biopsia y me dijeron que fuera a buscar los resultados dentro de 15 días porque el estudio lo mandan fuera del país. Cuando fui a buscar el estudio me dijeron que estaba positivo”, narra.

Eduviges afirma que cuando recibió los resultados, aunque físicamente estaba sola, espiritualmente andaba acompañada de Dios.

Caída del pelo, vómitos recurrentes, mareos y náuseas fueron los síntomas frecuentes en esta señora de 47 años luego de cuatro quimioterapias previas al procedimiento quirúrgico que el 21 de marzo de 2013 arrancó de raíz este mal de sus senos.

Para Eduviges lo más difícil fueron las quimioterapias y las radioterapias; la primera por los mareos y la segunda por las quemaduras.

“Yo les recomendaría a las mujeres que se hagan sus mamografías, que se cuiden, porque el proceso yo lo tomé suave pero no todo mundo tiene el mismo temperamento ni el mismo espíritu. Hay muchos que se deprimen pero en esa enfermedad no es bueno decaerse. A esa enfermedad hay que darle con fuerza, con mucho valor. Ella contra ti y tú contra ella”,

Rosa Antonia Rodríguez: “Cuando me diagnosticaron cáncer de mama estaba en tercer grado. Tuve que darle juyendo a eso”

La primera vez que Rosa Antonia Rodríguez se hizo una mamografía tenía 43 años. Un golpe en el seno izquierdo fue la razón que llevó a sus médicos, a través de estudios, a descubrir que ella era una nueva paciente en la lista del cáncer de mama.

“Me lo descubrieron en marzo de 2006 y ya en mayo me operaron. Cuando me lo diagnosticaron estaba en el tercer grado. Tuve que darle “juyendo” a eso”, detalla esta señora de 54 años.

Los primeros días, este diagnóstico inesperado tocó las emociones de Rosa, quien asegura que la fe en Dios fue lo que la ayudó a sobrellevar la situación. 

“El primer día que me dieron la noticia yo le di mente y en la noche me acostaba pensando en eso y no dormía. Mi cuñada me llamaba y me decía que no me sintiera mal, que le pidiera a Dios, que si él me dio ese problema que sea él que me lo quite. Entonces yo oraba y cuando despertada era gritando calladita sin que se dieran cuenta. Yo me puse a orar de noche y se me quitó eso”, narra.

Ya Rosa lleva 10 años sin cáncer de mama y externa unas palabras para las mujeres que atraviesan esta situación de salud que para ella ya es pasado.

“Toda mujer que tenga ese problema que no se agobie. Que tire “pa´ lante” porque si tú te acuestas en una cama, eso te mata más que la misma enfermedad. Tirar “pa´´ lante y hacerse los estudios a tiempo. De eso se trata”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo